Desde la aparición de los primeros motores para e-bikes de Bosch, los alemanes han sido todo un referente en el mundo del ciclismo.

Y más que lo pasaron a ser después de que en 2015 presentaran los nuevos y extendidos Performance Line CX. Con ellos, podíamos contar con cuatro modos de asistencia al pedaleo.

Ofrecían diferentes tantos por ciento de ayuda (Eco: 25 %, Tour: 120 %, Sport: 210 % y Turbo: 300 %), pero a partir de mediados del pasado año, apareció el modo E-MTB, que pasaba a sustituir el modo Sport.

Únicamente pedalea

El modo E-MTB, que puede ser actualizado en todos los motores de la gama Performance Line CX anteriores a su presencia de serie en ellos, ofrece una asistencia de entre el 120% y el 300%, lo que quiere decir que trabaja en el rango de entre el modo Sport y el Turbo.

¿Y cómo funciona el modo E-MTB? Simplemente te ayuda con la asistencia adecuada en función de la fuerza que le estés aplicando a los pedales.

Es el propio motor que, al detectar la fuerza, entiende que si estás apretando con fuerza, es que estás en un terreno más exigente y te asiste con mayor fuerza.

Si por el contrario vas más ligero de pedaleo, no lo hace con tanta intensidad, ya que entiende que la exigencia no es tanta.

Por ello, si seleccionas el modo E-MTB, te olvidas de ir cambiando el modo, puesto que el propio motor lo hará por ti de manera automática e inteligente, ofreciéndote la asistencia necesaria constantemente en función de la necesidad en cada momento.

Tan solo tendrás que pedalear y olvidarte de ir variando los modos. ¿Y cuál es el inconveniente entonces? Pues que gasta más batería porque partes de una ayuda mínima del 120%, que sería el modo Sport.

Así que te aconsejaremos que utilices el modo Eco todo lo que te permitan las piernas…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This