Mondraker se destapa

Mondraker da un importante paso adelante con una nueva y revolucionaria Podium. Una bicicleta que parece adelantarse a su tiempo y que busca ser, sin duda alguna, un revulsivo en la gama de XC de la marca española. Una bicicleta de auténtica vanguardia que apunta muy alto para 2012, aunque si quieres conocer todos sus secretos, tendrás que seguir leyendo.

La nueva Podium promete y mucho. Sólo tenéis que ver las fotos  para daros cuenta de que esta Mondraker es una bici realmente especial. En Solo Bici tuvimos el privilegio de verla, tocarla y probarla en exclusiva. Una prueba que dio mucho de sí y nos sirvió para comprobar lo fuerte que la empresa afincada en Alicante ha apostado por este modelo.

Con todo ello queda claro que esta nueva Podium Carbon viene a reivindicar un mayor protagonismo para las bicis de XC de Mondraker. Especialmente en los modelos de gama media y alta, que es donde se encuentra ubicado el Podium, tanto en versiones de aluminio como de carbono, aunque es en esta última donde el cuadro resulta realmente impactante gracias a un diseño innovador en una bici de estas características.

Inspiración

El cuadro de la nueva Podium Carbon incorpora un concepto inédito hasta ahora en bicicletas de mountain bike. Se trata de la integración de la potencia dentro de la propia pipa de dirección. Un concepto que, sin embargo, no es nuevo en otros tipos de bicicletas. Lo podemos ver en bicis de triatlón de media y larga distancia o en las de contrarreloj en ciclismo de carretera. De hecho, de estas bicis fue de donde vino la inspiración para crear el nuevo cuadro Podium Carbon, según nos desvela el principal responsable del diseño de esta bici, César Rojo.

Lejos de conseguir beneficios aerodinámicos, en bici de montaña apenas tienen sentido por la baja velocidad a la que se rueda en comparación con la carretera, los principales argumentos por parte de Mondraker para crear un cuadro así fueron otros bien distintos; básicamente, obtener la máxima rigidez posible en la zona anterior de la bicicleta gracias a una estructura sobredimensionada y compacta, además de lograr también una estética realmente impactante y diferencial respecto a la competencia.

Una decisión, la de concebir esta particular Podium, que en nuestra opinión es de alabar en los tiempos que corren, en los que diferenciarse del resto es realmente difícil y hacerlo con un producto que además funciona bien lo es más todavía. Éste es el caso de la nueva Podium, una bici diferente, rompedora y que por sus prestaciones apunta a ser tenida en cuenta para todos los amantes del XC Racing.

Contundente

Como hemos comentado, la estética de la bicicleta es rompedora. Es de esos modelos que no dejan indiferente a nadie, o bien te enamora a la primera o bien no te gusta nada. En cualquier caso, y preferencias estéticas al margen, es indiscutible que la bici tiene una imagen muy contundente pero compacta a la vez gracias a la “desaparición” de la potencia, que ahora es del mismo color del cuadro y cuya superficie queda nivelada con la del tubo superior.

La dirección Tapered o la sección cuadrada y los ángulos de algunos tubos, como los posteriores, acaban por dar a este cuadro una imagen de contundencia y agresividad muy en sintonía con una bici tan deportiva como ésta. Observando con detenimiento el cuadro comprobamos cómo está cuidado en muchos detalles, como son el ensanchamiento del tubo vertical a medida que se acerca a la caja de pedalier, las punteras íntegramente en carbono o un paso de rueda realmente generoso que reduce los problemas en caso de rodar con barro.

Directos al Podium

En marcha, la Podium ha ganado enteros respecto a su versión anterior. La bici ahora es más agresiva geométricamente, algo que necesitaba un modelo orientado, a priori, a satisfacer las necesidades de un usuario que prima la velocidad y la eficacia de pedaleo por encima del confort.

Ahora, con un tubo de sillín que se acerca a los 74°, se tiene un ángulo de ataque óptimo sobre los pedales. La bici, no obstante, no es incontrolable en las bajadas y tiene un punto de neutralidad muy de agradecer en una bici de XC gracias a unos moderados 70°.

Se trata, en definitiva, de una geometría similar a la de los modelos de referencia del mercado, con tubo horizontal muy largo, caja de pedalier baja y vainas cortas. El resultado es una bici rápida y fulgurante, que responde al golpe de pedal de inmediato. A lo que sin duda contribuye también la extraordinaria rigidez de un cuadro de formas muy perfiladas.

Superrígida

Es precisamente este aspecto, la rigidez, y en especial en sentido vertical, lo que se percibe de manera más clara en marcha. La bici es realmente rígida y aparentemente inflexible. Esto tiene un lado muy positivo y probablemente muy apreciado para cualquier usuario de XC: la rapidez con la que reacciona la bici a nuestro golpe de pedal. Acelera como un rayo y la sensación de avance, asistida también por un muy buen ángulo de sillín, es simplemente brutal. El lado menos positivo aparecerá para aquellos usuarios que, además de rigidez, no quieran renunciar a un poco de confort. En este sentido, la Podium no ofrece concesiones. Tiene un tacto seco y directo, sobre todo en terrenos rocosos y pedregosos.

La tija de 31,6 mm de diámetro y las formas angulosas de los tirantes son estructuras muy cercanas al sillín, nuestro principal punto de contacto con la bici, y apenas muestran flexión, con lo que en marcha notamos mucho las vibraciones producidas por el terreno. Para hacer de la Podium una bici más confortable tenemos que recurrir al sistema tubeless, algo que desde luego echamos en falta en el equipamiento de serie en esta y otras bicis de XC de gama alta, y jugar con bajas presiones en los neumáticos en medida, puestos a pedir, de 2.0’’ o 2.10’’ para tener todavía más absorción. También nos ayudará el usar una menor presión de aire en la horquilla, lo que mantendrá siempre el rebote vivo para evitar hundimientos sin retorno que nos inclinen demasiado la bici hacia delante en bajadas muy pronunciadas.

Una Podium ‘top level’

La unidad que pudimos probar corresponde a la versión Limited, la más cara y mejor montada de toda la gama Podium Carbon, formada por cuatro versiones con un precio de entrada a partir de los 2.190 euros hasta los 5.490 del modelo probado. El equipamiento es impecable, con un grupo SRAM XX en una acertada combinación de desarrollo de 39×26 del doble plato. Los frenos Formula R1 son bruscos, pero muy eficaces aun con el disco trasero de 140 mm. Nos habría gustado una horquilla más robusta visualmente, que estuviera estéticamente más integrada con el cuadro, pero para buscar la máxima ligereza en este modelo Limited se ha optado por la DT Swiss XRC con el imprescindible control remoto, de buen tacto y rigidez sobresaliente si tenemos en cuenta que tiene unas barras más finas que las de la competencia. A pesar del encarecimiento que supondría, a una bici para soñar como esta Limited sólo le habríamos añadido unas ruedas DT Swiss XRC 1250 o 1350 con aros de carbono; así tendríamos una bici más ligera y más exclusiva todavía.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.