El pasado sábado se celebró una nueva edición de la Vuelta a Murcia, que dejó como vencedor a Rein Taaramäe (Astana), autor de una tremenda exhibición en los últimos 50 kilómetros de la carrera que casi queda sin final feliz. Y es que la empinada subida final a la Fortaleza del Sol de Lorca fue un muro para el estonio, que casi es cazado por un grupo de perseguidores que llegó lanzado a línea de meta. La anécdota vino cuando Bauke Mollema (Trek Factory Racing) y Zdenek Stybar (Etixx-Quick Step), segundo y tercero en la prueba, vieron entorpecido su sprint por el coche neutro de Täaramae, calado a escasos metros de la llegada. Una situación muy peligrosa que pudo provocar más de un percance serio. En este vídeo podeis ver como fue este caótico y peligroso final.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This