PRUEBA: Cannondale Slate Ultegra

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Una bici total, capaz de reinventarse en cada curva. No es una especialista en nada, pero parece no tener límites. Así es la nueva Cannondale Slate.

Desde sus inicios, Cannondale siempre ha sido una marca con carácter innovador a la que no le ha dado miedo sacar al mercado productos que se desmarcaran del resto de los fabricantes. Aún recuerdo cómo a principios de los años noventa, cuando la mayoría de las bicicletas estaban fabricadas utilizando tubos de
un fino acero o aluminio con un grosor contenido, las Cannondale se destacaban por su tubo diagonal sobredimensionado, que absorbía mejor los impactos. Una característica que, por cierto, con los años se convirtió en muy común y adaptaron la mayoría de las marcas. Más tarde, y ahora os estoy hablando de carretera, llamaban la atención en el pelotón profesional las flamantes CAAD rojas del equipo Saeco de Cipollini, el Rey León, que incluso 
para pruebas con el terreno destrozado
o adoquines salvajes como la París- Roubaix, se atrevieron añadiendo una suspensión delantera Head Shock de 15 mm de recorrido, rompiendo esquemas en el pelotón profesional y dotándola
de un plus de confort y confianza.

Una bici tan novedosa como inclasificable. No es ni una bici de ciclocross, ni de gravel, ni de carretera ni de MTB.

Fuera de asfalto

Con cierta similitud con aquella mítica bici, pero cerca también de lo que es una mountain bike concebida para pistas sin demasiadas trabas, ha nacido la Cannondale Slate; una bici con un novedoso diseño para todo uso todavía sin clasificar (no es de ciclocross, ni de gravel), que abre un nuevo segmento en un mercado cada vez más especializado. Y es que si hace tiempo no nos quedaba otra que apañarnos más o menos para todo con una bicicleta de carretera o una de montaña, hoy en día las marcas no paran de ofrecernos soluciones para poder pedalear mejor o rendir al máximo según nuestras necesidades.

En nuestras manos

Después de haber visto los vídeos de presentación a mediados del año pasado, cuando aparecían dos bicis con un diseño muy particular en paralelo con un par de ciclistas con aspecto de pro picándose por carreteras, pistas e incluso atreviéndose con algún obstáculo, no dudamos en hablar con el departamento europeo de Cannondale para que nos reservaran una de las primeras unidades para poder probarla a fondo e intentar descifrar un nuevo concepto de bicicleta que, aunque en la web de
la marca esté ubicada en la sección de carretera, mientras ha estado en nuestras manos ha pisado tierra y asfalto a partes iguales.

Hacía algunos meses, el director de la revista Solo Bici me envió unos enlaces en los que se podían ver imágenes en movimiento de la nueva apuesta de Cannondale; la Slate. Conociendo mi debilidad por la carretera, sabía que estaría encantado de poder exprimir este nuevo concepto de bicicleta.

Cuadro muy particular

La Slate tiene formas y componentes que
la hacen difícil de clasificar. El cuadro está construido en aluminio y adopta la tecnología SAVE Plus en vainas y tubo vertical,
utilizado en la Synapse de carretera, que
la hace confortable y la dota de tracción.
 De medidas, a pesar de tener una posición relajada en la parte delantera con una pipa generosa, el tubo horizontal contenido, más cerca de una bici de carretera que de monte, y las vainas muy cortas, hace que la bici sea reactiva y divertida en las zonas reviradas. La rigidez lateral es enorme,
con caja de pedalier BB30 y eje pasante trasero ya característico en las mountain bike. Los acabados son fabulosos, con una pintura sobria y resistente, y con todo el cableado interno tanto por el tubo diagonal como por las vainas e incluso anclajes para poder colocar un guardabarros trasero.

Se desenvuelve mejor por la carretera y en puertos con pendientes moderadas, exige tener un buena capacidad física.

Lefty Oliver

Más allá del cuadro, si hay algo que llama la atención sobre el resto, es la convivencia de la horquilla Lefty con un manillar de carretera. Una horquilla de carbono idéntica a la que viene montada en las Scalpel pero con
 30 mm de recorrido, más que suficientes para afrontar con comodidad tramos con superficies irregulares. El bloqueo no
 es remoto, pero tampoco es un detalle importante, ya que solamente hemos dejado la horquilla fija en los tramos de asfalto.

Ruedas 650B

Otra particularidad son las ruedas de diámetro 650B, conocidas en mountain bike como 27,5”. Puede parecer que es una medida pequeña para una bicicleta a priori rodadora, pero con unas cubiertas de 42 mm se consigue un tamaño similar a una bici de carretera, con una inercia suficiente para rodar a velocidades altas en terrenos favorables. Pero precisamente los neumáticos son uno de los puntos débiles cuando queremos adentrarnos por caminos de tierra o gravilla, y es que la ausencia de dibujo ha hecho que perdamos agarre cuando hemos querido apurar.

El resto

El funcionamiento y el nivel del resto de los componentes es bueno, aunque nos cuesta entender el porqué han decidido colocar un desarrollo tan duro, que a pesar de ser 2x11v, no facilita las cosas a la hora de afrontar subidas, sobre todo fuera de asfalto.

Con estilo y para todo

Sin destacar en nada sobre el resto, pero con la seguridad de poder avanzar con comodidad en casi todos los terrenos, es una buena opción para usuarios que quieren una bici de nivel y con mucha personalidad para disfrutar sin prisas de cualquier camino. Y es que para hacer lo mismo sin agonías, necesitaríamos mínimo tres bicicletas diferentes.

¿Para quién es?

No es una bici específica de carretera, ni de gravel, ni de ciudad, ni tampoco una bici de montaña. Es un nuevo concepto de bicicleta para todo uso y con mucho estilo que se desenvuelve con soltura en todos los terrenos, exceptuando zonas pedregosas o grandes escalones.

A favor

Polivalencia
Estética innovadora

En contra

Neumáticos completamente lisos
Desarrollos muy duros

Ropa

Gafas – Shimano S60X – 89,95€

Casco – Cannondale – 69,90 euros

Maillot – Sugoi Lumberjack Jersey – 69,90 euros

Zapatillas – Shimano RP5 – 119,00€

Culote – Sugoi RSX Bib liner – 109,90 euros

Calcetines – Sugoi RSR 1/4 – 14,90 euros

FICHA TÉCNICA KTM Revelator Sky Blue:

Precio 3.499 euros
Peso 9,700 kg (sin pedales)
Recorrido 30 mm
Cuadro Aluminio Smartformed 6069
Tallas S, M, L, XL
Garantía de por vida
Horquilla Cannondale Lefty Oliver Carbon, 30 mm de recorrido
Pedalier Cannondale HollowGram Si / 52/36 / Bielas 172,5 mm
Casete Shimano 105 / 11-28 11v
Cadena Shimano HG700 / 11v
Mandos de cambio Shimano R685 2x11v
Cambio Shimano Ultegra 11v RUEDAS
Llantas Cannondale Slate Disc 650B aluminio, 28 radios
Bujes Cannondale Lefty 50 delantero y Formula trasero 142×12 mm
Neumáticos Cannondale Slate TR by Panaracer 650x42c delante y detrás
Frenos Shimano BR-RS785
Discos Shimano XT 160 mm delantero y 140 mm trasero
Manillar Cannondale C2 Compact aluminio / 440 mm
Potencia Cannondale C1 aluminio / 100 mm
Dirección Tange Seiki Head Shock Integrated
Tija de sillín Cannondale C1 aluminio / 27.2 mm / 350 mm
Sillín Fabric Scoop Radius Race, raíles de titanio
Website www.cannondale.com

Geometría

Talla MD
Ángulo de dirección (D) 71,5º
Tubo dirección (M) 134 mm
Tubo horizontal (A) 545 mm
Distancia entre ejes (H) 996 mm
Tubo del sillin (B) 454 mm
Ángulo tubo del sillín (C) 74º
Vainas (E) 405 mm
Reach (O) 385 mm

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This