La MMR Kenta 29 00 es la bici tope de gama de una familia conformada por cuatro pragmáticos modelos, tres para los fans de SRAM y RockShox y uno montado en el renovado Shimano XTR y ruedas DT Swiss.

Una bici a todas luces preciosa (os recomendamos que le deis un vistazo). Pero centrémonos en el modelo que hemos tenido el privilegio de poder probar por nuestras sendas más recreativas.

Su DNI XC

La Kenta es una bici aspiracional. Aspiramos con ella a lo más alto. A llegar a esa cumbre, a esa meta personal, del punto A al punto B, en el menor tiempo mientras inspiramos y expiramos fuerte.

Es una bici de carreras. Una bici con el sello UCI. Una bici World Cup. Una bici nacida de la alineada necesidad de marca y equipo por llegar a lo más alto (más de lo que les llevo la vanagloriada Rakish), empujando el horizonte y ampliándolo con una bici doble de XC que reporte alegrías en competición profesional y doméstica.

Una bicicleta muy esperada para cubrir un segmento de uso que en nuestro país es primordial: las dobles de XC. La Kenta es una bici de XC pura.

100 mm de recorrido para ambas suspensiones y un sistema recurrente, muy en boga entre las dobles de XC de la actualidad, caracterizada por alinear el amortiguador trasero bajo las tripas del tubo horizontal superior (semioculto) y apoyándose en la flexión de los tirantes y vainas de carbono del basculante para ahorrarse articulaciones extra con sus consiguientes rodamientos.

Cuando menos es más

Con ello se gana en rigidez estructural. Menos partes móviles, prescindiendo del punto de giro en la zona de las punteras. Menos rodamientos y por tanto menos mantenimiento.

Pero claro, el hándicap de estas bicis de doble suspensión de sistema monopivote articulado como la Kenta, la Oiz de Orbea o la Scarp de KTM, por poner tres ejemplos recurrentes, es que limita un tanto el poder optimizar el funcionamiento de la suspensión, pues los ingenieros disponen de menos posibilidades de ajuste para ofrecer mayor eficiencia de pedaleo o menor interferencia de la frenada, por ejemplo.

Para maquillar estos hándicaps (no todo pueden ser ventajas, si no todo el mundo replicaría los mismos sistemas), los amortiguadores han evolucionado muchísimo, pues sobre ellos descarga gran parte del buen funcionamiento de un sistema, y permiten cada vez más personalizaciones con tal de optimizar la cinemática de la bici.

Simplicidad al poder

Evidentemente su simplicidad también hace posible realizar un basculante de una sola pieza mucho más ligero, para dar con un cuadro que, sin el amortiguador, baja de la barrera de los 2 kg de peso.

Para lograrlo, MMR ha apostado por utilizar su mejor fibra de carbono monocasco en un cuadro caracterizado por sus facciones afiladas, debido a la utilización de este tipo de tubo de sección cuadricular, con arista marcada, tan reconocible en los cuadros de la marca asturiana.

Además, al tener el amortiguador en posición horizontal, no en vertical como otros modelos de la competencia, permite una mayor capacidad de albergar portabidones.

De hecho, no entendemos cómo no se ha aprovechado tal cualidad para poder incluir un segundo portabidón, algo muy poco crítico para las pruebas de WC, para lo que inicialmente se diseñó la Kenta, pero muy necesarios para las cada vez más populares pruebas maratón y larga distancia de un día o por etapas.

Comportamiento

Pero centrémonos en las sensaciones que nos ha transmitido esta espectacular bici. Deciros que en directo su rojo brillo intenso hace que estéticamente la bici suba enteros. Es una bici muy compacta.

El tubo superior es algo corto y, conjugado con una potencia compacta de 80 mm, las sensaciones que nos transmite son de reacciones rápidas del tren delantero. En cierta manera, y salvando las distancias, por sus angulaciones y manera de entender el MTB, nos recuerda mucho al comportamiento de la Orbea Oiz de primera generación en 29”.

Una bici muy compacta, algo nerviosa, que se mueve como pez en el agua por senderos ratoneros y revirados y que compensa ese nerviosismo de la dirección con unas vainas traseras no tan compactas, de 445 mm, que contribuyen a ofrecer un comportamiento más equilibrado y estable.

Con ambos amortiguadores simultáneamente abiertos, nos basta con pulsar el pragmático mando de bloqueo Oneloc de RockShox, la bici se comporta como una excelente lectora del terreno y sus interferencias.

Tal vez le falta un punto de sensibilidad en el primer tercio de recorrido, pero su rendimiento es más que notable. Una gozada atacar los tramos más rotos a sabiendas de que las suspensiones y el sistema provocan que la rueda trasera no se despegue del suelo y nos ofrezca grandes dosis de control y tracción.

Rigidez medida, sin excesos

El cuadro de la Kenta no es superrígido. Dejémoslo en notablemente rígido. En la zona del basculante trasero se percibe cierta torsión lateral acusada cuando los demarrajes o cambios de ritmo son fuertes.

Algo muy común en muchas dobles, pues las vainas y tirantes del basculante no están muy sobredimensionados ni tampoco cuentan con la ayuda de un puente que una ambos tirantes y que transmita más empaque. No es nada preocupante, pero sí sensible.

Hemos tenido que reapretar y engrasar los rodamientos (igualmente no muy sobredimensionados) para acallar con unos pequeños lamentos que provenían de la zona del anclaje del amortiguador. El basculante es muy minimalista.

Casi anoréxico. Por suerte ahora podemos montar con tranquilidad platos superiores a 32 dientes sin que roce con la vaina. De hecho, con el peso tan bajo de la bici, nos hemos atrevido a montar un plato de 34 dientes en detrimento del 32 que viene de serie

Geometría y suspensión

Posturalmente la bici nos recuerda mucho a la geometría de la propia Rakish, su bici de XC rígida. El ángulo de dirección no es excesivamente lanzado, 70º, lo que contribuye a tener un Reach corto que se traduce en una distancia de ejes también bastante corta.

Es una bici de carreras, de reacciones rápidas. Para los que den el paso de una rígida a la Kenta agradecerán sobremanera el tarado de las suspensiones. Por un lado, muy aprovechables y además con un bloqueo muy firme de ambos amortiguadores que te permite exprimirte muy bien en las subidas más tendidas.

El tarado es muy firme, especialmente si funcionamos con sag de suspensión, como en nuestro caso, alrededor del 15%.

Montaje espectacular

MMR apuesta siempre por montajes superconsistentes con el material más contrastado de sus partners en competición: SRAM, Ritchey, Prototype, etc. Ello potencia que la bici funcione como un reloj. Fiable y glamorosa. Casi intachable.

Nos ha gustado especialmente el dinamismo del conjunto neumático y ruedas. Los neumáticos de serie, los Skeleton de Hutchinson, nos permiten que la velocidad media crezca en enteros, pero requiere de unas manos experimentadas para sacar todo el rendimiento en las bajadas, donde su agarre es justo.

Si el terreno es seco, compacto y con apoyos, pueden valer. Pero si os movéis por terreno algo más húmedo o no sois bikers especialmente técnicos, os recomendaríamos montar un neumático con más taco, al menos en la rueda delantera.

Pero claro, la excelente capacidad de rodadura de las Skeleton, unidas a la rigidez de las llantas de carbono Prototype Team, hace que el dinamismo de la bici suba muchos enteros.

Aceleramos con gran facilidad y contribuye a un peso muy bajo de la bici, lo que hace que las inercias la se puedan gestionar con poco esfuerzo. Es una bici que responde a la insinuación, que se conduce con el gesto, prácticamente con el pensamiento.

Sin duda, la Kenta es una doble extraordinaria, capaz de ganarle la tostada a las cada vez más minoritarias hardtail. Sobre todo en lo que a bici de alta gama y XC se refiere.

Valoraciones

Cuadro: 3,5/5 – Ligero, rígido y con personalidad. Para llevarlo a la excelencia mejoraríamos tornillería y rodamientos, además de apostar por una geometría todavía más lanzada y corta de vainas

Transmisión: 4,5/5 – La tecnología y rango del Eagle de SRAM de 12 vel. le va como anillo al dedo. Las renovadas bielas DUB ofrecen un peso récord. Apostaríamos por montar de serie un plato de 34 (y no de 32, como ocurre).

Suspensión: 4/5 – Funcionamiento excelente y bloqueo de ambas suspensiones duras ideal para exprimir la bici. Estéticamente no luce tanto como las suspensiones FOX. Tampoco son las más ligeras.

Eficacia pedaleo: 4,5/5 – A los que provengan de una bici XC les agradará sentir que la bici bloquea muy firme, ideal para volar en las pistas y, sobre todo, nos permite economizar nuestros esfuerzos en tramos de pedaleo rotos.

Frenos: 4,5/5 – Seguramente, uno de los frenos más ligeros y potentes de la actualidad. Si bien su rendimiento decae un poco con el paso de los kilómetros, los Level Ultimate de SRAM resultan ser una apuesta ganadora.

Ruedas: 4,5/5 – Superligeras, por debajo del 1,4 kg, lo que potencia (y mucho) el dinamismo de la bici. Creemos que un ancho interno unos mm más generoso, de 25 mm, casaría todavía mejor con los neumáticos.

Neumáticos: 3,5/5 – Especialistas. Son unas cubiertas extremadamente veloces en terreno seco, llevadero y compacto, pero no permiten muchas alegrías en las zonas más húmedas y faltas de tracción. Poco polivalentes.

Calidad-Precio: 4,5/5 – Si por algo se caracteriza MMR es por ofrecer cuadros de calidad media-alta, con montajes y precios prácticamente insuperables, que se traducen en bicis resultonas y muy muy ligeras.

Ficha técnica

General

Bici: MMR Kenta 29 00

Precio: 5.999 euros

Peso: 10,222 kg

Cuadro

Material: High Performance Carbon Concept, CC Lite Frame

Tallas: S, M y L en 29

Garantía: Vitalicia previo registro

Suspensión

Horquilla: RockShox SID World Cup Boost SoloAir, Bloqueo Oneloc

Amortiguador: RockShox Deluxe RLR ML 430 FullSprint

Transmisión

Pedalier: SRAM XX1 Carbon, 32 dientes, DUB, 175 mm

Casete: SRAM XG-1295, X01 Eagle, 10-50, 12 velocidades

Cadena: SRAM X01 Eagle, 12 velocidades

Mandos de cambio: SRAM XX1 Eagle, 12 vel. tipo Trigge

Cambio: SRAM XX1 Eagle de 12 velocidades

Ruedas

Llantas: Prototype Team Carbon, ambas de 28 radios, tubeless ready y ancho interno de 22,8 mm

Bujes: Prototype Boost delantero 15×110 mm, 12×148 trasero

Componentes

Neumáticos: Hutchinson Skeleton plegable – Tubeless ready en 29 x 2,25”

Frenos: SRAM Level Ultimate

Discos: SRAM de 180/160 mm centerline

Manillar: Ritchey WCS Carbon, recto 2X, 8º, 720 mm

Potencia: Ritchey WCS C-220 Black, 1-1/8”, 31,8, 7º

Dirección: Ritchey Pro Integrada tapered, 1-1/8 – 1,5”, rodamientos sellados

Tija de sillín:  Ritchey WCS Zero Carbon 31,6 x 400 mm

Sillín: Selle Italia SLR X-Cross

Más información

Contacto: Sport Life Style, S.L., 984 11 09 70

Website: www.mmrbikes.com

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos de estudio: Jesús Andrés Fernández y Santi Díaz // Fotos de acción: Sebas Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.