Peter Sagan al Total Energies: ¿nuevo ciclo o el inicio del ocaso para la megaestrella?
PUBLICIDAD

Peter Sagan al Total Energies: ¿nuevo ciclo o el inicio del ocaso para la megaestrella?

La llegada del mes de agosto trae las primeras confirmaciones de fichajes en el mercado de ciclismo. El más sonado ha sido el de Peter Sagan, que deja el Bora-Hansgrohe para fichar por el UCI Pro Team francés Total Energies para los dos próximos años. Un movimiento que podría verse como un intento de relanzar su carrera en un equipo de menos categoría, o como el principio del fin de su trayectoria.  

En los últimos días el fichaje de Peter Sagan por Total Energies, uno de los equipos franceses profesionales más modestos, ha sido objeto de debate principal dentro de la actualidad ciclista. El tricampeón del mundo ha puesto fin a cinco años de relación con el equipo alemán Bora-Hansgrohe, un equipo que siempre, sobre todo los primeros años, ha estado articulado en torno al tres veces campeón del mundo de Ruta. Pero que en las últimas dos temporadas ha visto cuestionada su posición dentro del equipo por el mejor desempeño y resultados de compañeros como Schachmann, Buchmann o Kämna.

¿Es, por tanto, el traspaso de Sagan un intento del corredor de reencontrarse con su mejor versión en un equipo de menos nivel? ¿O significa, inevitablemente, un primer retiro de la primera línea del pelotón con un calendario más selectivo y menos presión?

Ambas lecturas son posibles. El fichaje podría compararse con el de corredores como Quintana en el Arkéa, un coetáneo suyo, que sin embargo no ha logrado volver a su mejor versión desde su marcha de Movistar. O Froome, cuyo papel en el Israel Team durante 2021 ha sido un fracaso.

Un equipo a su disposición

Sagan, sin embargo, ha visto cumplidas sus pretensiones para el cambio de equipo, que incluían llevarse a sus gregarios de confianza del Bora: el italiano Daniel Oss, el polaco Bodnar y su hermano mayor Juraj Sagan. Unas peticiones que se rumoreó estudió el Quick-Step en su momento, pero no pudo conceder.

Asimismo, parece que pesos pesados del equipo, como los veteranos Niki Terpstra y Evdald Boasson Hagen, continuarán en la estructura gala, y podrán ser un gran apoyo en este intento de relanzar los resultados del corredor eslovaco en la temporada de clásicas, donde se ha visto claramente superado en las últimas temporadas por los Van der Poel, Van Aert, Alaphilippe o Asgreen.

La franquicia Sagan: el fichaje donde todos ganan

Peter Sagan Total Energies
Sagan se ha llevado al Total Energies a sus mejores gregarios del Bora, como Oss o Bodnar.

Más allá de las pretensiones deportivas del propio Sagan, están las económicas y organizativas de los dos equipos que han acordado este traspaso: Bora-Hansgrohe y Total Energies. El primero ha liberado una ficha que condicionaba su política de fichajes, a pesar de que buena parte de las ganancias de Sagan las paga Specialized y Sportful, marcas que se van con Sagan al equipo francés. Y los alemanes se han permitido remodelar buena parte de su plantilla, con los fichajes de Sam Bennett, Sergio Higuita o Jai Hindley, segundo en el Giro 2020.

Y el equipo de destino del eslovaco va a ver reforzada su parcela deportiva y económica, con las inyecciones de los patrocinadores y Sagan y su carácter de ciclista franquicia, que aumentará sensiblemente la visibilidad del patrocinador principal, el retorno publicitario y la posibilidad de obtener la licencia World Tour en el 2023. Es una acuerdo que beneficia a las tres partes, los dos equipos y el corredor. Pero habrá que ver si los resultados, piedra de toque para el éxito o fracaso de este nuevo ciclo de Sagan, estarán en la misma línea.

Sagan, una estrella que necesita otro golpe de efecto

A comienzos de este año, se contagió de coronavirus y no pudo rendir al máximo en primavera.

Con la entrada de Peter Sagan en el Total Energies, el equipo Pro Team tendrá invitación asegurada para el próximo Tour, además de para las principales clásicas del calendario: Milán-San Remo, Tour de Flandes o París-Roubaix, principalmente. Dos de ellas, Tour de Flandes y París-Roubaix, ya las ha ganado el eslovaco, además de ser referencia y máximo favorito en ellas durante su plenitud como ciclista.

Una plenitud que busca de nuevo Sagan en el Total Energies que deberá llegar con victorias tanto en la temporada de clásicas como en los grandes escenarios. Su 2020 no fue nada bueno. Priorizó las grandes vueltas por las clásicas y solo consiguió una victoria (de mucha altura eso sí) en la etapa 10 del Giro de Italia.

Desde su París-Roubaix de 2018, Sagan no ha vuelto a ganar en una gran clásica de prestigio.

Este año el coronavirus acabó condicionando su rendimiento en primavera, aunque consiguió ser cuarto en Sanremo (el único gran objetivo del eslovaco que siempre se la ha resistido), una etapa de la Volta y etapa y maglia Ciclamino de los puntos en el Giro. Son resultados bastante mejores que los de 2020. Pero insuficientes para un ciclista del caché y trayectoria como él, al que siempre se le va a exigir mucho más.

Es por ello que Sagan necesita un revulsivo para volver a ser protagonista, volver a ganar una gran clásica y no entrar en el terreno de la indiferencia, con aún varios años para brillar.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario