Los sinvergüenzas que se dedican a poner trampas mediante cables cruzados, piedras o troncos en los caminos vuelven periódicamente, como la mala hierba, y en esta ocasión ha sido en un camino del municipio segoviano de Bernardos.

Curiosamente, IMBA explica que en esta ocasión la Guardia Civil comenta que no son únicamente trampas contra ciclistas, que las ponen algunos cazadores furtivos. Ese colectivo tan cuidadoso con el monte, que caza también cuando no puede o sin licencia. Con este tipo de trampas, evitan que les persiga la GC, al escapar por donde conocen que está la trampa.

Como siempre, denunciamos estas prácticas y os animamos a que nos hagáis saber todas las que os encontréis en el monte.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.