Open pone en escena un concepto de mountain bike que va más allá de lo que conciben nuestros estándares. Plasma una manera de entender nuestro deporte que pasa por una exquisita y meditada elegancia, unida irremediablemente a la más avanzada tecnología.

Ahora hace justo un año que en la feria de Sea Otter de Laguna Seca, California, se presentó en sociedad Open Cycle, una nueva marca de bicicletas y, con ella, su primer modelo. Una hardtail de 29’’ que se presentó como una bici realmente especial. Elegante y muy simple en su diseño, pero con un nivel tecnológico muy avanzado en su fabricación. Se trataba, se trata, de la 0-1.0, la bici que hoy podemos probar en exclusiva en estas páginas.

La concepción de una bici tan especial como ésta responde obviamente a la propia filosofía de Open, una marca creada por dos personas provenientes de la industria de la bicicleta y con dilatada experiencia en marcas como Cannondale o Cèrvelo. Su principal objetivo con Open era crear una marca abierta (de ahí el nombre) a todos, a los usuarios, a los proveedores, etc. Una marca donde todos puedan aportar ideas, sólo basta con echar un vistazo a su web, www.opencycle.com, y comprobar la completa información que hay acerca de la bicicleta, tecnologías y el blog donde uno de los fundadores de la marca responde e informa personalmente a los internautas que expresan sus dudas y comentarios sobre Open.

Otra premisa de la marca es el gusto por la simplicidad. En ese sentido, el cuadro habla por sí solo, apenas sin gráficos, de líneas sencillas. Conciben la belleza como aquello que se basa en la sencillez y la verdad, el resultado estético no es nada malo, la bici en vivo es espectacular.

El cuadro, al detalle

El cuadro 0-1.0, el único que de momento comercializa Open, es el verdadero protagonista. En consonancia con la filosofía de marca abierta, se vende suelto o bien con tres montajes diferentes con distintos niveles de componentes y precios, para adaptarse mejor a las diversas necesidades del usuario.

Respecto a su construcción, está concebido de manera que cada tubo posee una disposición, una sección y una cantidad de fibras diferente. Usando desde fibras de alto a altísimo módulo. El objetivo es optimizar el rendimiento de la bicicleta con un comportamiento específico de cada una de sus zonas según sus necesidades, además de usar sólo el material necesario consiguiendo así el menor peso posible. De hecho, Open declara que este cuadro es el más ligero del mercado con 871 g en talla L, una cifra ciertamente espectacular si tenemos en cuenta que estamos ante un cuadro de 29’’.

Mucho más

Entrando en más detalles, este cuadro cuenta con brillantes y curiosas soluciones tecnológicas que reflejan el mimo con el que se ha ideado. Por ejemplo, está pensado para albergar cableado de un hipotético grupo electrónico, ahora que tanto se habla sobre la posible llegada de la electrónica a los grupos de montaña.

Cuenta también con un estándar de caja de pedalier exclusivo, llamado BBRight. Una caja sobredimensionada, con un diámetro de 30 mm, igual que el BB30, pero con unos apoyos internos sobredimensionados en la parte inferior de la caja. Más todavía el del lado izquierdo que el derecho, pues en este último la rigidez depende de la torsión del eje, pero también de los platos y la araña que ayudan a conseguir una mayor rigidez. El lado izquierdo, sin embargo, sólo logra rigidez a expensas de la poca o mucha torsión del eje. Para compensarlo, pues, Open refuerza más este lado sobredimensionando los apoyos internos. Otro de los puntos calientes es la utilización de tirantes muy planos, para conseguir buena rigidez lateral y poca rigidez vertical, o lo que es lo mismo, más flexión y confort en marcha.

Otros muchos aspectos técnicos los puedes encontrar detallados, con vídeos incluidos, en la web de Open.

El resultado

Tantos conceptos tecnológicos se traducen en la práctica en una bici, a tenor de nuestras sensaciones durante los días de prueba, en la que destaca ante todo la ligereza y la “dulzura” en marcha. La bici es bastante flexible verticalmente, algo que ya entra dentro de los planes según toda la teoría que explica su tecnología. Pasando sobre terrenos pedregosos, bacheados, la Open es notablemente más confortable que muchos modelos rígidos del mercado. Sólo el modelo Flash de Cannondale, con su tecnología SAVE en la tija y Ballistic Hi Mod en el carbono, se asemeja.

Dinámicamente la Open es ágil, por el peso y por la geometría. Una altura razonable de pipa de dirección, unas vainas cortas aunque lo podrían ser más y unas ruedas ENVE muy ligeras permiten una buena aceleración, pero también una buena capacidad de entrada en curvas. La bici se desenvuelve bien en zonas reviradas.

La Open perfecta

Nos ha encantado la estética, la filosofía de la marca. En definitiva, el hecho de ser una bici fuera de lo común. Sin embargo, creemos que este cuadro podría mejorar todavía más si tuviera un mayor paso de rueda, realmente escaso en las vainas y los tirantes y que puede acarrear problemas cuando hay mucho barro. Por otro lado, la rigidez lateral que consiguen los tirantes, las vainas y la rueda trasera es algo justa (no olvidemos que el eje trasero no es pasante), algo que será palpable, especialmente, en bikers corpulentos, capaces de retorcer la estructura de la bici cuando pedaleen de manera enérgica.

 

Si quieres ver más imágenes de este modelo, pincha en este enlace. Y si quieres ver la ficha técnica, haz clic aquí

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.