Sin duda, la experiencia es un grado, y más cuando hablamos de algo innovador, como fue en la temporada pasada la Forward Geometry de Mondraker. Atentos a cómo se recibía tal novedad en el mercado, el perfeccionamiento para las grandes masas llega este 2014 y con ruedas de 650b en la enduro de la marca: la Dune.

Ya con unas cuantas temporadas a sus espaldas (fue creada en 2009), la Dune se presenta para este 2014 como la opción más endurera que haya existido nunca en Mondraker. Con una gama que sólo será en ruedas de 27,5”, su geometría ha estado adaptada exclusivamente para ello. No es una adaptación de las versiones anteriores, no, es una bici que ha nacido desde cero, con una visión y un claro objetivo: ser la mejor bici de enduro creada por la marca hasta hoy. Y os adelantamos que lo ha conseguido con creces.

Pura diversión
Ésa ha sido la clara premisa que los ingenieros de Mondraker han buscado. Una bici de enduro ha de ser manejable, buena bajadora y con una capacidad de subir lo mejor posible, sin afectar a los objetivos anteriormente mencionados. En cuanto al primer punto de la manejabilidad, la Forward Geometry que apareció como gran revolución de la marca la temporada pasada es uno de los puntos principales. Es verdad que tal como apareció, con una potencia de 10 mm, quizás quedaba algo extrema para los usuarios menos especializados, o sea, no para el grueso de la mayoría de ellos. Por eso, para esta temporada, la potencia es de 30 mm (aunque también existe la posibilidad de la de 10 mm), para adaptarla a las grandes masas de esta beneficiosa y atrevida geometría.

El perfeccionamiento de la Forward Geometry y las ruedas de 27,5” hacen de la Dune una de las mejores bicis de enduro

En cuanto al salto a las ruedas de 27,5”, a pesar de que pueda parecer que van en contra de la manejabilidad, es un gran paso. Es cierto que pierden agilidad respecto a las tradicionales (hasta hoy) de 26”, pero la nobleza que nos ofrecen y lo poco que pierden en cuanto a esta agilidad (o más bien diríamos nerviosismo) hacen que la bici sea suficientemente juguetona pero con una mayor seguridad, algo que tendremos que agradecer todos los bikers, seamos o no experimentados. Está claro así, que esto será sin duda una ventaja.

En definitiva, unas evoluciones que hacen que la Dune sea una bici pensada para la pura diversión de cualquier aficionado. Sobre el papel, sólo faltará que la absorción y la respuesta pedaleando sea buena, y de eso se encargará el sistema de suspensión Zero, la suspensión y el amortiguador.

Forward Geometry

Para los que no sepáis de qué va la Forward Geometry de Mondraker, os diremos que es la aplicación de la lógica en un nuevo concepto de geometría creado por la marca la temporada pasada. Consiste en fabricar el cuadro con una longitud del tubo mayor y montarle una potencia más corta de lo habitual, para obtener la misma longitud teórica pero en diferente proporción (más tubo y menos potencia que lo que sería habitual). En el caso de la bici que nosotros hemos probado, la longitud de la potencia era de 30 mm, aunque también podremos montar una de 10 mm (más radical y más específica para bikers más experimentados). Con esto, conseguimos que la bici posea una mayor precisión de dirección, ya que le da un carácter más ágil y rápido de reacciones al mover el manillar. Además, al contar con el eje de la rueda delantera más adelantado de lo que sería si el tubo de dirección fuera más corto, se mejora la seguridad en las bajadas, por lo que es más difícil salir volando por encima del manillar. Por esta misma razón, subiendo será mucho más difícil perder la línea, ya que la rueda delantera no tiende a levantarse tanto y perder contacto con el suelo.

También se aumenta la longitud entre ejes, lo que hace más estable el conjunto. ¿Y desventajas? Pues sólo es que al ser más ágil de la parte delantera, se hace más sensible a los movimientos,de modo que tendremos que contar con un período de adaptación a la nueva geometría. En nuestro caso, la verdad es que fue muy corto, ya que ya la habíamos probado y sabíamos qué nos esperaba.

La bici
Las formas del cuadro de la nueva Dune siguen la línea de los modelos de la pasada temporada, con los espectaculares tubos con formas cuadradas y con paredes planas. Esto es debido a la aplicación de la tecnología Stealth Side Alloy. Además de esto, las características con las que cuenta son las necesarias en una bici de este tipo, ya que posee pipa de dirección tapered, eje pasante de 142×12 mm en la rueda trasera, roscas para ISCG 05 directo al cuadro, desviador con roscas direct mount y con roscas postmount directo para el freno trasero. En definitiva, nada nuevo, pero, eso sí, con todo lo mejor.

La evolución que ha sufrido la Dune en todos los sentidos hace que esta bici sea apta para un mayor número de bikers

El sistema de suspensión es el Zero Suspension System de doble bieleta (ambas de una sola pieza) propio de Mondraker, optimizado para esta nueva versión de 27,5”, y con un resultado de 158 mm de recorrido trasero real según nuestras mediciones.

El amortiguador es el nuevo Float X CTD de FOX, y es de la gama Factory a pesar de no contar con el tratamiento Kashima Coat típico de color dorado.

En cuanto al resto de los componentes, destacaremos la horquilla FOX 34 CTD Factory de 160 mm de recorrido, ésta sí con el tratamiento Kashima Coat.

La transmisión está formada por una mezcla de SRAM X9, SRAM X7 y el pedalier Race Face Evolve de doble plato y protector. La frenada viene de la mano de los Avid Elixir 7 Trail, mientras que las ruedas son unas Easton XC70 XL con neumáticos Onza Ibex FRC de 2.40” de anchura. Posee tija telescópica RockShox Reverb, acompañada de un sillín SDG Circuit. El manillar es un Mondraker Dune RR custom de 760 mm de anchura.

¿Y cómo va?
Para empezar, la posición que otorga la Dune con su Forward Geometry es más que buena teniendo en cuenta que es una bici de enduro. Se siente cómoda

y totalmente equilibrada dado su tubo superior más largo con potencia corta. Y pedaleando no hay problema. Sí que en subidas muy pronunciadas tiende a encabritarse algo más de lo que debería, pero es por la sensibilidad del tren delantero, más que por la posición, aunque algo también afecte. Y esta sensibilidad delantera en bajada se deja notar, ya que la capacidad de colocar la rueda donde queramos una vez adaptados a la geometría y la respuesta de la bici es brutal.

Con un buen posicionamiento del cuerpo, algo a lo que también nos tendremos que adaptar, la agilidad que conseguimos con la Dune es espectacular. Y eso que contamos con ruedas de 650b, menos ágiles que unas de 26”. Pero como ya hemos dicho muchas veces, este tamaño de rueda ofrece suficiente agilidad siempre que la geometría sea buena, como es este caso. Esto, unido al buen funcionamiento de las suspensiones y su capacidad de absorción, hacen de la nueva Dune una bici tragona, gracias al buen trabajo del sistema y del setting de las suspensiones. Sí que os diremos que es básica una buena regulación del rebote del amortiguador (que tendremos que hacer con una herramienta fina tipo llave hexagonal de 2 mm, ya que por su colocación respecto a la bieleta superior, no se puede acceder con los dedos), ya que puede parecer que en baches seguidos se atraganta si no lo tenemos bien regulado. Una vez escogida la buena regulación, la bici traga sin problemas, sea de la envergadura que sea el obstáculo. Y traga mucho, sacando partido a sus casi 160 mm de recorrido. Y lo bueno es que subiendo, incluso con la posición Trail de amortiguador, lo hace de maravilla, por no mencionar lo bien que lo hace en la posición Climb, que es la más adecuada para terrenos sin irregularidades. La horquilla compensa en todo momento el funcionamiento de la parte trasera sin problemas.

Por el resto, la rigidez del cuadro es buena, igual que el comportamiento de sus componentes, de los que destacan los neumáticos, que nos sorprendieron gratamente, y su perfecto manillar.

La verdad es que la Dune, a pesar de no contar con un cuadro de carbono, quizás no llama mucho la atención como algunas bicis que hemos probado últimamente, pero si quieres disfrutar de una enduro que engloba la plenitud de esta modalidad, la Dune es una de las mejores opciones que hemos probado hasta la fecha. Una enduro pura y dura.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.