Dan miedo

Canyon ha dejado de ser una rareza para convertirse en una de las mejores opciones de compra, y es que sus bicicletas no sólo aportan unos precios sin competencia, sino también una tecnología sólo al alcance de las grandes marcas del sector.

Nerve CF 9.0 LTD

Si eras un amante de las Nerve de aluminio, prepárate para ver su evolución en un cuadro de carbono que ahorra la friolera de 600 gramos (1,9 kg cuadro). Parte de este adelgazamiento es gracias a la utilización de un nuevo basculante realizado en una sola pieza que juega con la propia flexión del carbono para ahorrar el punto de giro Horst-Link de la versión Al. Su cuadro monocasco posee detalles como bieleta de una sola pieza de carbono, cableado interno, protector integrado de tubo diagonal y caja de pedalier, eje trasero 142×12 mm o caja de pedalier BB91 Press Fit.

La nueva Nerve CF 9.0 ahorra 600 g respecto a la versión de aluminio

Nerve AL 9.9 SL

Canyon ha creado su primera bicicleta de 29 pulgadas de doble suspensión, que hereda lo mejor de las dobles de 26” y todo lo aprendido con las rígidas de ruedas grandes. Ofrece 110 mm de recorrido y posee una suspensión trasera rediseñada, además de eje pasante de 12×142 mm, cableado interno, pipa conificada, etc. Disponible sólo en cuadro de aluminio hidroformado, la Nerve Al se ofrecerá en tres versiones, la más alta de las cuales equipa un amortiguador FOX con mando remoto CTD desde el manillar.

Gran Canyon C.F SLX 9.9 Team

La Gran Canyon es la nueva rígida de 29 pulgadas. Posee un cuadro 100 % carbono de alto módulo (1.100 gramos), con un carácter de competición, como así atestiguan sus vainas extra cortas (43 mm) y asimétricas, una caja de peadalier muy baja ( 60 mm por debajo de los ejes de las ruedas) y un ángulo de dirección de 70°.

Nerve Al+ series

Las Nerve AM del año pasado se denominan ahora Nerve Plus y poseen un carácter más ambicioso. Se han modificado los ángulos de dirección y sillín, que ahora son de 69 y 73, para hacerla mucho más juguetona y ági; se le ha incorporado un eje pasante de 12×142 mm en la rueda trasera, y se ha modificado la bieleta del sistema de suspensión para llegar a los 150 mm (140 mm la pasada temporada). Parte del guiado de los cables es interno, incluido el de la tija telescópica, y se ofrecerán un total de cinco montajes diferentes.

Torque FRX PLAYZONE

Una de las bicicletas que mejor acogida tuvo el año pasado fue la Torque FRX de descenso, la más economica de las cinco versiones que presenta Canyon este año. Esta temporada mantiene el mismo cuadro que fue totalmente remodelado en 2013, pero presenta nuevos componentes y un colorido mucho más atrevido y alegre, más en consonancia con el tipo de público al que va destinada.

STRIVE Al 9.0 RACE

La Strive es la bicicleta de enduro de Canyon, aunque como reconocen sus creadores, incluso tiene vocación de bicicleta de descenso. Posee un cuadro de aluminio hidroformado en el que se ha buscado un centro de gravedad lo más bajo posible.  La tope de gama es la 9.0 Race, que adopta la nueva horquilla FOX 34 Float CTD FIT Factory Kashima y un cambio SRAM XX1 de un plato y 11 velocidades.

Doble control. Ahora todas las Canyon de carbono se controlan mediante un escáner de resonancia

Yellowstone AL 29

Canyon ha querido llevar las 29 pulgadas a todos los públicos y ha creado un modelo que a buen seguro va a tener una espectacular aceptación; no en vano, ha sido nombrada en seis ocasiones bici del año en Alemania. Se trata de la Canyon Yelowstone, que está indicada para todo aquel que desee iniciarse en el MTB con una 29er. Posee un cuadro de aluminio de doble conificado con una geometría pensada especialmente para la búsqueda de la comodidad. Además, ha sido anodizado para salvaguardarlo aún más de posibles golpes y arañazos. Existirán dos versiones: la 5.9 y la 6.9 de la fotografía, que equipa desviador trasero Shimano XT y frenos Avid Elixir, y que tendrá un precio aproximado de 999 euros.

Fotos: S. Romero

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.