Esta vez no han sido sólo un puñado de segundos. O no del todo. Sí entre los dos primeros de la general, Chris Froome y Vincenzo Nibali, que han llegado juntos a la cima de La Pandera. El italiano le ha quitado cuatro segunditos en la general gracias a la bonificación y ahora está a 55 del líder. Un Froome que, dice, ha preferido correr “ahorrando fuerzas para mañana”. La etapa de Sierra Nevada que tantos temores inspira pese a lo corta que es.

Nibali ha sido, de los favoritos, el que más al ataque ha corrido. Aprovechando un arreón de Chaves, el Squalo ha seguido adelante y sólo Alberto Contador ha podido mantener su rueda. Pero el madrileño no ha relevado ni una sola vez. Se ha puesto en paralelo y, ante las insistentes miradas de su rival y en ese momento compañero de viaje, ha actuado de forma diferente a lo que acostumbra. Quedándose detrás.

Froome, claro, ha ido llegando. Poco a poco. Sin grandes acelerones y mirando como siempre su SRM. Pero los ha alcanzado. Lo mismo que después ha hecho Wilco Kelderman, y también Zakarin y de nuevo Esteban Chaves, aunque el colombiano ha vuelto a ceder. También estaba ahí un Miguel Ángel López que se está mostrando incluso más fuerte que los que pelean la general. Sigue décimo, pero ojo en la última semana.

De la Cruz cede terreno

Otros nombres de ese Top10 ajustadísimo han salido hoy peor parados. Especialmente David De la Cruz, que se ha dejado 48” con respecto al podio y ahora lo tiene a casi un minuto. Es séptimo, justo por delante de Contador. Y lo de justo por delante no podía ser más literal, porque apenas les separan ocho segundos en la general. La dinámica de ambos hace pensar que el madrileño acabará siendo el mejor español de la carrera.

chris-froome-vincenzo-nibali-wilco-kelderman

Nibali, Froome y Kelderman. Foto: PhotoGomez Sport

¿En el podio? Habrá que verlo. Hoy se ha dejado seis segundos, dice, por error suyo. Está a 1’02” del ‘cajón’ que marca Wilco Kelderman a falta de mañana y, sobre todo, de cara a la crono del martes. Un día que será de vital importancia porque probablemente abra incluso más huecos que la montaña. Fabio Aru también se ha dejado tiempo, lo mismo que Michael Woods que cae a la novena plaza, adelantado por Contador.

Majka da sentido a su Vuelta

La cara más feliz en este ascenso a la Pandera ha sido la de Rafal Majka. Tras querer irse en varias ocasiones por problemas de estómago, finalmente el polaco ha ganado una etapa de las buenas. Como ha hecho también en ediciones anteriores del Tour, en las que fue en principio a por la general y tuvo que olvidarse de ella. Le quedan siete días de carrera y, avisa, va a intentar hacerse con otra.

“Vi la ventaja que llevaba a 10 de meta y decidí tomármelo como una cronoescalada”, ha dicho el polaco. Para cronoescalada, la que les espera hoy camino de la Hoya de la Mora. Apenas 129 kilómetros de etapa, pero subiendo hasta 2.500 metros de altitud. Para esto ha guardado fuerzas hoy Froome, se supone. Pero el ritmo de ayer fue duro por parte de muchos equipos: Astana, Katusha, Bahrain, Trek… es día de tácticas. Y el que tenga una mala jornada puede decir adiós a la carrera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This