Estamos a 10 días del Tour y Nairo Quintana ya está listo. Después de no conseguir la primera parte del doblete –el colombiano alegó problemas de salud en la semana final- ahora toca intentar la segunda. La más difícil. Y la única de las tres grandes vueltas que le falta en su palmarés. Tras dos segundos puestos -2013 y 2015- y un tercero el año pasado, Quintana regresa a la Grande Boucle a ajustar cuentas y lograr. De hecho, en los últimos días ha estado en territorio galo reconociendo varias de las etapas decisivas.

Nairo se ha sincerado en una entrevista difundida por el equipo Movistar donde se queda con un “buen balance” del Giro que terminó perdiendo frente a Tom Dumoulin, aunque confía en que “las fuerzas y la suerte” le acompañen más en julio. Tras una estancia en Colombia para recargar las baterías, lleva un buen bloque de entrenamiento en el que intenta no pasarse de vueltas para estar fresco en la salida del Tour y, sobre todo, en la semana final.

“Froome es el favorito”

Quintana ha analizado a sus rivales para la cita francesa, y una vez más hay un nombre que sobresale por encima del resto: el de Chris Froome. Los tres Tours del británico pesan demasiado incluso aunque no se le haya visto en su mejor forma hasta ahora. “Para mí es el máximo favorito. Siempre está fuerte en el Tour, una carrera que se le da bien y a la que llegará al 100%”, ha explicado.

nairo-quintana-tirreno-adriatico-giro-italia

Sin embargo, también menciona otros nombres y el primero que sale es el de Richie Porte. Y es que el ‘aussie’ está muy fino esta temporada: “Ha demostrado cosas que dan que hablar para considerarlo como gran favorito”, comenta el sudamericano. En un segundo escalón de rivales “muy peligrosos” sitúa a Alberto Contador y Bardet. Detrás saca ya a un ramillete compuesto por Yates, su compatriota Chaves, Fabio Aru o Fuglsang. Y, tras lo vivido en el Giro, advierte: “Fue el mejor ejemplo de que siempre sale alguna sorpresa en estas carreras”.

Llegar 0-0 a la Montaña

Ni Nairo ni nadie sabe realmente qué ocurrirá cuando la carretera se ponga para arriba y las fuerzas decidan la general, pero lo que sí tiene claro el colombiano es que sus opciones aumentarán si consigue llegar a esas etapas en el mismo sitio que sus rivales. Esto es, evitar los primeros días de viento, caídas, tensiones y posibles cortes que siempre acaban dejando a algún favorito eliminado antes de las etapas propiamente decisivas: “El objetivo es evitar al máximo en peligro. Muchas veces se pierde toda la preparación por culpa de la tensión de los primeros días. Quiero llegar 0-0 a la montaña respecto a los rivales”, ha argumentado.

En cuanto a las etapas con más importancia, considera que la Planche des Belles Filles –subida que admite no conocer- será la primera que marque el lugar de cada uno en la clasificación. De los Pirineos destaca la jornada que acaba en Peyragudes, mientras que en los Alpes no termina de quedarse con ninguna etapa en particular: “Todos los puertos son conocidos y sabemos que son durísimos porque ya los hemos subido. Aquí se acabará de definir una carrera que ya vendrá muy seleccionada”, ha explicado.

Nairo todavía no sabe qué equipo le acompañará en la Gran Départ de Düsseldorf, pero sí se declara “muy tranquilo” gracias a la confianza que le da tener al lado a Alejandro Valverde: «Sólo me lo puede aportar él, por su experiencia y madurez». Los días de viento son una preocupación para Movistar, por lo que se espera a gente rodadora como Bennati para hacer de escuderos y colocar bien al colombiano. También otros que apoyen en la montaña. Quintana no tuvo éxito en la primera parte del codiciado ‘doblete’, que obviamente ya es imposible. Culminar el sueño amarillo tampoco sería un mal consuelo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This