Imola 2020: Ganna, rey del cronómetro

Filippo Ganna es el nuevo campeón del mundo contrarreloj. El ciclista del INEOS Grenadiers se convierte en el primer italiano que logra el arcoíris de la especialidad. Y además lo ha conseguido en Imola, delante de su gente. Sobre un recorrido de 31,7 kilómetros –las excepcionales circunstancias obligan– totalmente plano y con final en el Autodromo Enzo y Dino Ferrari, fue el más rápido con un tiempo de 35:45. El belga Wout Van Aert (36:20), plata, y el suizo Stefan Küng (36:23), bronce, completaron el podio.

En una temporada especial, sin apenas referencias en la especialidad, Ganna era uno de los favoritos. Bronce el año pasado en Yorkshire, en 2020 se proclamó campeón nacional y firmó una espectacular victoria en la contrarreloj final de la Tirreno-Adriático. El italiano voló en la parte inicial, con el viento en contra, y abrió una ventaja suficiente para administrar hasta la meta.

En ese primer parcial el segundo era Rohan Dennis, doble campeón en 2018 y 2019, y el tercero, Geraint Thomas, que amenazaron con un podio final 100% INEOS, pero los dos fueron más lentos que Van Aert y Küng en la segunda parte. En ningún momento peligró el arcoíris de Ganna, que aguantó pese al empuje de los hombres Tour. Otro gallo cantaría con una distancia superior, pero no vamos a jugar aquí a ciclismo ficción. Es el quinto título mundial para el italiano, cuádruple campeón de persecución en pista.

El único español que participó en la modalidad contrarreloj fue Pello Bilbao, que acabó en un discreto 26º puesto con un tiempo de 38:27, dos minutos y medio más lento que Ganna.

Van der Breggen cierra el círculo

Anna van der Breggen ya tiene el único gran título que le faltaba a su carrera. La neerlandesa de 30 años se proclamó campeona del mundo contrarreloj y suma 50 victorias como profesional. Destacan el oro olímpico en Río 2016, el arcoíris de fondo en Innsbruck 2018, tres Giros (2015, 2017, 2020), dos Liejas (2017, 2018) y cinco Flechas (2015-19). En Imola se anotó por fin un triunfo que se le resistía: fue medalla de plata en cuatro ocasiones.

Van der Breggen cubrió el recorrido de 31,7 kilómetros –la misma distancia que en la prueba masculina– en 40:20 y fue la única que superó los 47km/h de media. La suiza Marlen Reusser (29 años), 15 segundos más lenta y medalla de plata, y la neerlandesa Ellen van Dijk (33), a 31 segundos y que se colgó el bronce, completaron un podio marcado por la ausencia de las dos última campeonas.

A la conocida baja de Annemiek van Vleuten, oro en 2017 y 2018, y que sí estará en la prueba de línea, se sumó la estadounidense Chloé Dygert. Sorprendente ganadora el pasado año y gran favorita para revalidar el título, marcó el mejor tiempo intermedio, pero una impactante caída en una curva de derechas acabó con su concurso. Ya ha sido operada de un profundo corte en su rodilla izquierda.

Finalmente, las españolas Lourdes Oyarbide y Sara Martín finalizaron la prueba en la 37ª y 39ª posición a 5:44 y 6:31 de la campeona, respectivamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.