Como un rayo

El mismo triángulo trasero es el que, junto al amortiguador, nos ayuda, estamos convencidos, a que la bici pedalee de manera firme y sin apenas titubeos cuando quieres ir a buen ritmo. La eficiencia con las presiones de amortiguador adecuadas es muy buena. En senderos algo técnicos en los que estás obligado a pedalear con el amortiguador abierto, el vaivén de la parte trasera de la bici si bien existe, es muy poco perceptible en marcha, teniendo en todo momento sensación de avance y de aprovechamiento del golpe de pedal. Otro nivel es ya cuando en una pista o en asfalto bloqueas ambas suspensiones. En ese caso, la Habit se convierte en una especie de bici de trail-XC que corre como un misil gracias también a una rigidez lateral de la parte trasera, muy por encima de la media. En definitiva, la bici aporta un equilibrio prácticamente perfecto en sensibilidad y firmeza al pedalear, sin llegar a ser, por ejemplo, una plataforma con válvula de inercia.

0006 MG 7542
Geometría trail

Junto al diámetro de 27,5 en las ruedas y el triángulo trasero, la geometría es el tercer aspecto que ayuda a que la Habit sea una bici trail con una orientación hacia un uso divertido pero sin restar rendimiento. En este sentido, la bici es genial si te gustan las geometrías con potencia corta y manillar ancho, es decir, de las que permiten jugar con la dirección y la rueda delantera a tu antojo. Con esta configuración, potencia de 60 mm y manillar de 760 mm, colocar la rueda delantera donde quieras resulta un juego de niños, incluso en situaciones complicadas.

Mientras que el ángulo del tubo de sillín es de 74° y, por tanto, te proporciona una posición ideal para pedalear sobre el pedalier casi igual que lo haces en una bici de XC, hay que tener en cuenta que estos 74° son medidos sin contemplar el hundimiento producido por el SAG y el ángulo de la dirección de 68°, con lanzamiento generoso, aporta control en los descensos más empinados y te ahorra sobresaltos en las bajadas.

¿Medidas perfectas?

Sobre geometrías no hay nada definitivo escrito, afortunadamente, pero sí que hay unas ciertas referencias que se adecuan a la conducción de cada tipo de bici. En el caso de la Habit, nos gusta esta combinación que ha configurado Cannondale y que va en línea de lo que muchos fabricantes están utilizando en sus nuevas bicis de 120 a 140 mm. Creemos que el usuario de estos rangos de recorrido busca rendimiento, capacidad de rodar para hacer rutas, evidentemente, pero no por ello debe renunciar a una bici divertida, manejable y con la que obtenga sus dosis de adrenalina bajando.

La Habit es capaz de ello gracias a su geometría, ruedas de 27,5 y configuración de las suspensiones y triángulo trasero que permite pedalear con eficacia y avanzar rápido, mientras que es sensible y capaz bajando, como hemos dicho anteriormente. Si a esto le añadimos que puedes acceder a uno de los modelos tope de gama, como este Carbon 1 de test, el efecto de agilidad se verá multiplicado por la ya tradicional apuesta de Cannondale por bicis ultraligeras. Nuestra unidad de pruebas pesa 11,8 kg en talla L.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This