¿Cómo va?

Esta es una mochila compacta y muy minimalista; tanto, que pasa por chaleco. Para su desarrollo, la marca norteamericana se ha basado por un lado en su propia mochila de running, la Ultra 10. Y por otro, en las directrices y necesidades de Yuri Hauswald, ganador de prestigiosas pruebas de maratón y gravel en EE.UU., como la Dirty Kanza 200 en 2015.

Una de las grandes cualidades que le encontramos al Chase Bike Vest es su gran estabilidad. Es realmente excelente. Incluso bajando fuerte, la mochila/chaleco se mantiene ceñida a nuestro cuerpo sin moverse y, a su vez, sin agobiarnos incluso cuando nos exprimimos a fondo.

Al ser sus tirantes muy flexibles, nos permite respirar y abrir nuestra caja torácica sin sensación de opresión. Para mantener la mochila bien fijada, han prescindido del típico cinturón de tiro inferior y han apostado por un doble cierre regulable en altura situado en la zona del esternón. Pero creemos que el gran acierto es el reparto de pesos. Es ideal.

Parte de los litros de carga los han repartido entre la parte posterior (como la mayoría de las mochilas) y la delantera, gracias sus dos generosos compartimentos situados en sendos tirantes, ideales para transportar lo que creamos conveniente tener más a mano, como el móvil, barritas o geles.

En total, 2,5 litros de carga que nos permiten llevar solo lo imprescindible. Si aun así echamos algo de capacidad de carga, a diferencia de otras mochilas, al abrazarnos y situarse en la parte superior de la espalda nos permite un acceso muy limpio y cómodo a los bolsillos traseros del maillot. Otra gran ventaja.

En cuanto a la bolsa y el flujo de agua, es excelente. El canal fluye rápida y generosamente a través de la característica boquilla de la bolsa Crux de Camelbak. Tenemos un pequeño mecanismo para garantizar que no se escape el agua y la abertura de acceso a la bolsa es muy grande, lo que facilita, además de su reposición, su limpieza.

En cuanto a la transpiración, creemos que no se puede hacer más y mejor. Toda la superficie de la mochila que entra en contacto con nuestro cuerpo (espalda y tirantes) está confeccionada con un tejido tipo rejilla 3D generosamente agujereado.

¿Para quién es?

Es la bolsa de hidratación ideal para los que, hasta ahora, solían ir enlicrados con los bolsillos del maillot a punto de reventar. Para las pruebas o actividades tipo maratón o gravel, resulta ideal contar con algo más de capacidad de carga e hidratación. Te permite, por ejemplo, beber sin sacar las manos del manillar, cargar con prendas con las que adaptarnos mejor a la meteorología o bien, en modo race on, ahorrarte algún que otro avituallamiento.

¿Qué falta?

Como veis, la puntuación es muy alta, y el único pero que le hemos encontrado después de más de un mes de intenso uso y calor es que echamos en falta una capa o forro aislante situada entre la bolsa de hidratación y la espalda.

La bolsa de hidratación Crux está solo separada por la delgada y transpirable rejilla 3D, lo que hace que, en verano, especialmente cuando el calor aprieta, se caliente más rápidamente por nuestro propio calor corporal. No es ningún drama, pero solo con este detalle creemos que sus prestaciones serían merecedoras de las cinco estrellas.

Valoración: 4.5/5

Características técnicas

Precio: 99 euros
Peso: 330 g/545 g con bolsa de hidratación Crux
Dimensiones: 34 x 32 x 14 cm
Almacenaje: 2,5 l
Litros: 1,5 l
Compartimentos: ocho
Materiales: En nailon y Rejilla 3D
Colores: (2) En negro o verde/lima
Más info: Team Bike, info@teambike.com
Web: www.camelbak.com

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.