Prueba: Canyon Precede:ON AL, versatilidad urbana para más ciclistas
Fotos: Israel Gardyn

Prueba: Canyon Precede:ON AL, versatilidad urbana para más ciclistas

La e-bike urbana más vanguardista del mercado se ha actualizado con la llegada de una versión con cuadro de aluminio para llegar a un mayor espectro de ciclistas. Probamos a fondo la nueva Canyon Precede:ON AL y te contamos nuestras conclusiones.

PUBLICIDAD Content_1

En 2020, Canyon sorprendió en todo el ámbito de la movilidad urbano presentando su nueva bicicleta eléctrica, la inédita Precede:ON. Un espectacular cuadro de fibra de carbono que llamaba la atención gracias a su diseño con múltiples soluciones de integración y su estética futurista. De hecho, en 2021 recibió el prestigioso galardón Red Dot Design.

Dos años después, la firma alemana ha decidido aumentar el espectro de usuarios que pueda hacerse con las virtudes de esta bicicleta rebajando notablemente su precio de entrada. ¿Cómo? Estrenando un nuevo marco de aluminio y realizando varios ajustes en su diseño y montaje. Hace sólo unos días se presentaba la nueva Canyon Precede:ON AL y nosotros ya la hemos podido probar en múltiples contextos para desgranarla por completo.

Canyon Precede:ON AL de perfil

Cabe destacar, en primer lugar, que la Canyon Precede:ON AL no es simplemente una e-bike urbana. Posee una marcada personalidad propia, algo, por otro lado, necesario, puesto que debe diferenciarse del resto de propuestas de movilidad urbana de pedaleo asistido que conviven en el catálogo de Canyon. Así, mientras la Roadlite:ON apuesta por la ligereza y agilidad con un perfil más deportivo y la Commuter:ON aboga por la sencillez en trayectos cortos, la nueva Canyon Precede:ON AL (y también la versión CF) representa una visión más completa, potente y autónoma de lo que catalogamos como e-bike urbana.

PUBLICIDAD Content_2

Aluminio minimalista

Desde Canyon no ocultan que han concebido esta bicicleta como un sustituto del coche, y es por ello que está preparada para cumplir múltiples funciones en la ciudad. Desde desplazamientos diarios hasta capacidad de carga, la Canyon Precede:ON AL ofrece una experiencia urbana ilimitada. De hecho, nosotros la hemos sacado de su contexto en ciudad con magníficos resultados.

Comencemos deteniéndonos en el cuadro. Está facturado íntegramente en aluminio, algo perceptible a primera vista debido a las llamativas marcas de soldaduras en la unión entre tubos. La horquilla, en cambio, sí recurre a la fibra de carbono como material de fabricación.

Cuadro Canyon Precede:ON AL

En cuanto a su diseño, es digno de mención que Canyon ofrece la Canyon Precede:ON AL con dos variantes en cualquiera de sus montajes: con tubo horizontal alto (Step Over) o sin él, es decir, versión Step Through. Como puedes ver en las imágenes, nosotros hemos probado ésta última opción y lo hemos hecho de forma voluntaria. A pesar de que el diseño con tubo superior es más deportivo, nuestra preferencia en una bicicleta de uso urbano múltiple tiende a ser el diseño ST debido a la mayor comodidad y practicidad en el día a día. Nos negamos, pues, a referirnos a este diseño como una bicicleta de mujer. Son dos opciones, ambas con argumentos a favor y en contra que Canyon nos permite escoger en cualquiera de sus opciones de precio.

PUBLICIDAD Content_3

Manillar Canyon Precede:ON AL

Además, la Canyon Precede:ON AL conserva buena parte de las líneas vanguardistas e integradas que sorprendieron con la versión de carbono, una demostración de minimalismo y elegancia. No obstante, hay que reseñar que algunos elementos de integración no han ‘sobrevivido’ al cambio de material. La unión entre vainas y tirantes no es tan limpia y reforzada en la versión de aluminio y, especialmente, se ha perdido la llamativa integración de la potencia en la pipa de la dirección que presentaba la versión de carbono. En su lugar, no obstante, encontramos el nuevo combo de manillar y potencia integrados Canyon CP23 Cockpit fabricado en aluminio.

El cuadro, además, posee varios puntos de anclaje para colocar portabultos y diferentes opciones de carga. De hecho, la bicicleta equipa de serie un portabultos trasero de tipo rack, con un peso de carga máximo de 25 kilos. Es compatible con las alforjas Ortlieb 3.1 QL y con un rack frontal de 5 kg de carga. Como curiosidad, el peso máximo que soporta la bicicleta, incluyendo la suma de ciclista + bici + equipamiento es de 140 kg.

Unidad motriz: motor y batería

El lanzamiento de la Precede:ON sentó un precedente en la marca (perdón por el pobre juego de palabras) al instalar una unidad motriz Bosch, en lugar de la habitual colaboración con Shimano. Y la Canyon Precede:ON AL mantiene esta apuesta, aunque con importantes matices. El montaje de primer precio monta un motor Bosch Active Line Plus con un par motor de 50 Nm, mientras que el resto de la gama, incluyendo la Precede:ON 7 ST que hemos probado, opta por el Bosch Performance Line de tercera generación y 65 Nm de torque. Recordemos que la versión de carbono monta el mismo motor pero en su última generación, la cuarta, con una potencia superior de 85 Nm.

En la batería sí se repite la misma fórmula, concediendo una capacidad de 500 Wh entre las tallas XS y M y 625 Wh a las tallas L y XL. La particularidad está en que el modelo Step Over está disponible de la talla M a la XL y el Step Through de la XS a la L. Es por ello que los modelos con batería de 625 Wh presentan una tarifa de 200 € superior en cualquiera de sus opciones de montaje.

La batería se puede cargar montada sobre la propia bicicleta a través de un puerto de carga junto al motor o bien extrayéndola si la liberamos con una llave. La extracción de la batería se realiza desde la parte superior del tubo diagonal, lo que evita las temidas caídas de la batería por la acción de la gravedad, pero también imposibilita el montaje de un portabidón en su emplazamiento ‘natural’, teniendo que desplazarlo a un punto poco accesible como es la zona posterior del tubo horizontal, junto al guardabarros trasero.

Display Bosch Purion

La unidad motriz de la Canyon Precede:ON AL 7 que hemos probado se completa con un display Bosch Purion que encaja como un guante en la propuesta minimalista aunque completa de esta bicicleta. La lectura de los dígitos es perfectamente legible durante la marcha, incluye toda la información que necesitamos, incorpora el siempre práctico modo Walk Assist y podemos conectarnos al dispositivo para conocer su estatus gracias al puerto micro USB que incorpora.

Más opciones de transmisión

Además de los 4 niveles de asistencia que proporciona el motor Bosch, la Canyon Precede:ON AL posee también un sistema de transmisión para gestionar el esfuerzo (o la velocidad) que varía en función del montaje. En los dos modelos de entrada de gama encontramos un sistema de transmisión convencional donde se recurre a los grupos Deore y Deore XT de Shimano con 11 y 12 velocidades respectivamente. Pero en la versión de alta gama que hemos probado se equipa una transmisión Enviolo Trekking integrada (y oculta) en el buje trasero, que conecta la rueda trasera con el plato delantero (de 50 dientes) mediante una correa de carbono.

El resto de componentes rayan a gran altura teniendo en cuenta que estamos ante una e-bike de primer precio. El cuidado por los detalles se aprecia en los guardabarros de serie, que son metálicos en lugar de plástico, o en el juego de frenos, nada menos que unos Magura MT Thirty hidráulicos, en lugar de haber optado por una alternativa económica con frenos mecánicos.

Transmisión por correa
A través de esta roldana secundaria la correa se distribuye de forma más perpendicular, engrana con más dientes y evita saltos.

También merece detenernos en el juego de luces frontal y trasero que incluye de serie. Ambos están firmados por Supernova y reaccionan automáticamente al encendido de la bicicleta, aunque no se apagan si agotamos toda la batería. El frontal es el popular Supernova Mini 2, con un tamaño muy compacto y una potencia de 235 lúmenes en solo 55 gramos de peso. No faltan componentes imprescindibles como en una e-bike urbana como el timbre, un discreto Knog Oi Classic, la pata de cabra o pedales de plataforma firmados por la propia Canyon.

En marcha

Cuando una marca se propone rebajar considerablemente el rango de precio de una bicicleta de alta gama es normal perder elementos importantes por el camino. Pero la experiencia de la firma alemana en materia de e-bikes y en commuting les ha llevado a seleccionar con mucho cuidado qué debe perder y qué debe conservar la nueva Canyon Precede:ON AL.

De este modo, nos ha encantado la propuesta de e-bike sencilla y funcional que, al mismo tiempo, posee una importante carga tecnológica dirigida a mejorar la experiencia. De este modo, propone una postura muy cómoda y erguida, gracias a las generosas dimensiones del stack (altura del cuadro) y de la pipa de la dirección (186 mm en talla M).

Además nos gusta que hayan apostado por la potencia y la autonomía en la unidad motriz, y que esto, a su vez, no haya sido impedimento para integrar todos los elementos en la estética general de la bici. Así, hemos podido combinar los cuatro niveles de asistencia con las posibilidades de transmisión que nos ofrece el cambio del buje, manejando todo desde el puño y el display. A nuestro juicio, el rango de ajustes es tan alto que hace prácticamente innecesario el modo turbo. Además, contar con una transmisión por correa y oculta en el buje reduce enormemente las tareas de mantenimiento y favorece la limpieza del sistema durante la marcha, evitando manchas por contacto.

La marca cifra la autonomía de la batería en 100 km (125 para la versión de 625 Wh), pero ya sabemos que esta cifra es muy subjetiva e intervienen demasiados condicionantes. Sí podemos advertir que recurriendo al modo ECO en la mayor parte del tiempo podemos alcanzar, e incluso superar, esta cifra.

El motor Bosch Performance Line (Gen3) le sienta como un guante a la Canyon Procede:ON AL. La transición entre modos es muy suave, casi imperceptible, al igual que el ‘corte’ a los 25 Km/h que establece la ley, y todo ello con una potencia impresa poco habitual en e-bikes urbanas. En Canyon son conscientes de las posibilidades de esta bici y por ello han decidido equiparla con neumáticos de 2.25 de ancho con taqueado repartido uniformemente. Su diseño evacúa rápidamente el agua en caso de lluvia, pero también nos ha permitido adentrarnos en asfalto muy roto e incluso en caminos de grava y pistas de arena compacta. El grip es sobresaliente y no desentona lo más mínimo como bicicleta idónea apta para desplazamientos offroad más allá del asfalto.

Además de la geometría y la postura erguida ultra cómoda que propone, incluye algunas soluciones que mejoran la ergonomía, como los puños Ergon GA30 con una amplia superficie de apoyo en la que reposar el peso corporal. Por el contrario, debemos reseñar que el cuadro de aluminio, así como la ausencia de cualquier elemento de suspensión o filtración, ya sea en en la horquilla o la tija del sillín, provoca que la experiencia en marcha sea muy rígida. El cuadro transmite sobre el ciclista todas las irregularidades del firme, lo que nos ha llevado a jugar con las presiones de las cubiertas para mitigar esta rigidez.

El peso de esta bicicleta es de 24,5 Kg, algo más de 2 kilos por encima de la versión de carbono. No obstante, teniendo en cuenta su ADN, y el hecho de que disponemos de abultada potencia y autonomía, el peso es una cuestión menor en una bicicleta como esta.

En conclusión, la nueva Canyon Precede:ON AL 7 es una e-bike urbana que, apostando por la sencillez, consigue devolver una experiencia extremadamente completa. Es muy cómoda tanto si necesitamos recurrir a ella para trayectos cortos y diarios como si la concebimos como una herramienta para viajar. Aunque el precio del modelo que hemos probado asciende a 3.499 €, el punto de partida de la gama Precede:ON AL es de 2.599 €.

Recuerda que Canyon es una marca de venta exclusiva a través de su canal on line. Puedes obtener más información sobre este modelo o el resto de la gama y gestionar su compra a través de la web oficial de Canyon España.

Lo mejor

  • Diseño vanguardista y motor muy integrado en el cuadro de aluminio
  • Apuesta por la potencia y la autonomía en una e-bike urbana
  • Postura muy cómoda, apta para trayectos cortos y viajes largos
  • Disponible con dos diseños de cuadro en todos los montajes

Lo peor

  • Conjunto muy rígido, carece de elementos de filtración
  • Echamos en falta un elemento que mejore la seguridad ante robos

Canyon Precede:ON AL en tres cuartos

Ficha Técnica

Precio: 3.499 € (3.699 € en talla L)

24,5 Kg

Cuadro

Material: Aluminio

Tallas: XS, S, M, L (en la versión ST)

Horquilla: Canyon FK0093 Disc

Transmisión

Bielas: Miranda Delta

Casete: Gates CDX 24T

Mando de cambio: Enviolo Twist Pro

Cambio: Enviolo Treking

Cadena: Gates CDX Belt

Guiacadenas: Gates Riemenspanner

Motor: Bosch Performance Line (Gen3)

Batería: Bosch PowerTube

Display: Bosch Purion

Ruedas

Llantas: Alexrims MD25

Bujes: Shimano MT400

Neumáticos: Schwalbe G-One Allround 57mm, 27,5”

Componentes

Frenos: Magura MT thirty (MAG MDR-C 180 6H)

Manillar: Canyon CP23 Cockpit (aluminio)

Puños: Ergon GA30 Twist Shift

Tija del sillín: Iridium 30,9 mm

Sillín: Fizik Essenza

Luces: Supernova Mini2 (frontal), Supernova Universal (trasera)

Pedales: Canyon VP-536 planos

Guardabarros: AL Fenders / Canyon Rack

Portaequipajes: Canyon Rack

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario