Nuria Blanco y su familia titánica estarán en la Titan Desert 2021
PUBLICIDAD

Nuria Blanco y su familia titánica

Nuria Blanco descubrió la Titan Desert en Almería. Pero quiere más. Por ello participará en la 16ª edición, que se disputa entre el 23 y el 28 de mayo de 2021, junto a su marido y su hijo. Será “la jefa” de la expedición, como le llaman cariñosamente.

Inicialmente iba a participar en 2020 junto a su marido Ricardo, pero con el cambio de escenario a Almería decidió irse ella sola. «Fue una gran experiencia», recuerda esta asturiana afincada en Burgos. «Al principio estaba nerviosa, no conocía a nadie. Y cuando vi todo el despliegue de la carrera, la prueba de antígenos…».

Pero Bianca Cherubini, del equipo Skoda, a la que había conocido anteriormente en un campus, le propuso salir juntas en la primera etapa. Y poco a poco fue ganando confianza. «Cada día te ves más segura. Vi que podía hacerlo perfectamente y terminar. Fui de menos a más. Cuando llegué a meta acabé llorando como una magdalena». Tuvo una caída en una rambla, pero sin consecuencias. Y venció al frío y al barro. Incluso quedó segunda en categoría máster.

Llegó sola a Almería, pero durante la prueba siempre se sintió acompañada. Se emociona al revivir la Titan Desert. «Convivir con Saleta, Misha, Selu, indurain…Conocer a Tomi Misser. Me acordé mucho de mi hijo, que viene del ciclismo y los conoce a todos. Me hice una foto con Indurain y Valentí Sanjuan. Disfrutaba como si estuviera en Eurodisney. Para mi fueron unas vacaciones».

Nuria Blanco, de 45 años, está licenciada en INEF y coordina la gestión deportiva en el Ayuntamiento de Burgos. Tras hacer gimnasia en su juventud, volvió a reengancharse al deporte con 40 años. Corrió cuatro maratones y empezó a aficionarse al ciclismo.

Una familia muy ciclista

«Me gusta que mi familia practique deporte», afirma la mamá. El hijo mayor, Ricardo (cumple 17 años en marzo), es el que lo tomas más en serio: ha sido campeón de su edad de Castilla León en XCO. A Olaya, de 14 años, le fascinan los descensos y Juan (11) también ha hecho sus pinitos en esta modalidad. Su marido Ricardo viene del motocross y también se aficionó a la bicicleta.

A Nuria, por cierto, le llaman “jefa” en casa porque lleva la logística y la organización familiar deportiva. «Aquí viene la jefa», dice su familia cuando pone orden. «Indudablemente es la que manda en casa y, por extensión, en el resto de las cosas. Se le da bien mandar, en el ejército habría hecho carrera a general», dice en tono jocoso su esposo Ricardo Iglesias. «Tiene una personalidad de líder y de dar muchas órdenes. Además, es ella quien nos hace de mánager en el tema de las inscripciones, campamentos, viajes…», remarca el hijo mayor.

Nuria Blanco llegó a casa desde Almería el pasado mes de noviembre con el subidón en el cuerpo y no le costó mucho convencer a sus Ricardos. «Vi que había la posibilidad de que Ricardo podía hacerla con 17 años y pensé que dada la situación le gustaría hacerla. Se lo propuse a través de un WhatsApp: pensaba que no querría por ser una carrera larga para él, pero me dijo que sí«.

El primogénito de la familia recuerda que «fue mi madre quien descubrió que el límite de edad era de 16 años. Y no se puede hacer una idea de la ilusión que me hizo cuando me contó. Siempre he acompañado a mis padres en grandes carreras y cuando les veía me daba mucha envidia. Ahora que puedo unirme a ellos en esta aventura, estoy seguro de que va a ser una de mis mejores experiencias en la vida». Papá Ricardo afirma que «me hace mucha ilusión. Es una gran suerte que mi mujer y mi hijo estén inscritos en esta aventura» Y la gran instigadora de este reto familiar destaca que «los valores y el espíritu de la Titan no lo vas a vivir en otra carrera. Hay que vivir todo lo que envuelve a esta prueba. Estamos todos muy ilusionados».

¿Dormirán en la misma haima?

En principio descansarán los tres en la misma haima en el campamento de Marruecos, aunque Nuria aún no lo tiene del todo claro. «No quiero ser Mamá Titán. No quiero trasladar los problemas de casa a la Titan». Veremos qué ocurre cuando se acerque la fecha de la prueba.

haimas titan arabia
Esta es la zona de haimas, un pasillo ancho y cuidado.

A veces entrenan juntos (compartieron el Camino de Santiago), con entrenamientos tanto en mountain bike como en bici de carretera. Sin embargo, también es cierto que a Nuria le gusta ir en solitario para desconectar de sus obligaciones diarias

Con la experiencia que le otorga su participación en 2020, les aconseja a ambos que disfruten de la preparación, del camino hacia la Titan. «Aunque mi hijo es un portento, le digo que va a tener que gestionar momentos de dificultad. Y que por su edad será más complicado.

Pese al referido podio en su debut; Nuria Blanco tiene claro que «el objetivo es terminar y disfrutar de una experiencia familiar. Aunque mi hijo querrá quedar más adelante porque tiene un espíritu más competitivo». Cada uno irá a su ritmo, «pero iré cerca de mi esposa para estar pendiente de su navegación y mecánica», aclara Ricardo.

Deja un comentario