Trek, en la brecha

Viendo lo que Trek tiene ya preparado para la próxima temporada, podemos comprobar que poco a poco la compañía se adapta a los nuevos tiempos, con ligeras modificaciones por un lado y, sin embargo, grandes y espectaculares cambios por otro. No lo dudes, Trek se mantiene en la pomada.

La localidad italiana de Cortina d’Ampezzo fue el escenario ideal donde Solo Bici, junto con lo más representativo de la prensa especializada de todo el mundo, tuvo acceso a las bicicletas Trek de la temporada 2013.

Como cabe esperar de una compañía de su entidad y su perfil, las novedades están muy meditadas. No hay cambios que auguren ninguna revolución, pero sí movimientos que hacen tomar posición a este fabricante de cara a los próximos años, donde las bicis de 29” parece que dominarán el mercado y nuevos perfiles de usuario pueden convertirse en el mayor volumen de practicante de este deporte. Por ese motivo, porque los tiempos cambian, Trek también lo hace con bicis como las que pudimos ver y de las que te hablamos a continuación.

Proyecto Apollo

Con esta denominación se ponen en escena las nuevas versiones de los modelos de 29” Superfly (hardtail) y Superfly 100 (full suspension). Ambas bicis, aunque ya están presentes en la colección 2012, reciben un cuadro totalmente nuevo en 2013. Un cuadro que revoluciona no sólo estos dos modelos, sino también el carácter y la manera de hacer de Trek. Nos referimos especialmente a que las nuevas Superfly son dos bicis con pesos realmente espectaculares, algo que no suele ser demasiado habitual en Trek, con pesos, sobre todo en modelos de XC, no muy competitivos respecto a otros fabricantes de la competencia. Ambas bicis se ubican en el proyecto Apollo, ideado para desarrollar bicis como estas dos, ligeras y en las que se busca el máximo rendimiento. Para muestra, sólo comentar un dato: en los cuadros de la hardtail (Superfly) y full suspension (Superfly 100) se han rebajado un 30 % y un 22 % respectivamente de peso respecto a los modelos de 2012.

Singletrack Trail

En esta categoría, tal cual la denomina Trek, se engloban las bicis de 120 a 130 mm de recorrido. Bicicletas muy versátiles y capaces de rodar rápido por la mayoría de los terrenos por los que el gran público pedalea. Se trata probablemente del rango de bicis más emergente, incluso en bicis de 29”, y Trek lo ha aprovechado presentando novedades justo en esta línea de bicicletas. Para empezar, nace una nueva bicicleta hardtail orientada a uso trail, de gama media con cuadro de aluminio. Se llama Stache y de momento el próximo año estará disponible en dos niveles de montaje con opción de montar incluso iun guiacadena! para uso más agresivo.

La referencia

Si hay una bici con peso específico en los últimos años en el catálogo Trek, ésa es sin duda la exitosa Fuel EX. Una bici todo uso, para uso trail o Singletrack Trail, como les gusta decir a los miembros del staff de la marca. Pues bien, en 2013, esta emblemática bicicleta es remodelada en profundidad en varios sentidos. En primer lugar recibe un aumento de recorrido de los 120 mm actuales a los 130 mm que tendrá el próximo año. La Fuel EX es ahora una bici más capaz y agresiva en descensos. Se ha modificado la geometría también para ello y se puede montar incluso con guiacadenas gracias al ISCG, igual que pasa con las demás bicicletas de trail de la marca; Stache y RumbleFish, ambas de 120 mm pero ya de 29”, algo a lo que la Fuel EX, de momento, se resiste.

RumbleFish, ¿el futuro?

Tal y como está aconteciendo la evolución de las 29ers, no es descabellado pensar que las bicis de 120 mm de recorrido y rueda de 29” puedan hacerse con una cuota de mercado muy importante en un futuro no muy lejano. Que en no mucho tiempo sean las bicicletas ideales para todo uso. Perfectas para devorar kilómetros gracias al tamaño de sus ruedas y un sistema de suspensión eficiente a la hora de pedalear y, a la vez, una capacidad bajadora abrumadora. Así es la RumbleFish, que además en su modelo tope de gama monta una tija telescópica para poner las cosas más fáciles en los descensos más complicados. El cuadro de este modelo no recibe mejoras respecto al vigente este año; de hecho, sigue fabricándose únicamente en aluminio. Las mejoras se producen en el apartado de montajes y algunas especificaciones técnicas, como la incorporación de suspensiones FOX con tratamiento Kashima, que contribuye a la suavidad y sensibilidad de la bicicleta.

Por último, cabe reseñar que el planteamiento de estas bicicletas, ubicadas todas entre 130 y 100 mm de recorrido, provoca la eliminación del modelo TopFuel, de 26” como sabéis y que durante años era la abanderada del XC en doble suspensión. Éste es sin duda un síntoma de la evolución clara del mercado de dejar las bicis de 26” reservadas a modelos de gama media y baja.

Superfly 100. Los puntos clave

  • Nuevo cuadro full suspension, que mantiene el mismo nombre que posee la full suspension para XC 29er de 2012.
  • El nuevo cuadro Superfly 100 pesa 1.850 g con amortiguador incluido.
  • Se ha reducido un 10 % la superficie del cuadro y 513 g (22 %) de peso respecto a 2012.
  • El modelo tope de gama, el Superfly 100 Pro SL, pesa 9,7 kg (bici completa) y sin pedales.
  • Incorpora una nueva bieleta, mucho más pequeña y completamente de carbono.
  • Cableado interno y posibilidad de colocarlo en el exterior con un guiado muy discreto (Micro Truss).

Superfly. Los puntos clave

  • Bicicleta totalmente renovada respecto a su versión equivalente de este año.
  • Cuadro de tan sólo 896 g, 254 g (30 %) menos que el cuadro Superfly de 2012.
  • Bici completa en 8,7 kg (sin pedales) en el modelo tope de gama, Superfly Pro SL.
  • El cuadro ha reducido un 30 % el área de su superficie con tubos mucho más finos.
  • Anclaje de freno trasero Balanced PostMount.
  • Cableado interno.
  • Protector Carbon Armor situado en la parte inferior del tubo diagonal.
  • Roll Wrap Seattube consigue independencia entre la rigidez vertical (escasa para más confort) y lateral (alta para más rendimiento) del tubo del sillín.

¿Qué son las suspensiones con tecnología DRCV?

Exclusivo

José González y su equipo de ingenieros trabajan en el West Coast Suspension R+D Lab, en California. Se trata de un laboratorio en el que trabajan exclusivamente y a diario en el desarrollo y evolución de las suspensiones que montarán las bicicletas Trek. Este centro de investigación y desarrollo ha aportado soluciones muy prácticas para Trek, sin duda, pero una de las más interesantes ha sido y sigue siendo el DRCV (Dual Rate Control Valve), una tecnología que se aplica tanto a horquillas como a amortiguadores y que pretende proporcionar el máximo control de la bicicleta ante cualquier tipo de impacto a través de una respuesta adaptativa de las suspensiones.

¿Por qué el DRCV?

Generalmente, en bicis en las que la eficacia de pedaleo es importante, los fabricantes utilizan en el montaje amortiguadores con cámaras de aire pequeñas, con poco volumen de aire y que trabajan a grandes presiones. De esta manera consiguen un escaso movimiento del amortiguador cuando nos movemos al pedalear o recibimos pequeños impactos. Sin embargo, ante impactos medianos y grandes, el amortiguador pierde claramente rendimiento. Absorbe poco y provoca una reacción de la bicicleta que nos hace perder control sobre ella. La rueda trasera puede perder contacto con el suelo al mostrar poca capacidad de absorción. Al contrario, si usamos un amortiguador de gran volumen y generalmente bajas presiones de aire, conseguimos una gran absorción y estabilidad ante saltos e impactos grandes, pero,un excesivo movimiento del amortiguador y la bicicleta ante pequeños impactos o simplemente con el movimiento del ciclista al pedalear.

La solución

El DRCV se ha desarrollado expresamente para superar este problema de poca adaptación generalizada de las suspensiones a los diferentes tipos de impacto. Para ello se parte del concepto de utilizar en una misma suspensión, ya sea horquilla o amortiguador, dos cámaras independientes a priori, pero que en la práctica interactúan entre ellas para ofrecer siempre la mejor respuesta posible de la suspensión, independientemente del tipo de impacto recibido. Como puedes ver en las imágenes, más claramente en la del amortiguador, la suspensión cuenta con una cámara primaria y otra secundaria. Ante impactos pequeños, el amortiguador o la horquilla se comportan como cualquier otra suspensión con SAG en función de la presión de aire que usemos. A partir de compresiones superiores al 50 % de la cámara primaria, un tornillo ubicado en el interior de la primaria asciende y abre la cámara secundaria, con lo que las dos cámaras quedan conectadas. Esto hace que repentinamente aumente el volumen de la cámara primaria y por tanto, ante impactos medianos y altos, el amortiguador gane linealidad y absorción.

En la parte final de la compresión, es decir, ante impactos muy fuertes, el amortiguador se comporta igual que uno de gran volumen, de los que tienen una gran cámara de aire. Esto permite que con el DRCV tengamos un excelente control ante grandes baches y la bici tenga un excelente rendimiento en cualquier tipo de terreno.

En los mejores modelos

Lógicamente esta tecnología se aplica a los mejores modelos Trek, a las bicicletas destinadas a ofrecer el mejor rendimiento y experiencias posibles a los bikers. En 2013, Trek incorpora el DRCV en horquillas y amortiguadores FOX que monten las versiones más representativas de RumbleFish y Fuel EX, como bicis que mayores necesidades tienen en adaptar el comportamiento de sus suspensiones a los diferentes terrenos.

Stache. Los puntos clave

  • Nuevo cuadro hardtail para rueda de 29” y uso Singletrack Trail, según denominación de Trek, versátil para rodar con él por casi cualquier parte.
  • La rueda de 29” permite pasar mejor por zonas abruptas, aun tratándose de una bici rígida.
  • Disponible únicamente en aluminio.
  • Anclaje para pinza de freno PostMount.
  • ISCG 05 en la caja de pedalier, apto por tanto para montar guiacadenas.
  • Caja de pedalier para sistema Pres-Fit BB.
  • Puntera del cuadro cerrada y en una sola pieza con eje pasante, convertible, de 12 mm.
  • Geometría G2 para mayor manejabilidad de la bicicleta; más precisión a bajas velocidades y más estabilidad a alta velocidad.
  • Pose cableado interno y guiado del cable para tija telescópica por debajo del tubo horizontal.

RumbleFish. Los puntos clave

  • Cuadro prácticamente inalterable respecto a 2012. Bici de 120 mm de recorrido y 29” para Singletrack Trail.
  • Incorpora la tecnología CTD en horquilla y amortiguador (FOX) en los modelos tope de gama.
  • La incorporación de horquilla FOX con tratamiento Kashima es también una mejora de cara a 2013.
  • Geometría G2 específica para 29ers y exclusiva de Trek.
  • Sistema ABP para independizar frenada de sensibilidad de la suspensión trasera y una frenada también más suave.
  • Sólo disponible en cuadros de aluminio.

Fuel EX. Los puntos clave

  • Cuadro remodelado partiendo de la Fuel EX de 2012.
  • Se amplía el recorrido de 120 a 130 mm, gana por tanto en versatilidad y capacidad en descensos, más agresiva.
  • Cuadro compatible con guiacadenas gracias al ISCG de la caja de pedalier.
  • Se ha bajado la caja de pedalier respecto al suelo.
  • Las vainas son más cortas.
  • El Stand Over se ha optimizado de manera que ahora la Fuel EX tiene más slooping.
  • Se ha variado el punto de giro de la bieleta para optimizar el funcionamiento de la suspensión trasera, más sensible.

Galería de fotos

Fotos: Sterling Lorence

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.