Nuevo RockShox Flight Attendant, un revolucionario ecosistema de gestión electrónica de la suspensión
PUBLICIDAD

Nuevo RockShox Flight Attendant, un revolucionario ecosistema de gestión electrónica de la suspensión

La firma norteamericana presenta un nuevo y completo sistema electrónico e inalámbrico capaz de decidir de forma autónoma el mejor ajuste de la suspensión delantera y trasera automáticamente. Mucho más que un bloqueo remoto que promete revolucionar la forma regular los settings de la bicicleta para siempre. Así es el nuevo RockShox Flight Attendant.

Después de extender la electrónica en los grupos de transmisión tanto de montaña como de carretera, era un secreto a voces que SRAM/RockShox iba a ‘dar el salto’ a la suspensión, y por fin se ha hecho realidad. Obviamente, esta tecnología no es una innovación que parte de cero. Fox ya propuso hace años un sistema similar con el Live Valve y SR Suntour está trabajando en la fase final de una gestión electrónica de sus suspensiones, probado en competición por el campeón olímpico Tom Pidcock.

La propia RockShox ya hizo hace años un acercamiento a este concepto con el sistema e:i Shock, íntimamente ligado a las bicicletas de largo recorrido de Lapierre. Sin embargo, este precedente, así como las propuestas de la competencia son diferentes al nuevo RockShox Flight Attendant. ¿Qué tiene este sistema de especial? Aunque a continuación lo analizamos en detalle, podemos avanzar que, en primer lugar, se trata de una tecnología inalámbrica, que ofrece una capacidad de personalización bestial y que puede interrelacionarse con otros componentes del ecosistema AXS.

¿Qué es RockShox Flight Attendant? El algoritmo que lo decide todo

Según RockShox, Flight Attendant es el único sistema de suspensión automático “que escucha al ciclista y hace un diagnóstico en tiempo real”. El sistema como tal se basa en tres sensores, ubicados en la horquilla, el amortiguador y el eje de pedalier. Estos sensores son capaces de trabajar al unísono para detectar cada irregularidad del firme y cada golpe de pedal, calibrando al instante los ajustes y la sensibilidad de la suspensión de la bicicleta.

Todo ello es posible gracias a un algoritmo específico. Como dice RockShox: “Flight Attendant está impulsado por la ciencia, pero parece magia”. Esta tecnología ha necesitado años de desarrollo en gran parte para desarrollar este algoritmo, que ha sido posible gracias a la recolección de datos de telemetría durante miles de kilómetros a lo largo de todo el mundo.

Flight Attendant analiza el constante flujo de datos cada 5 milisegundos para anticipar estos ajustes en base al ciclista y al terreno. Para hacernos una idea de la velocidad que esta lectura supone, un parpadeo tarda entre 300 y 400 milisegundos, tiempo en el que Flight Attendant toma 80 decisiones.

Es importante tener en cuenta que no se adapta a un ciclista concreto, algo que sí permite el sistema MIND de Mondraker, por ejemplo, sino que aprende del algoritmo desarrollado y evoluciona en base a las actualizaciones de firmware.

De momento, el sistema RockShox Flight Attendant se ha desarrollado únicamente para bicicltas de doble suspensión y largo recorrido, segmentos dominados por el Enduro y el Trail, y será visible en cuatro marcas: Specialized, Canyon, YT y Trek. A falta de poder probarlo en primera persona, RockShox nos da pistas sobre la eficacia de su sistema en marcha: “una robusta bici de enduro se afina en los descensos más largos, una bici trail se vuelve tan eficiente como una Cross Country de la Copa del Mundo. Consigue el máximo retorno por cada pedalada, desplazamiento de peso y microajuste, sin perder nada de energía”.

¿Cómo funciona?

Fue Aristóteles quien determinó que la virtud se encuentra en el término medio y RockShox ha decidido extender este equilibrio a su sistema Flight Attendant. De este modo, han preferido dividir la suspensión en tres posiciones (Open, Pedal, Lock) para que el algoritmo encuentre la opción más eficiente en cada escenario. Veamos en detalle cada modo que dispone el usuario:

  • Modo Auto

Es la opción que más y mejor maximiza la eficiencia del ciclista. El sistema descifra cada input y envía sus órdenes a la horquilla y el amortiguador como parte del ecosistema AXS. Cambia automáticamente entre las tres posiciones en el momento adecuado tomando la mejor decisión posible. En la posición Open la suspensión utiliza todo el recorrido y se prepara para absorber el próximo impacto, en la opción Pedal aumenta la rigidez en la horquilla para mantener la tracción y evita trabajo innecesario de la trasera para transmitir más potencia, y en la posición Lock se transmite toda esa potencia sobre los pedales, por lo tanto se activa ante fuertes pendientes.

  • Modo Manual

Para quienes deseen tener el control de la suspensión, se puede regular manualmente cada uno de los tres modos bien desde el módulo de control en la botella derecha de la horquilla o bien con el mando remoto AXS.

  • Modo Override

Es un atajo para desactivar el modo Auto y cambiar todo el sistema a la opción Override que hayas pre asignado (Open, Pedal o Lock). Con un solo click, puedes volver al modo auto rápidamente.

  • Ajuste Bias

Antes avanzábamos que el sistema RockShox Flight Attendant posee un amplio rango de ajustes y esta es una demostración. Dentro del modo Auto, el ajuste Bias permite realizar micro ajustes según el estilo personal de pilotaje del usuario, favoreciendo la posición Open o Lock (+1, +2 o -1 -2), usando el módulo de mandos de la horquilla o la aplicación móvil AXS.

  • Ajuste de compresión en baja velocidad

Este ajuste es el habitual en las horquillas y amortiguadores ‘mecánicos’ y, de hecho, las preferencias escogidas son independientes del sistema Flight Attendant, por lo que se mantienen independientemente del modo escogido. Ofrece 10 posiciones de ajuste de la velocidad de compresión y se puede regular con el módulo de mandos o la app móvil AXS.

  • App móvil AXS

Los usuarios de transmisiones AXS ya estarán familiarizados con ella porque es parte fundamental de su ecosistema. Con el sistema RockShox Flight Attendant permite realizar todo tipo de ajustes, crear un perfil de la bicicleta, personalizar otros elementos AXS, comprobar el estado de las baterías o actualizar el firmware cuando lo desees.

¿Qué elementos lo componen?

Vistos los diferentes modos de ajuste que disponemos, es importante remarcar que una vez se realiza el ajuste inicial, el sistema RockShox Flight Attendant lo recuerda, de tal forma que, en adelante, solo debemos salir a montar y dejar que actúe.

Veamos en detalle cómo es cada una de las partes que suman Flight Attendant.

  • Módulo de control

Es el centro real de operaciones y se instala en la parte superior de la horquilla. Recoge los datos de los sensores, analiza la información del terreno y del ciclista y ordena las decisiones tomadas a los componentes Flight Attendant. Además permite realizar ajustes sobre la marcha.

El sistema RockShox Flight Attendant no estará disponible a la venta aftermarket, por lo que se han desarrollado una nueva línea de horquillas específicas para integrarlo: Pike Ultimate (120, 130, 140 mm), Lyrick Ultimate (140, 150, 160 mm) y ZEB Ultimate (150, 160, 170, 180, 190 mm).

Entre las novedades exclusivas de estas horquillas Flight Attendant encontramos unos topes Buttercups que absorben las vibraciones de alta frecuencia que se transmiten de la horquilla al manillar, reduciendo en un 20% el traqueteo del terreno. También se ha desarrollado un nuevo cartucho DebonAir+ para un tacto más suave, válvulas de libración de presión de aire en las botellas y reductores de rigidez a modo de compensación por la rigidez que proporcionan los Torque Caps.

  • Módulo Motor

El sensor del amortiguador mide en tiempo real los datos del terreno. De nuevo, este motor se ha desarrollado específicamente para el sistema Flight Attendant y, por tanto, requiere de un amortiguador específico como el nuevo Super Deluxe Ultimate Flight Attendant. Un amortiguador electrónico con tres posiciones preparado para la exigencia que se presupone en la modalidad a la que se dirige esta tecnología.

Tanto la horquilla como el amortiguador se alimentan de una batería recargable SRAM AXS con una duración estimada de 20-30 horas en el primer caso y 30-40 horas en el segundo. Estas baterías son las mismas que en los demás productos AXS de MTB y carretera y, por tanto, son intercambiables.

  • Sensor de pedaleo

Este sensor es clave en la recolección de datos y especialmente en la anticipación del terreno. Además se encarga de notificar al módulo de control cuándo empiezas a pedalear o detienes el pedaleo. Al igual que en los anteriores casos, se han desarrollado nuevos juegos de bielas XX1 y X01 Eagle, más rígidas y ligeras, que pueden albergar este sensor en el interior del eje DUB. Las bielas oscilan entre 165 y 175 mm y los platos de 30, 32, 34 y 36 dientes.

  • Mando RockShox izquierdo

Un nuevo mando con uno o dos pulsadores con los que poder escoger entre las posiciones de la suspensión, activar diferentes modos (Override) e incluso accionar la tija telescópica Reverb AXS.

Como puedes ver, la puesta de largo del sistema RockShox Flight Attendant es de lo más ambiciosa, y prueba de ello son los primeros modelos equipados de serie con esta tecnología que saldrán a la venta. La firma norteamericana ha cifrado el incremento de peso en 308 gramos aproximadamente.

Como hemos comentado anteriormente, esta tecnología no podrá ser adquirida de forma independiente (de momento, según RockShox) y ya han aventurado que, aunque ha sido desarrollada y presentada en base a bicicletas de medio y largo recorrido, ya están trabajado en su expansión al Cross Country, una disciplina que encaja a la perfección con las cualidades que proporciona.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

1 comentario en «Nuevo RockShox Flight Attendant, un revolucionario ecosistema de gestión electrónica de la suspensión»

Deja un comentario