Richie Porte es uno de esos corredores que parece que, hagan lo que hagan, nunca van a conseguir el gran objetivo de su carrera. En el caso del ‘aussie’, que volverá en el Tour Down Under a la competición -tras la mala experiencia de la Japan Cup- después de caerse en el pasado Tour, está claro que la ronda francesa es su ambición y maldición al mismo tiempo. Siempre que ha intentado ganarlo, e incluso cuando a veces se ha mostrado físicamente en condiciones de hacerlo, ha sufrido la desgracia en forma de caída o avería.

En este 2018 va a volver a intentarlo y BMC -que no tiene garantizada la continuidad como equipo más allá de esta próxima campaña- lo apuesta todo por él. Tanto es así que Tejay Van Garderen no tendrá ambiciones personales esta vez. Irá a ayudarle en la Grande Boucle. Normal, por otra parte, si tenemos en cuenta que el estadounidense no afronta con ciertas garantías una general de tres semanas desde 2014, cuando iba en puesto de podio pero se hundió en la última semana para terminar quinto. Desde entonces, su mejor posición en una ‘Grande’ ha sido el 10º de la Vuelta 2017.

bmc-porte-van-avermaet

Incluso el propio corredor parece haberse creído ese ‘gafe’ que le persigue. El periodista Fran Reyes, presente en el Media Day del equipo en Denia, contaba en su Newsletter personal el intercambio que tuvo con el australiano: “Me conformaría con subir al podio del Tour”, le dijo, sin mencionar la palabra ‘victoria’. En este 2017 era el que más problemas podía ocasionar a Froome, pero se cayó el día de Mont du Chat con múltiples fracturas.

Con todo al Down Under

Para empezar con buen pie la temporada, BMC va a ir con todo a la primera carrera del año: el Tour Down Under. No sólo con Porte, que defiende la victoria de 2017, sino también con Dennis y el recién llegado Simon Gerrans. Un trío australiano para una prueba que, si bien no deja de ser una carrera de inicio de temporada, se ha convertido en buen banco de operaciones para los equipos.

De hecho, BMC va a tener a los ganadores de las últimas cuatro ediciones de la carrera: “Tenemos a Porte que es el vigente campeón y estaremos listos para defenderlo. Pero con Gerrans y Dennis, vamos a tener varias opciones para elegir”, explica Fabio Baldato en un comunicado del equipo. Porte, por su parte, define la carrera de casa como “una de las favoritas” del calendario.

Rohan Dennis, al Giro

El que sí va a probar por primera vez en su carrera a pelear una gran vuelta va a ser Rohan Dennis. Contrarrelojista consolidado, le falta mejorar en la alta montaña para poder competir con los grandes. Este año lo va a probar en el Giro, pero resulta que la Corsa Rosa tendrá un cartel casi inmejorable con Chris Froome –si no media sanción, claro- y Fabio Aru o Esteban Chaves entre otros. Demasiado escalador suelto para el ‘aussie’.

Rohan-Dennis

De hecho, Dennis ya decía el año pasado que quería dar un paso adelante. Cuando se vistió de rojo en la Vuelta trató de mantenerlo el día de Andorra, con la Rabassa y la Comella delante. Pero Froome se había puesto esa etapa como objetivo para su primer golpe y Dennis no aguantó. Ahora probará en un Giro en el que tiene opciones de estar delante hasta la última semana. A partir de ahí, a sus 27, todo será una incógnita.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This