Prueba: Cannondale Topstone Neo SL 1, la e-gravel todo en uno
PUBLICIDAD

Prueba: Cannondale Topstone Neo SL 1, la e-gravel todo en uno

Probamos una de las bicicletas más versátiles y prácticas de Cannondale, la Topstone Neo SL 1. Una gravel eléctrica de aluminio y factura sencilla, pero cargada de tecnología para un uso polivalente asfalto-tierra difícil de igualar.

Fotos: Israel Gardyn

Las bicicletas eléctricas han llegado al mercado para dar una alternativa de movilidad a muchos más usuarios, hacer más accesible este deporte universal. Personas que no tengan tiempo suficiente para entrenar, o simplemente como alternativa (segunda bici) para ciclistas con experiencia y nivel, que quieran relajarse o divertirse como vía de escape.

Para todos estos colectivos puede valer la bicicleta que hemos probado en estas últimas semanas. La Cannondale Topstone NEO SL 1 es una pura gravel norteamericana para perderse en el campo o en carreteras aisladas, que además cuenta con la ayuda extra de la asistencia eléctrica para proporcionar grandes momentos de pedaleo, al quitar de la ecuación el factor del sufrimiento y la fatiga.

Cannondale Topstone Neo SL 1: asistencia eléctrica

Motor de buje trasero Mahle ebikemotion X35+ de 250 W.

No obstante, el empuje del motor de buje trasero Mahle Ebikemotion X35+ de 250 W es el justo, por lo que hay que pedalear y te garantizamos que acabarás sudando si te planteas una ruta más o menos seria. El sistema de asistencia está perfectamente integrado en la bicicleta. El motor de buje, aunque sencillo, permite que se pueda diseñar una caja de pedalier y uniones entre los tubos, como los de una bicicleta convencional.

Por otro lado, la batería ultracompacta X35, también firmada por Mahle, se integra a la perfección en el tubo diagonal, permitiendo adelgazar el grosor del tubo bastante más que el del modelo Topstone Neo Carbon.

El nivel de carga de la batería se ve en el anillo LED del botón de encendido (verde, naranja y rojo, de más a menos carga).

Pero este tamaño reducido tiene como contrapartida una menor capacidad (250 Wh) y autonomía limitada. La marca lo cifra en 75 km. Pero nosotros pudimos completar dos salidas de 40 km sin hacer ninguna recarga, por lo que puede superar esa autonomía aproximada si rodamos la mayor parte del tiempo en el modo eco (tiene otros dos modos). No obstante, si acabas quedándote sin batería, el pedaleo sin motor se hace bastante cómodo, especialmente si es sobre asfalto, a pesar de sus 14,01 kg de peso (en talla S).

Cannondale Topstone Neo SL
Punto de carga de la batería, al que también se puede enchufar un extensor de batería. Una recarga se completa en aprox. 2 horas y media.

Montaje

Lo más destacado del montaje, más allá del motor y la batería integrada, es el grupo de transmisión Shimano GRX. En esta Cannondale Topstone Neo SL 1 monta el desarrollo monoplato 1×11, con plato de 40 dientes y cassette del grupo de MTB SLX de rango 11-42. A la hora de rodar por el llano y en terreno favorable, en asfalto o tierra fina, esta combinación puede quedarse algo corta para alguien que salga a entrenar habitualmente con una convencional.

Pero suponemos que el carácter versátil y polivalente que quiere ofrecer esta bici buscará también a todos aquellos ciclistas no tan acostumbrados a salir o que sólo lo hagan en ocasiones especiales o para viajar. De lo que no hay duda es de la elección del Shimano GRX para esta bicicleta, un auténtico grupo de gravel para una auténtica gravel. Destacamos sobre todo el tacto y agarre de las manetas sobredimensionadas, que nos ayudaron bastante en el manejo de la bicicleta en las zonas más técnicas del test.

Frenos

Manetas ergonómicas para gravel del Shimano GRX, con mayor superficie de apoyo y palanca de freno antideslizamiento.

Los frenos de disco ofrecen la progresividad y eficacia típicas de Shimano, con el añadido de que la palanca de freno es ergonómica, con superficie curva, lo que nos permite agarrar mejor la pieza a la hora de frenar, en medio de superficies bacheadas o irregulares. No hemos tenido problemas de adherencia o miedo a que se nos resbalase el dedo, gracias a este detalle de diseño.

Neumáticos

Cubiertas de 42 mm de ancho, con banda de rodadura ligera y muy rodadora.

En el importante capítulo de las cubiertas (no nos olvidemos que es una gravel) la elección ha sido acertada, con unas WTB Resolute específicas para gravel técnico, con 42 mm de grosor (700 de diámetro) y banda de rodadura ligera, para adaptarse a cualquier condición y válidas para todo el año. No las inflamos a gran presión (2.6 bar detrás y 2.2 delante) porque íbamos a «torturar» un poco a la bici en algún que otro sendero técnico.

Si sólo vas a llanear o a rodar por pista, la presión deberá acercarse o superar los 3 bares.

En marcha

La geometría es equilibrada, con una altura al suelo reducida (28,4 cm) y dirección ligeramente lanzada (69,5º en talla S).

Elegimos recorridos mixtos con todo tipo de superficies para poner a prueba a la Cannondale Topstone Neo SL. Desde asfalto bacheado o agrietado hasta alguna trialera técnica en en pendiente con rocas. Intuimos antes de montar en ella que podría con algún que otro descenso de MTB. Y no nos equivocamos.

Encendemos la asistencia eléctrica en el botón integrado en la parte delantera del tubo superior, al lado de la potencia. En terreno llano, sea cual sea el firme, la bici es cómoda y ágil, más allá de la ayuda del motor, que recordamos es muy natural y adaptada al pedaleo del ciclista. Además, tenemos superficie de contacto extra en el manillar, gracias a las manetas ergonómicas para gravel del Shimano GRX.

Por otro lado, el sillín que probamos en el montaje de la bici de test no es el que se anuncia para el modelo de serie. El primero es un Fabric Scoop Sport, mientras que el de serie es un Fizik Aliante Delta.

Absorbente en senderos y trialeras

La combinación cubiertas anchas y horquilla de carbono nos proporcionan un extra de absorción.

Al llegar a los senderos más técnicos, más propios de Cross Country que de Gravel, necesitamos incrementar el modo de asistencia y pulsamos el botón de encendido iWoc One del sistema Mahle para cambiar de modo. En teoría el propio botón nos indica mediante el led de color el modo de asistencia en el que estamos. Pero tenemos que fijarnos bien porque la diferencia entre uno u otro modo de asistencia apenas se nota sobre la marcha.

Esta escasa diferencia de potencia entre los modos nos confundió en algunos momentos de la ruta, ralentizando nuestro ritmo. No obstante, una vez aumentas la potencia y empiezas a subir por cuestas empedradas, con terreno seco y suelto, la bicicleta, y sus ruedas, absorben más impactos de lo que pensábamos.

El cuadro tiene instalados varios tornillos para anclar un portabidón o soporte para una batería extra, portaequipajes, etc.

La horquilla de carbono es efectiva en estas situaciones. Aparte de aligerar el peso, hace un esfuerzo extra por mitigar las vibraciones, aunque es inevitable que las palmas de nuestras manos acaben sufriendo un poco. También las cubiertas de 42 mm y una presión baja ayudan. Cannondale nos ofreció la bici con las cubiertas tubelizadas y pensamos que es casi una obligación hacerlas Tubeless si te vas a rodar por senderos o trialeras de dificultad moderada con la Topstone Neo SL.

¿Segunda opción o bicicleta titular?

Pedaleo y manejo de la bici son muy naturales. Las sensaciones son muy próximas a las de una bici convencional.

En estos tramos la bici es pura adrenalina y exige unas buenas dotes técnicas. La e-Gravel de Cannondale se convierte en una bici divertida, con la que incluso puedes entrenar el manejo de la bici de carretera, si sales habitualmente con una convencional. Puede incluso convertirse en tu bici de post o pretemporada, con la que hacer rutas de ciclocross, entrenar la técnica o incluso rodar suave para llevar a rajatabla los periodos de descanso activo.

Pero, por otro lado, su sistema de asistencia al pedaleo natural, de fácil manejo y mantenimiento, su postura equilibrada, absorción del cuadro y ligereza, hacen de esta Cannondale Topstone Neo SL 1 una bicicleta de todo uso para cualquier tipo de ciclista, sin importar su nivel. Por su carácter multisuperficie, puede servir incluso para moverte por la ciudad o incluso ir al trabajo, además de poder instalar un portaequipajes para llevar bolsas u otro tipo de objetos.

LO MEJOR 

· Asistencia eléctrica natural y suave.

· Comportamiento de los neumáticos.

LO PEOR 

· El LED del sistema de asistencia no muestra el cambio del modo de manera intuitiva.

· Autonomía limitada, un hándicap para rutas largas o viajes.

Ficha técnica

Cuadro

Material: aluminio SmartForm C2, horquilla de carbono

Tallas: SM, MD, LG, XL

Colores: 1 (verde Agave)

Peso: 14.01 kg (talla S sin pedales)

Motorización

Motor: Mahle ebikemotion X35+ 250 W

Batería: Mahle ebikemotion X35 25o Wh

Display: Mahle iWOC One integrated controller

Cargador: Mahle ebikemotion X35

Transmisión y frenos

Pulsador: Shimano GRX

Bielas: Shimano GRX 600 1×11 // Plato 40T

Cambio: Shimano GRX 812, Shadow RD+

Frenos: Shimano GRX Hydraulic Disc // 160 mm

Cadena: ShimanoHG601 11v

Cassette: Shimano SLX 11v 11-42.

Ruedas

Llantas: Cannondale Disc Al. doble pared Tubeless Ready

Neumáticos: WTB Resolute TCS, 700x42c Tubeless Ready

Periféricos

Manillar: Cannondale 3 Al. 6061

Puños: Cannondale Bar Tape 3,5 mm

Potencia: Cannondale 3 6061 Al 7º

Tija: Promax SP-2032 Al 27,2 mm

Sillín: Fabric Scoop Sport (el modelo de serie lleva el Fizik Aliante Delta).

Precio: 3.399 €.

Más información: www.cannondale.com

Deja un comentario