Tenemos aún grabadas en nuestra retina aquellas míticas fotos de Tinker con sus rastas al viento. Anuncios de Cannondale de los años noventa en la revista en los que aparecía volando sobre sus cuadros Caad equipados con la entonces innovadora suspensión Fatty.

Tinker Juarez es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes iconos de nuestro deporte, además de un portento de la naturaleza que sigue en activo en el Cannondale Team. Tinker representa un pasado de éxito, asociado principalmente a Cannondale, en la que probablemente fue la época más gloriosa de las pruebas de la Copa del Mundo.

En aquella época, los cuadros de aluminio sobredimensionados y las horquillas de suspensión HeadShock de las bicicletas del equipo de competición de Cannondale eran tan innovadores y radicales como la nueva F-Si y la horquilla Lefty Ocho de hoy en día.

Ofrecían verdaderas ventajas de rendimiento, haciendo de Cannondale la bicicleta que batir. Siempre lo decimos, lo lleva en los genes. Cannondale parece conservar en perfecto equilibrio esa esencia como marca de culto y a su vez de corte generalista.

Es su gran valor, desmarcarse de las líneas trazadas y crear tu propio camino. Lo hacía en los noventa y lo ha vuelto a hacer con la F-Si en 2018 con su revolucionaria horquilla Ocho. Si las Cannondale de XC son diferentes, no es porque sus corredores lleven baggies o lideren el ranking por equipos de la Copa del Mundo, es porque montan una horquilla monobrazo de una sola pletina.

Conduciendo nostalgia

El propio Peter Vallance, director global de Producto de Cannondale, afirma: “Estos cuadros homenaje son básicamente un regalo al niño de 15 años que llevo dentro. Una oda al pasado en toda regla.

Si echamos un ojo a la definición de nostalgia (del griego clásico nóstos ‘regreso al hogar’ y álgos ‘dolo’), es descrita como un sentimiento de anhelo por un momento, situación o acontecimiento pasado.

La nostalgia es referida comúnmente a un sentimiento que cualquier persona puede atravesar en cualquier etapa biológica. Una especie de sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido o vivido en una etapa y ahora no se tiene, está extinto o ha cambiado.

Pues bien, esta F-Si dispara a lo más profundo de los bikers de pasado y pedigrí. A esa generación de cuarenta y tantos en adelante que llevan el MTB en la sangre. Cannondelistas en vena y viejos amantes del MTB, a los que esos colores les traen tan buenos recuerdos que caerían en la tentación de hacerse con uno de estos cuadros solo para colgarlos en la pared a modo de memorándum.

Como un tesoro. Como objeto de veneración donde rendir culto. Una bici que nos recuerda de dónde venimos y hasta dónde hemos sido capaces de llegar.

Montaje con guiños retro

Cannondale solo comercializa el kit de cuadro F-Si en la versión de carbono para 29” (no en 27,5 para la talla XS) y horquilla Lefty Ocho de carbono con bloqueo mecánico. No ofrece, al menos de momento, la bici completa.

Esta bici que hemos probado es una bici cedida por Cannondale a la que de manera muy acertada la han montado con merecimiento y guiños al pasado.

El más evidente son sus neumáticos, unos Onza Canis de 2,25” con los no menos míticos flancos tipo skinwall (cuando todas las F-Si montan Schwalbe).

Otro guiño evidente y siguiendo con las ruedas son las llantas Hollowgram, paradigma de la filosofía de diseñar conjuntamente cuadros y componentes es la clave para alcanzar un mayor nivel de rendimiento.Siempre decimos que echamos de menos las bielas Hollowgram. En este caso vienen montadas con unas Truvatuv Stylo de carbono.

Todavía más guiños al pasado con la decisión de incluir el cambio de SRAM X01 tipo grip-shift como aquel entonces. El mítico puño giratorio en detrimento del modelo pulsador tipo Trigger.

Y no sabemos si intencionadamente o no, han montado una potencia larga. Prácticamente como en aquel entonces. En vez de montar una potencia de 70 mm, que es la mediad estandarizada por Cannondale en las nuevas F-Si de talla M, han incluido una potencia Enve de carbono de 100 mm.

¿Cuánto vale esta bici? Para que os hagáis una idea, este montaje guarda bastantes similitudes con la F-Si Carbon 1, así que, para que sirva de referencia, creemos que debe rondar los 6.999 euros.

En marcha

Ir a lomos de esta bici es sinónimo de recibir piropos entre los más entendidos. Tiene la virtud de dibujar una sonrisa (acompañada en muchos casos por un taco).

Durante los primeros kilómetros, después de fotografiarla en nuestro estudio, nos percatamos de que la horquilla expuesta a la luz de sol, pues bajo la luz artificial nos pasó desapercibido, se aprecia un tono diferente de color un punto más magenta o rosado que desentona, nunca mejor dicho, con el rojo Viper perfectamente reproducido del cuadro.

No es un aspecto crítico. Podéis ver en las fotos que cuesta apreciar el cambio de tono, pero sí merece la pena que los sepáis. A la luz del día y en primer plano en directo la diferencia es palpable. Imaginamos que por el tipo de material o porosidad ha reaccionado de distinta manera en la horquilla que en el cuadro aun imprimando el mismo color en ambos casos.

Dicho esto, la horquilla marca el comportamiento de la F-Si. La Faty de Cannondale ya quedó relegada por el paso del tiempo y la espectacular Ocho. Aunque el guiño hubiera sido muy cachondo, preferimos el rendimiento espectacular de la revolucionaria octava generación de la suspensión más famosa del XC.

La Lefty Ocho funciona con la misma sensibilidad de siempre a cambio de algo menos de rigidez estructural (muy en la línea de los nuevos cánones de horquillas tope de gama para XC). La Ocho se caracteriza por ofrecer un comportamiento lineal y predecible sintiéndose suave durante todo el recorrido y sin acusar las torsiones. Es una de sus grandes cualidades.

Se muestra sensible y pegada al suelo en todo momento. Cuando la bloqueamos es firme, totalmente firme, lo que en las subidas más tendidas convierte la F-Si en una bici superrápida.

El único pero que encontramos es el mando de bloqueo remoto de FOX. Es mecánico, lo que facilita el mantenimiento, pero preferiríamos un mando hidráulico con el pulsador de aluminio con un buen mecanizado. Esta suspensión y rango de precio bien lo merece.

Sensaciones sensacionales

Valga la redundancia. Los poco más de 9,5 kg en orden de marcha lo hacen todo más fácil. Todo fluye. La bici responde a la más pequeña insinuación.

En lo que a geometría se refiere, el cuadro de la nueva F-Si se caracteriza por tener un reach bastante generoso. El triángulo delantero de la bici es largo, con lo que habríamos preferido una potencia de 70 mm y no la de 100 mm que incluye este montaje.

70 mm de potencia es la medida que equiparía de serie una F-Si, una medida que conjuga mejor con la longitud del cuadro y que potencia el manejo.

Por otro lado, si como es el caso, os montáis la bici de vuestros sueños de juventud, tened en cuenta que si optamos por elegir el cambio Grip-Shift, condiciona la elección de los puños, siendo estos un poco más gruesos de lo habitual, algo que puede ser molesto para los usuarios de manos más pequeñas o para los que les gusta un tacto muy directo con el manillar. En todo caso, para gustos, colores.

El Volvo-Cannondale irrumpió en el MTB en el año 1994 bajo la tutela de Charlie Lievermore y de la mano del gigante automovilístico sueco Volvo, la primera vez que se contaba con un patrocinador principal que no fuera del sector.

Ello supuso un antes y un después. Adiós a los equipos de infraestructuras precarias. El VolvoCannondale representa la llegada del primer gran equipo con infraestructura internacional tal y como lo entendemos hoy en día, es decir, con su motorhome (mítico camión rojo y amarillo), equipo mecánico y asistentes.

Dominadores en los 90

Durante sus ochos años de existencia, el equipo Cannondale se impuso en innumerables pruebas, entre ellas 11 Campeonatos del Mundo, 17 títulos de Copa del Mundo, 16 Campeonatos Nacionales, 33 victorias NORBA, dos medallas olímpicas (plata y bronce) y dos medallas de oro en los Juegos Panamericanos.

El equipo también subió al podio en numerosas ocasiones, incluidas 184 pruebas de la Copa del Mundo, 35 en la serie Copa del Mundo, 21 Campeonatos Mundiales y 84 etapas NORBA.

Por el equipo de Cannondale pasaron figuras como Alison Sydor, Anne-Caroline Chausson, Brian Lopes, Cadel Evans, Cedric Gracia, Christoph Sauser, David Vázquez, Myles Rockwell, Oscar Saiz o Tinker Juarez, el único de los integrantes que permaneció en el equipo desde su fundación en el 94 hasta su desaparición a finales de 2002.

Ficha técnica

General

Bici: Cannondale F-Si Edición Especial

Precio: 3.999 euros (kit cuadro)

Peso: 9,184 kg

Cuadro

Material: Hi-MOD BallisTec Carbon

Tallas: S, M, L y XL

Garantía: Vitalicia previo registro

Transmisión

Pedalier: Truvativ Eagle Stylo Carbon, 34 dientes, Ai Custom, de 175mm

Casete: SRAM XG-1295, X01 Eagle, 10-50, 12 velocidades

Cadena: SRAM XX1 Eagle, 12 velocidades

Mandos de cambio: SRAM XX1 Eagle, 12 vel. Grip Schift

Cambio: SRAM XX1 Eagle de 12 velocidades

Ruedas

Llantas: Hollowtech de carbono, ambas de 28 radios, tubeless ready y ancho interno de 25 mm

Bujes: Lefty 60 delantero,12×148 trasero

Componentes

Neumáticos: Onza Canis Skinwall 29,2,25”

Frenos: SRAM Level Ultimate

Discos: SRAM de 160/160mm centerline

Manillar: Enve Sweep plano, carbono, 31,8/760 mm/8º

Potencia: Enve de carbono, 1-1/8”, 31,8, 7º, 100 mm

Dirección: Integrada, 1-1/8 – 1,5”, rodamientos sellados

Tija de sillín: Cannondale C1 de carbono, 27,2 x 400 mm

Sillín: Fabric con raíles de carbono

Más información

Contacto: Cannondale España, info@cyclingsportsgroup.com

Website:  www.cannondale.com

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos de estudio: Jesús Andrés Fernández // Fotos de acción: Sebas Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.