Este pasado fin de semana tuvimos nuestra primera experiencia probando la nueva y esperada Orbea Oiz 2019. Una bici de la que se desvelaron los detalles técnicos apenas hace unas semanas, una noticia de la que Solo Bici ya dio buena cuenta en este post.

Pero además de montar con ella durante intensas jornadas, Solo Bici ha querido hacer además, un repaso a los puntos más importantes que incorpora el cuadro de la nueva doble para XC de Orbea, que ahora pesa 1.830 g con amortiguador incluido, uno de los más ligeros de su categoría. Unos aspectos y soluciones técnicas que la convierten en una de las opciones para XC más interesantes del momento y que a buen seguro, contribuyen al excepcional rendimiento que en nuestro test, hemos experimentado sobre esta bici.

Hay que dejar bien claro que la nueva Oiz es una bici concebida desde cero, con el objetivo de crear una bici todavía más capaz que su antecesora que ya gozaba dicho sea de paso, de un extraordinario éxito. El reto ha sido conseguirlo además en dos versiones, una orientada el más puro XC y otra configurada para un uso trail, algo inédito hasta la fecha en este modelo.

Repasemos en todo caso cuales son estos puntos clave:

Geometría mejorada

Uno de los aspectos más relevantes es la actualización de la geometría en la nueva Oiz. En términos generales, la bici es ahora más larga en su tubo horizontal, tiene unas vainas más cortas y un mayor lanzamiento de la horquilla. Posee por tanto, 69º en el ángulo de dirección en la versión de XC y 70º en la versión trail, vainas de 435 mm, manillar de 760 mm de anchura y por ejemplo, 75º en XC y 74º para trail en el tubo de sillín para permitir un pedaleo potente y efectivo.

Neumáticos de verdad

El montaje de serie de neumáticos 100% fiables es algo que siempre ha caracterizado a Orbea. La nueva Oiz no es ninguna opción y para la versión de XC, ofrece de serie dos gomas Maxxis Ikon en medida de 2.20” en versión Tubeless Ready Exo Protection, es decir, las más reforzadas y fiables. En el caso de la Oiz trail los neumáticos son igualmente el Ikon detrás, pero el Maxxis Ardent Race o el Forecaster, ambos en medida de 2,35” y con la misma configuración de protección frente a pinchazos.

Bieleta innovadora

En Orbea buscaron diversas opciones para incrementar la rigidez y reducir el peso al máximo de su bieleta, punto fundamental de cualquier cuadro. Debido a su particular forma y a los requerimientos específicos de esta bici, se optó por construir una bieleta bajo un método inédito hasta el momento en la industria de la bicicleta. Se trata carbono inyectado en lugar de compactado y prensado. De esta forma, la bieleta es ahora más compacta y entre otras cosas, puede integrarse también mejor en el cuadro.

Inside Line, así de simple

Un aspecto clave para conseguir un tacto suave y exquisito del bloqueo y desbloqueo de las suspensiones al tiempo que permite la integración del amortiguador que Orbea ha implementado en este nuevo cuadro. Es una solución exclusiva y pendiente de patente por parte del fabricante de Mallabia. Consiste en un enrutamiento del cable del amortiguador lo más recto posible desde que sale del mando remoto hasta que ingresa en el amortiguador. De esta manera, se evitan curvas del cableado que a la postre, acaban por dificultar y endurecer el tacto de los mandos. El cable del amortiguador discurre por el interior del tubo superior de manera casi totalmente recta, en marcdha, damos fe, el tacto es de lo más suave.

Exclusivamente para un plato

A diferencia de la anterior Orbea Oiz, este modelo está desarrollado para ser usado específicamente con monoplato, algo por otro lado, muy accorde con una bici que se va a desenvolver y usar casi con toda probabilidad en pruebas maratón y XC.

Basculante modificado

El Basculante es uno de los puntos que más modificaciones ha recibido. Esta parte de la bici es ahora más rígida, gracias al nuevo perfil de las vainas. La derecha está cubierta con un protector realmente bien acabado y por supuesto, el eje trasero pasante que es compatible con el sistema BOOST. Otra de las modificaciones ha sido un acortamiento de las vainas hasta los 435 mm.

Nuevo perfil de las vainas, menos musculosas que en la versión anterior aunque rodando, la bici se nota más rígida que la última versión.

Amortiguador integrado

La integración del amortiguador en el cuadro es quizás el aspecto más llamativo de la bicicleta. Hacerlo ha conseguido ampliar el espacio entre los tubos del cuadro y entre otras cosas, evitar las interferencias entre los diales del amortiguador y los bidones. Esto ha comportado la modificación estructural e interna de la cabeza del amortiguador, que FOX ha customizado expresamente para Orbea y en particular para este modelo. Como puedes ver en la imagen, el amortiguador queda perfectamente integrado y alineado con las formas del cuadro, al tiempo que deja más espacio para pasar las manos o albergar los bidones.

Cableado

El cableado que discurre por el tubo diagonal hacia el freno trasero y el cambio también ha experimentado una mejora en su recorrido, Ahora hay notablemente menos cableado a la vista como antes. En la zona cercana al eje de pedalier aparecen cada uno de los cables a cada uno de los lados para ingresar en el basculante de manera que también la curva se reduce respecto a la Oiz anterior.

Para más información, puedes consultar en la web oficial de Orbea.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.