Hoy en día todos, especialmente las nuevas generaciones, alucinamos con los vídeos imposibles de MacAskill. Pero hubo un pionero. Un minuto cero. Un mentor y una estrella: Ot Pi.

La familia Pi, creadores del biketrial

El biketrial, junto con el BMX y los largos días de verano en el pueblo, ha sido la principal cuna de muchos de los campeones de las distintas disciplinas del MTB.

Imaginad entonces todo lo que le debemos a Ot Pi y su padre, Pere Pi, progenitor y primer campeón de España de trial en moto, además de fundador de Bicicletas Monty.

Ellos fueron los precursores del biketrial (también conocido popularmente como trialsín, por lo de trial sin motor). Son los que pusieron la primera semilla en el patio de la familia Pi mientras Ot imitaba con su bicicleta a los que eran sus ídolos en aquel entonces, Malcolm Rathmell y Ulf Karlsson, ambos corredores oficiales de Montesa de trial.

Fue entonces cuando su padre Pere vio que de ahí podría nacer un deporte. En 1980 nacía de su mano el trialsín. Montesa por aquellos tiempos diseñaba su primer modelo, la Montesita t-15 (tildarla de mítica es poco), que, junto con un vídeo promocional proyectado en todos los cines de España, la película E.T. y la moda del trialsín, hizo que aquel deporte llegara a todas las casas de España y Europa. Nacía y se consolidaba una nueva modalidad y un gran campeón.

Palmarés hasta ahora inigualable

Ni César Cañas (11 Mundiales), ni Benito Ros (9 Mundiales), ni Dani Comas (8 Mundiales) han logrado superar a Ot, quien logró alzarse con el título de campeón del mundo nada menos que en doce ocasiones y levantó admiración especialmente en tierras japonesas, donde es idolatrado.

Quizás todo ello habría cambiado cuando en 1988, tras irse a vivir a EE.UU., donde adquirió reconocimiento profesional, tuvo que tomar una de sus importantes decisiones; quedarse en EE.UU. y pasarse al trial de moto o bien volver a España y seguir en el trialsín. Ot tomó una decisión de la que nunca se ha arrepentido

Venerado en Japón

Genio y figura fuera de nuestro país, donde todo queda a la sombra del fútbol. Su leyenda en el país del sol naciente surgió durante una visita a Japón para realizar una competición por primera vez en 1989, invitado por Hiroshi Hirano.

Allí nació la leyenda en ese país. Muchos no lo sabrán (o se les habrá olvidado), pero Ot tiene un museo en Japón dedicado a su figura y un parque temático donde se puede practicar el biketrial.

Gestas de récord Guinness

En 1995 empezó su contrato con Red Bull, cuyo sponsor mantuvo hasta el final de su carrera, desde entonces consiguió el récord Guinness de subida al edificio del hotel Arts de Barcelona e hizo segundo en el programa ‘Qué apostamos’, de Televisión Española, donde se presentaron más de 500 pruebas.

En 1997 subió la altura de 1,75 metros sin rampa. En 2000 consiguió el récord Guinness de salto de longitud a 2,90 m. En 2003 logró ser segundo en el Mundial y llevar 20 años sin bajar del pódium del Mundial y Europeo (solo en 1996 quedó en 4ª posición).

En 2004 subió la montaña del peñón de Ifach sin poner los pies en el suelo o en 2008 superó el récord mundial al conseguir subir el edificio Jin Mao de Shanghai en 39 minutos y 38 segundos, acreditado por la UCI.

Y así un largo etcétera de logros. Para Ot todos eran gestas, nuevos caminos y objetivos que desde Solo Bici queremos reconocerle, aplaudirle y agradecerle. Eterno Ot, eterna inspiración.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This