Una de las barreras que todavía le quedaban por derribar a Pello Bilbao en su carrera deportiva, a los 29 años -edad propia para seguir dando saltos de calidad- era la de ganar una etapa en una gran vuelta. Hasta hoy. El de Gernika se ha llevado la séptima etapa del Giro de Italia y mantiene así el idilio con una carrera que le ha dado, hasta ahora, sus mayores éxitos como ciclista.

Aquí consiguió su primer Top10 en una vuelta de tres semanas -sexto en la general- y hoy ha sido capaz de rematar una fuga con cazaetapas consagrados como Tony Gallopin o gente del nivel de Formolo. La escapada, de muchísimo nivel, logró hacer camino después de una pelea tremenda para que se formara, sabiendo los ‘killers’ que el de hoy era un día propicio para que llegase.

El trabajo de Astana por medio de Zeits y de Movistar gracias a Pedrero -también iba Rojas en la escapada- dio al grupo una ventaja suficiente como para que se jugasen la etapa entre ellos. Luego llegó la parte final a cara de perro entre todos los contendientes.

En el penúltimo repecho, precisamente Rojas aprovechó un parón -se había cortado de los primeros- para tratar de sorprender, pero Cattaneo se le echó encima rápido sin darle mayor opción. Después de cazar al murciano, entre Formolo y el propio Cattaneo trataron de sacar esos metros, también sin éxito.

Y luego le llegó el turno a Bilbao. Salió aprovechando la falta de entendimiento entre los demás, que se iban mirando siempre unos a otros y haciendo gestos. Arrancó ya en el repecho final, a 1,2 de meta, y no miró atrás. Cattaneo estuvo a punto de cerrar el hueco, pero dejó de tirar. Luego Formolo y Gallopin intentaron llegar a su altura, pero Bilbao pudo aguantar el tirón y llevarse la victoria. La mejor de su vida hasta ahora.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This