La etapa reina del Giro lo ha dejado claro: Vincenzo Nibali nunca estuvo muerto en esta carrera. Hubo quien lo dio por finiquitado cuando en el Blockhaus se dejó un minuto y también en la crono donde Dumoulin arrasó a todos sus rivales. Pero su terreno es la tercera semana, y ahí el ‘Squalo’ es capaz de lanzarse al vacío cada día sin importarle el mañana. Quién sabe, a lo mejor en una de estas etapas termina explotando y tirando todas sus opciones por la borda. Pero eso precisamente es lo mejor de Nibali: que le da igual lo que ocurra al día siguiente.

Y el italiano lo ha demostrado, para delirio de su afición, consiguiendo la primera victoria nacional de etapa en este #Giro100 con un descenso a cara de perro del Giogo di Santa Maria, un puerto que no es otra cosa que la vertiente suiza del Stelvio y que se corona sin llegar arriba del todo, a 2.502 metros de altitud. Una locura de subida… pero sobre todo de bajada. En los 19 kilómetros que separaban la cima de Bormio, Nibali se lanzó y fue capaz de dejar atrás a todos sus rivales sobre un asfalto seco. Señal de que ha bajado especialmente fuerte.

Nibali terminó ganando la etapa sobre Mikel Landa. El vasco de Sky demuestra que su preparación para el Giro había sido buena y se coloca como líder de la Montaña tras coronar primero dos de los tres puertos del día. Se metió en la fuga buena -que se ha hecho tras 70 kilómetros de pelea- y fue el más fuerte hasta quedarse solo en el puerto final. Por desgracia, el italiano le echó mano en el descenso hacia Bormio y tiró de inteligencia para acabar superándolo al sprint, de forma muy ajustada, en la línea de meta.

El apretón de Dumoulin

Evidentemente, la imagen del día se la va a llevar Tom Dumoulin: el líder del Giro se paraba, justo al pie del último puerto, y salía corriendo hacia el campo como un poseso. Según él mismo dijo después, se empezó a encontrar indispuesto en la cima del Stelvio y no fue capaz de aguantar más, teniendo que parar literalmente a aliviarse en la hierba: “No he podido aguantar más y me he tenido que bajar”.

vincenzo-nibali-mikel-landa-bormio-tom-dumoulin

Queda abierta la polémica, porque los rivales estuvieron tranquilos unos minutos, pero pronto Bahrain-Merida y Movistar volvieron a poner ritmo antes de que Dumoulin llegase al grupo. El neerlandés estuvo diplomático tras la llegada, preguntado por si debieron esperarle: “Es difícil de decir para mí”. En cualquier caso, mantuvo el hueco en torno al minuto y medio, e incluso hubo momentos en los que llegó a bajar esa diferencia. Después acabó por ceder ante el empuje de Nibali y, en menor medida, Nairo pero salvó la ‘maglia’ por medio minuto. La general está ahora mucho más apretada.

Cosa de tres

A día de hoy, y aunque las diferencias no son demasiado grandes y por tanto esto todavía puede cambiar, el Giro parece cosa de tres. Dumoulin mantiene 31 segundos sobre Nairo Quintana. El colombiano aún es el gran favorito, pero lo cierto es que hoy ha arrojado más dudas a su condición. No ha podido con Nibali en ningún momento, como sí hizo en la primera semana, así que ahora no está tan claro que vaya a ganar esto.

Mientras, Dumoulin evidentemente pierde enteros para la victoria en Milán. Ahora vienen cuatro etapas duras, pero no tanto como la de hoy, y luego la crono final del domingo donde puede recuperar tiempo. Falta ver si lo de esta tarde fue simplemente eso, una indisposición pasajera, o por el contrario es la manifestación de que algo va mal y su cuerpo está llegando al límite. Ya lo veremos.

Mientras tanto, Nibali sale como el gran beneficiado de la etapa de hoy. Se coloca tercero a 1’12” y ya tiene a sus perseguidores inmediatos a más de un minuto. Por el contrario, le separan 41 segundos de Nairo Quintana. Todavía queda mucho, pero mirando hacia la contrarreloj no sabemos si finalmente le podría dar la vuelta a esa diferencia. Está, desde luego, en los límites para poder decir que la carrera está viva. Todo esto contando, claro, con que Dumoulin finalmente caiga. Espadas en alto, mucho Giro por delante… y el Tiburón resurgiendo de unas cenizas que otros le atribuyeron a él, pero no eran suyas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This