La Vuelta a España entregó este martes sus cuatro invitaciones para la edición 2019. Más tarde que nunca, ya entrado el mes de mayo -tradicionalmente suele anunciarlas entre la Volta y la Itzulia, calculen pues un mes de retraso-, y todo para agraciar a los mismos cuatro equipos que fueron ya en 2018. Por tanto, por segunda temporada consecutiva serán cuatro los conjuntos españoles en liza en la gran carrera del año en nuestro país.

Euskadi-Murias, Caja Rural-RGA, Burgos-BH y Cofidis resultaron premiados con la codiciada ‘Wild Card’. Despachando primero al equipo francés, no es sólo por sus conexiones españolas -los hermanos Herrada y Maté en la plantilla- sino también por la enorme cantidad de dinero que se deja la entidad un día tras otro en el ciclismo español. Desde la RFEC -Copa de España, Campeonatos, etc- hasta un sinfín de carreras.  luego, que el equipo tiene potencial deportivo, las cosas como son. Invitación más que justificada.

Vamos ahora con los tres españoles. Euskadi-Murias ganó etapa en La Camperona el año pasado, y en este 2019 suman ya cuatro victorias. Son un equipo muy competitivo, con una personalidad propia y que está arrojando resultados. Además, ya han tocado la puerta de ASO -al final Unipublic también está en las mismas manos- y han conseguido estar ya en la Flecha Valona y en Yorkshire. Caja Rural-RGA ha hecho un fuerte cambio en su plantilla y modelo de equipo, buscando victorias y puntos -ahora desarrollamos un poco esto de los puntos- a través de los sprints. De momento llevan un triunfo. Y Burgos-BH no ha tenido el mejor arranque de año. De momento no han ganado, aunque poco a poco están ganando presencia en carrera.

Se quedan fuera varios equipos que tenían interés en venir a España. Primero el Manzana Postobon, que ya estuvo en 2017 y dejó buena impresión. Sin embargo, el que haya tres españoles de Segunda División les ha cerrado puertas. Pero sobre todo, el Vital Concept-B&B Hotels de Jerome Pineau. Los franceses se quedaron sin Tour y buscaban sí o sí estar en otra gran vuelta. Han apostado muy fuerte por la Vuelta desde enero, y desde luego que la matriz de la carrera sea francesa es una baza que podían jugar. Sin embargo, no ha sido suficiente.

¿Y por qué se ha decantado la Vuelta por los españoles? Bien, de momento cada organizador es libre de invitar a quien quiera a su carrera, y está claro que para promocionar el ciclismo español quizá sea lo más propicio. Pero no sólo eso: estamos en el último año en que los organizadores van a poder elegir a libre albedrío. Desde 2020, dos invitaciones pasarán a ser para los dos mejores equipos del Europa Tour, que luego podrán decidir si van o no. Si coincide que ninguno de esos dos equipos es español -como pasaría ahora, que estarían en manos de Cofidis y Wanty-Groupe Gobert-, la organización sólo tendría dos huecos para invitar y al menos uno tendría que quedar fuera.

Así que, salvo que nazca un nuevo equipo WorldTour con licencia española -escenario inverosímil- o algún equipo de los nuestros se ponga al frente de la clasificación continental -Caja Rural-RGA va el 16º, Euskadi-Murias el 18º y Burgos-BH el 44º-, será muy complicado ver otra vez el pleno de conjuntos españoles en la Vuelta a corto y medio plazo. Tal vez eso haya terminado de empujar a Unipublic a darles una última oportunidad de exposición y, de paso, completar un pelotón español lo más amplio posible en nuestra Grande.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This