El italiano se enganchó con un grupo de aficionados justo antes de entrar en la zona protegida y cuando iba a rueda de Thomas y Froome. Tiene fractura de la décima vértebra. Primero se pensó que había sido una moto de la organización; la confusión era grande y el humo de las bengalas del público apenas dejaba ver nada. Pero la realidad se supo por la noche, cuando en el vídeo de un aficionado dejaba claro que no había motos en el momento de la caída de Vincenzo Nibali, que todo se debió al típico pasillo humano estrecho que se forman en algunas subidas del Tour de Francia, a los gritos, a las banderas y al humo rojo y naranja de esas bengalas que no deberían estar ahí… Las imágenes muestran cómo Nibali, a rueda de Froome, acaba en el suelo alengancharse por su costado derecho con la bandera o camiseta de algún aficionado. Aquí el vídeo de la caída de Vincenzo Nibali:

El resultado es que Vincenco Nibali (cuarto en la general a 2’37” del líder) abandona el Tour de Francia a consecuencia de la difícil convivencia entre aficionados y ciclistas. Una complicación que es cada vez es más acusada en subidas como la de Alpe d’Huez, donde ayer a Chris Froome le dieron un manotazo en plena subida. Los ciclistas están muy expuestos en este deporte y el ambiente desatado de los aficionados en estas subidas no invita a que pase nada nuevo. Lo de Nibali tampoco es la primera vez que ocurre y probablemente no será la última. Y eso que en TVE se dijo que habían prohibido la venta de alcohol en algunas partes de la subida a Alpe d’Huez y que ayer no era fin de semana. Sin duda, el ciclismo, y especialmente el Tour de Francia, tiene también un problema de seguridad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.