Un sprint polémico en la Vuelta a Andalucía. Y cuando un ciclista promedia unas dos o tres victorias por temporada, se defiende cada una con uñas y dientes. Sobre todo cuando te asiste la razón. Carlos Barbero ha visto hoy muy de cerca el triunfo de Sacha Modolo, y también ha sufrido al italiano en los metros anteriores a la línea de meta.

La etapa había sido tranquila. Sol, 20 grados y ni rastro del viento que puede ser mortal en las campiñas andaluzas. Hoy había decidido quedarse en casa y dejar un día más que agradable para la práctica del ciclismo. El pelotón consintió, no sin pelea en los primeros kilómetros, una fuga poco numerosa pero plagada de españoles: Héctor Sáez, Óscar Cabedo y Álvaro Cuadros cogieron el corte bueno. Por propia inercia los fueron alcanzando. Y llegó el momento decisivo.

En una curva a izquierdas de 90 grados a 400 de meta, Clement Venturini se va al suelo. Uno menos. Su caída corta el pelotón y se queda una docena de ciclistas lanzando el sprint. Modolo es el más rápido, pero la carretera pica para arriba y en esos finales Barbero le pone las cosas difíciles a cualquiera. Al acabar la etapa, Modolo celebraba mientras el burgalés se bajaba de la bici con un enfado importante.

Sin éxito

La reclamación que puso Movistar Team no tuvo efecto y la etapa se fue para el italiano, con Barbero negando constantemente con la cabeza. Después de recoger el premio a mejor español del día, el castellanoleonés explicaba a los medios su versión de lo ocurrido: “Era el más fuerte. A 400 metros de meta, en la curva, me ha embestido literalmente. Pero eso he podido remontarlo”, ha explicado.

Ha sido después cuando se ha producido la verdadera acción ilegal: “En la recta de meta, con todo el pelotón yendo por la derecha, yo he salido por la izquierda, que era la parte por donde se hacían más metros. Me ha visto venir con más fuerza que él y me ha cerrado. Incluso he tenido que frenar. En los vídeos se verá, pero es muy claro. Aun así le estaba remontando”, ha comentado Barbero.

Lo tiene muy claro: “Los jueces han dicho que no, pero era el más fuerte. Ante esto lo único que puedo hacer es intentar ganar mañana, pero la oportunidad de hoy ya no va a volver. Cuando puedes ganar y te encuentras esto, es normal que te enfades. He hablado con Sacha y le he dicho que las cosas no son así”, ha concluido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This