Hoy queremos recordar a «O’Show» Iván Oulego. El de Sant Andreu de la Barca fue uno de los descenders de referencia de la década de los noventa, además de uno de los pioneros en la disciplina incipiente por aquel entonces en nuestro país.

Muchos le recordamos todavía con su larga cabellera, protegido hasta los dientes y deleitando con sus voladas sobre aquella preciosa Amerbik con rueds alenticular. Casi treinta años después, Iván sigue implicado en el mundo de las bicis. Hacemos un repaso, reconocimiento, a su trayectoria.

DNI DE IVÁN OULEGO

Año de nacimiento: 1976
Lugar: Sant Andreu de la Barca

Trabajo actual: En la tienda OM Bicis de toda la vida y responsable de taller en ProTourBCN.
Palmarés MTB: Pocos son los descenders que pueden decir que han estado veinte años en la Copa del Mundo como Iván Oulego. En este tiempo llegó a ganar en la Copa del Mundo de Canadá 2003, hizo 10º en un Campeonato del Mundo de Livigno (Italia) y un 8º en la general de la Copa del Mundo. A escala nacional tienen cuatro títulos de campeón de España DH: 1993 en la categoría júnior, y los años 2001, 2002 y 2008 en élite. Lo dejó de forma oficial en la Copa del Mundo de Descenso de Vallnord (Andorra), en el 2013, aunque aún se le puede ver en alguna que otra prueba de enduro. Lleva el MTB en la sangre y seguro que en breve lo vemos en las carreras con sus peques Pau y Martí, de 2 y 6 años, respectivamente.

Puro espectáculo, puede que el bueno de Iván Oulego no haya sido un gran campeón, pero sí uno de los descenders más espectaculares, que más afición desplazaba y del que cuando hablabas con riders internacionales, todos se descubrían ante su forma de llevar la bici.

Llegó al MTB del BMX: «En aquella época si hacías cross country, hacías todo lo que había, hasta que en 1991 se empezó a haber algún descenso. Me gustó la idea por la velocidad y la aventura. Recuerdo una carrera al comienzo en Berga y una bajada cronometrada en Torrelles de Llobregat», al lado de su casa, aunque el primer DH serio de verdad fue uno en Premià de Mar. El premio, una horquilla.

Buen admirador de Steve Peat, nunca fue el más efectivo, pero sí el más popular, «por mi forma agresiva de conducir la bici. La gente se acaba cansando del que siempre gana», y por su forma de ser cercana y particular, despistada.

En el primer entrenamiento con su mecánico Dani Lechado, iban en la furgo y este le dijo que tenía fama de despistado. Iván le comentó que la gente exageraba, pero al abrir la furgo vieron que se había dejado la bici en casa (recuerda entre risas).

Él ha vivido la evolución del Downhill. Empezó sin horquilla y ahora las bicis la llevan y la suspensión trasera, y «lo que está muy bien ahora es que con una bici que compras en una tienda, si tienes calidad, puedes estar delante. Antes, si no eras oficial de fábrica, no podías estarlo».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This