Las Brompton son, sin lugar a dudas, la referencia dentro de las bicis urbanas plegables, un mercado en el que ha proliferado en los últimos años la oferta de bicicletas eléctricas. Era pues una cuestión de tiempo que la firma británica presentara su versión con asistencia al pedaleo, más teniendo en cuenta que oficialmente se han desaconsejado siempre los kits de electrificación para Brompton que existían en el mercado.

La Brompton Electric llegó a nuestro mercado, con cuentagotas, a principios de 2019, y justo antes del verano, cuando ya la podíamos encontrar en la mayoría de distribuidores, tuvimos ocasión de probar una unidad que nos cedió Brompton Junction Barcelona, un auténtico lugar de culto para los amantes de las Brompton.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de empezar con la prueba de la Brompton Electric debo dejar claro que yo soy uno de ellos, un usuario habitual de Brompton (en casa tenemos dos), con lo cual conozco perfectamente las virtudes y los escasos defectos del producto original, que me permite moverme a diario de casa al trabajo. Y tras más de 10 años usándola, debo advertir que me encanta, con lo que mi análisis de la Brompton Electric no parte de la neutralidad.

Brompton, ¿manillar Tipo M o Tipo H?

Brompton Manillar H vs Manillar M

Imagen de Brompton Junction Valencia.

Cuando fui a recoger la Brompton Electric a Brompton Junction Barcelona, Adrià Masip, Sales Manager, me contó con todo lujo de detalles el funcionamiento del modelo y sus distintas versiones y opciones. Y uno de los temas que salió es el de la elección del manillar. A diferencia de las Brompton tradicionales, que disponen de hasta cuatro opciones, en la Brompton Electric se puede elegir entre el manillar Tipo M (1015 mm de altura) o el Tipo H (que tiene una altura de 1072 mm).

Elegí la H type porque las dos Brompton que tengo en casa son de manillar M type y me apetecía probar esta versión más reciente y ligeramente más alta, aunque con exactamente la misma estética. Y la verdad es que la posición de conducción me pareció bastante más cómoda que con el manillar tradicional. Mido 1’79, y con el manillar Tipo H iba bastante más erguido, con la espalda más recta. Es, sin duda, una posición menos deportiva, que nos permite cargar menos peso sobre los brazos.

Lógicamente, la elección del manillar es un tema totalmente personal y depende de múltiples factores, pero recomiendo mucho si tenéis la posibilidad -en las tiendas Brompton os lo dejarán hacer- que probéis las dos versiones antes de decantaros por una. Con una bicicleta de este precio hay que tener en cuenta todos los detalles.

Brompton Electric, un cohete urbano

Hechas estas consideraciones, vamos a entrar a probar la Brompton Electric para ver las sensaciones de esta versión eléctrica.

Lo primero que sorprende es la velocidad que ganamos. La Brompton Electric es rapidísima con respecto a la versión estándar, especialmente en subidas, lógicamente, donde podemos mantener una velocidad constante de 25 km/h con el nivel de esfuerzo que deseemos emplear, desde prácticamente el 0% para llegar al trabajo o a nuestra cita con olor a recién salidos de la ducha, hasta el 100% que nos permite terminar el día con un poco de ejercicio.

Entre medio, jugando con los tres modos de potencia de los que dispone -4 si le sumamos el nivel de asistencia 0, que libera totalmente la rueda delantera, donde está ubicado el motor, para pedalear sin otra penalización que el peso extra del modelo-, el abanico es prácticamente infinito.

Asistencia inteligente

Para saber cómo y cuando ayudarnos en el pedaleo, en función del modo que hayamos seleccionado, la Brompton Electric monta un sensor de par y de cadencia en el eje del pedalier. En este sentido, funciona como la mayoría de bicis eléctricas de calidad, y sólo hay que destacar que el sistema, diseñado por Williams Engineering (especialistas en mejorar el rendimiento de los motores eléctricos de la Formula-E), funciona de forma suave y eficaz, dándonos la potencia cuando la necesitamos pero sin dar tirones por sorpresa.

Aunque se puede vivir con ello, una de las grandes flaquezas de la Brompton Electric, más teniendo en cuenta que se trata de una bicicleta de precio alto, es que para seleccionar el modo de potencia debemos hacerlo a través de la batería, que va situada en una bolsa específicamente diseñada para ello en la parte delantera del manillar, en el mismo lugar que todas las Brompton pueden montar cómo opción una bolsa para el portátil o para las compras.

Es verdad que no nos pasamos el día cambiando de modo de potencia, pero hacerlo en marcha con este sistema es complicado y hasta peligroso. Por esto muchas bicis montan un pequeño display en el manillar para gestionar las cuatro funciones del motor y la batería. En la prueba de la Brompton Electric lo hemos echado de menos, aunque como decía no es algo que nos influya de forma determinante en el día a día.

¿Con dos o con seis marchas?

Lo que sí podemos elegir al adquirir una Brompton Electric es si la queremos de 2 o de 6 marchas. La unidad que probamos era la de 6 marchas, y la verdad es que el cambio va realmente fino y es útil poder ir jugando con distintas opciones. Tengo que decir, sin embargo, que con las Brompton estándar que tengo en casa, de 3 marchas, me muevo perfectamente sin mayores dificultades, y todo con tracción animal, así que entiendo que con la de dos marchas y asistencia eléctrica sería suficiente para la mayoría de usos. Aquí cada uno deberá valorar si, cuando estamos invirtiendo 3.000 euros en una bici, los 150 euros de diferencia son muchos o pocos y si merece la pena gastárselos.

Motor y batería, el corazón de la Brompton Electric

El motor de la Brompton Electric (de tipo CC con Imán Permanente y 250 W de potencia) va montado en el buje de la rueda delantera pero, a pesar del peso que genera sobre el tren delantero, su ubicación no afecta de forma significativa a la dinámica de la bicicleta. En este sentido, la Brompton Electric se comporta como una Brompton, una bici cuyas pequeñas ruedas de 16″ nos transmiten una sensación muy nerviosa al principio pero a la que te adaptas fácilmente para descubrir que realmente es una bici muy estable, manejable, rápida…

La velocidad máxima que nos proporciona el motor es, por normativa, de 25 km/h, pero recordad que hay que pedalear siempre. Se trata de una bici y no dispone de puño de gas ni de ningún botón para rodar sin darle al pedal, sino que es un sistema de pedaleo asistido que nos ayuda a regular el esfuerzo que queremos emplear en cada momento. Sí es verdad que podemos rodar sin emplear prácticamente fuerza, pero pedalear hay que pedalear.

Autonomía de la Brompton Eléctrica

A nivel de autonomía, la firma británica declara hasta 60 km para un conjunto de ciclista y equipamiento de 90 kg con el modo 1 de potencia, el más suave. En nuestra prueba de la Brompton Electric hicimos varios recorridos, desde Brompton Junction hasta la oficina, de la oficina a casa… La probó también un compañero que usa una bicicleta eléctrica plegable en su día a día. En total sumamos 57 km, sin grandes pendientes pero con las pequeñas cuestas del centro de Barcelona.

Aproximadamente el 30% de ellos con desnivel positivo, aunque suave. En cuanto a modos de potencia, los probé todos pero al final el que usé más fue el más potente, porque sinceramente es el que me gustó más y el que me permitía ir más rápido.

Durante los días que la tuvimos la recargamos en una ocasión, cuando todavía le quedaba un 25% de la batería. La devolvimos con poco menos del 50% de batería. Teniendo en cuenta que Brompton declara una autonomía 30 km con el modo 3 y un peso como el que he comentado anteriormente, que se ajusta a la perfección al que le cargué, comprobamos en nuestra prueba de la Brompton Electric que los datos que facilita la marca son ajustados a la realidad. A partir de aquí, cada uno puede calcular, en función de su peso y su recorrido habitual que modo de potencia deberá usar para adecuar la autonomía a su realidad.

Modos de potencia

Respecto a los modos de potencia, decía que yo me decanto claramente por el tercero, el más potente. Y no es porque los otros no vayan bien, pero al final, si me decanto por una bici eléctrica es porque en mi día a día no quiero llegar a la oficina sudado y, como siempre, voy con prisa. Los modos 1 y 2 nos ayudarán cuando veamos que debemos ahorrar batería o cuando vayamos realmente de paseo.

Durante la prueba de la Brompton Electric también aproveché para rodar un poco sin ayuda, y es una opción que si bien es perfectamente factible, sólo dejaría para los casos en los que realmente me apetezca un poco de ejercicio o porque he agotado la batería. Si me decido por una eléctrica, y pago su precio, es por algo, pero es bueno saber que en caso de necesidad puedo pedalear libremente sin ayudas.

Destacar también que Brompton ha desarrollado una App (no la he podido probar porque de momento sólo disponible para Iphone), donde de puede controlar el estado de carga de la batería, el historial y previsión de revisiones…

Eléctrica, pero 100% Brompton

A nivel de chasis, la Brompton eléctrica es una auténtica Brompton. Estéticamente, el chasis es idéntico aunque venga reforzado para soportar bien el esfuerzo extra que le da el empuje del motor eléctrico. Se pliega y despliega exactamente igual, en cuatro sencillos y rápidos pasos, cinco si contamos el plegado del pedal izquierdo. Y queda igual de compacta una vez plegada. Vamos, que en este sentido es una Brompton como cualquier otra.

Para los que no hayáis tenido ocasión de probar nunca una de las bicis de la firma británica hay que decir que yo no he conocido todavía una bici que pliegue igual que la Brompton y que una vez en marcha sea tan efectiva. Y es que a pesar de sus pequeñas ruedas, de su chasis plegable y de sus dimensiones, las Brompton son bicis rápidas, estables y cómodas. En mi opinión, aquí no hay quien las gane, y de ahí que a pesar de su precio tengan el éxito que tienen.

Para que os hagáis una idea, la bici, una vez plegada, mide 585 mm de altura, 565 mm de longitud y 270 mm de altura. Esto nos permite meterla, por ejemplo, debajo de cualquier escritorio. Posiblemente este es también el motivo por el cual todavía no he tenido nunca ningún problema por entrarla en un restaurante, por ejemplo.

Poca variedad todavía para la Brompton Electric

Si una de las características de las Brompton es su amplia variedad de colores y versiones, en el caso de la Brompton Electric esto se reduce. En cuanto a los colores, disponemos de blanco, negro y azul. Como hemos comentado, podemos elegir entre dos versiones de manillar. Finalmente, disponemos de versiones en dos o seis marchas. Imaginamos que la oferta irá creciendo con el tiempo, pero por el momento esto es lo que nos ofrecen los británicos.

En cuanto a los pesos, la bici con batería incluida pesa 16,6 kg en la versión de 2 velocidades y 17,4 kg en la versión de 6. Destacar también que podemos elegir la «Essential bag» que viene de serie, y que tiene una capacidad de 1,5 litros con la batería colocada, o la City Bag (opcional, tiene un coste de 165€), que ya nos ofrece 20 litros.

La Brompton eléctrica monta también, de serie, luz delantera y trasera, que se alimentan de la batería.

Brompton Eléctrica: precios, pesos y opciones

Manillar: M type (1015mm altura) o H type (1072mm altura)

Colores: Negro, blanco y azul

Relación de cambio: 2 o 6 velocidades

Tija del asiento: Estándar, Extendido o Telescópico

Pesos: 2 velocidades: 13,7 kg (16,6 kg en total con batería); 6 velocidades: 14,5 kg (17,4 kg en total con batería).

Peso de la batería: 2,9 kg.

Precios de la Brompton Eléctric

Dos velocidades en color blanco o negro: 2.995€

Seis velocidades en color blanco o negro: 3.145€

Azul: 3.375€ (sólo disponible en seis velocidades)

Ficha técnica de la Brompton Electric

Iluminación: Delantera, 40 Lux Busch & Müller AVY; Trasera, Spanninga solo XE.

Capacidad de carga máxima: 110kg (incluye equipaje y batería)

Frenos: Dual pivot brakes.

Equipaje: Essential bag (incluida) con capacidad para 1.5 litros; City bag (accesorio opcional) con capacidad par 20 litros.

Batería

Voltaje: 36V

Energia: 300 Wh

Autonomía: De 30 km a 70 km *

Puerto USB: 5V 1.5A (para que la cargues con un dispositivo portátil)

Integrated HMI

LED display

Cargador estándar (incluido): 2A cargador (Aproximadamente 4 horas a la carga completa)

Cargador rápido (opcional): 4A cargador (Aproximadamente 2 horas a la carga completa)

Modos de asistencia: 4 (0-1-2-3)

Sensores: Sensor de par y de cadencia en el eje de pedalier

Motor

Tipo: Brushless Motor CC

Salida de corriente nominal: 250W

Velocidad máxima de asistencia: 25 km/h

Garantía de piezas eléctricas: 2 años

Certificaciones de la batería EN15194:2017: UN38.3, EN62133

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This