Josep Misser es sin duda uno de los padres, de los impulsores del MTB en España. Quizás lo hizo de manera inconsciente, pero sus inicios en la competición, previa a los noventa y sobretodo, y su encomiable labor después con sus hijos Tomás y Pau Misser, fueron clave.

Josep fue el artífice de que por primera vez, corredores de aquí corriesen en el extranjero. Él, su familia, fueron unos pioneros, pero también unos innovadores en el mundo de la competición.

Os contamos algunos detalles y pasajes de su trayectoria comentados por el propio Josep.

Año de nacimiento: 1950
Lugar: Barcelona
Trabajo actual: Jubilado, pero no del mountain bike
Palmarés MTB: Campeón de España de veteranos en rally (le gustaba más el cross country, le iba mejor que el descenso, aunque en aquella época se hacía de todo, al venir del atletismo) en L’Ametlla. Campeón de España de veteranos en Rally en Tibi. Subcampeón de España de veteranos de descenso en Tibi. 5º del mundo de veteranos en rally en Pra Loup 2008 (todavía recuerda su participación en el primer Mundial que hizo y cómo se vio doblado por los primeros participantes) 8º en el Campeonato de Catalunya veteranos de rally.

¿Por qué es un pionero?

No se puede entender el MTB nacional sin los hermanos Misser, Tomi y Pau, y sin la figura de sus padres, Josep y Mercé.

Josep Misser llegó al ciclismo desde el atletismo, después de una lesión en el tendón de Aquiles. Empezó con Bicis Amat, participó en el Trofeu Generalitat, llegó a ser doble campeón de España y llegó a disputar Europeos y Mundiales, con un 5º puesto en Praloup (Francia) como mejor resultado.

La vida fue equiparando la trayectoria de sus hijos y la suya, hasta el punto que vio que lo mejor era dedicarse en cuerpo y alma a sus hijos. Todo era en familia. Su mujer preparaba el viaje y él hacía de todo.

Viajaban con una mano delante y otra detrás, y tenían que hacer frente a grandes estructuras; pese a ello, sus hijos, especialmente Tomi, se salió: subcampeón del mundo en 1991, campeón de Europa en 1992 y plata en el Mundial…

“La gente nos decía cómo nos los podíamos hacer, pero si hubiéramos estado en una gran estructura, nos habríamos perdido muchas cosas, como el viajar con la furgo, y a Tomi lo hubieran barrido de un gran equipo con su lesión de espalda. Fue una experiencia muy bonita”, recuerda.

Hoy, a sus 69 años, Josep sigue saliendo en bici. De sus vivencias un director de Hollywood haría una gran película basada en hechos reales, en la que habría muchos momentos de gloria y situaciones de todo tipo, pero que acabaría con un “gracias a Dios” el día que Pau y Tomàs dejaron el DH. “Se sufre mucho y yo pasaba muchos nervios”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This