París-Niza: ciclismo en cuarentena

Coronavirus, coronavirus, coronavirus… hasta en la sopa. La alarma por la propagación del COVID-19 lo inunda todo. El bombardeo mediático –o doctrina del miedo– ha surtido efecto. Las autoridades se han empleado a fondo con las restricciones, sobre todo en Italia, y han puesto al ciclismo en cuarentena: ni Strade Bianche, ni Tirreno-Adriático, ni Milán-San Remo. En Francia son más cautos y la París-Niza sigue adelante.

Del 8 al 15 de marzo se disputa la 78ª edición de la Carrera del Sol, historia viva del ciclismo, prueba ligada a los grandes campeones: Merckx, Anquetil, Kelly, Indurain… Sin embargo, el último campeón, el fenómeno Egan Bernal no estará en la salida. Ni tampoco su equipo, el INEOS. Ni otros seis conjuntos del World Tour: Astana, CCC, Jumbo-Visma, Mitchelton, Movistar y UAE-Emirates, que justifican su ausencia para preservar la salud de sus ciclistas. Malos tiempos para la lírica.