La marca propone dos nuevas tijas con caño de carbono que buscan un punto de comodidad y con dos tipos de retroceso: 0 y 20 mm.  El carbono puede moldearse de mil maneras, gracias a los ingenieros inteligentes que retocan y laminan la resina para conseguir sus objetivos. En un momento en que el concepto de bicicleta de carretera está cambiando rápidamente, las Service Course SL buscan un nivel mayor de comodidad a la hora de aventurarse más allá de la carretera.

La nueva tija Service Course SL, rediseñada por Zipp, cuenta con un caño de carbono que ha sido moldeado especialmente para que absorba mejor que el resto de las tijas del mercado los impactos. La flexibilidad que encierra este ligero tubo de carbono proporciona comodidad al ciclista, sea cual sea el terreno. El cabezal, de aluminio 7075, cuenta con dos tornillos y facilita el microajuste de la posición del sillín, además el cabezal se ha rediseñado para que la accesibilidad a este sea máxima. Gracias a las dos opciones de retroceso, 0 y 20 mm, casi todos los ciclistas pueden conseguir un ajuste óptimo, y el cabezal se adapta a todos los tipos de raíles de sillines del mercado.

Para que sea compatible con la mayoría de los cuadros modernos, la tija Service Course SL tiene una longitud de 400 mm y está disponible en 3 diámetros: 25,7, 27,2 y 31,6 mm. Su peso anunciado se sitúa en 240 gramos para la tija sin retroceso y en 249 gramos para la de 20 mm; está disponible en acabado mate con adhesivos blancos o negros. Disponibles a partir de agosto de 2018 por un precio recomendado de 156 €.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.