Prueba de la MMR Rakish SL 2021: ¿Se puede pedir más?

MMR presentó el pasado 21 de septiembre la renovación del modelo Rakish SL, el buque insignia de la firma en el campo de las bicicletas de montaña rígidas.

Caracterizada por una geometría renovada al 100%, contando con la experiencia de David Valero Serrano en las mejores competiciones internacionales de XCO y XCM, corredor del equipo MMR Factory Racing y Campeón de España Élite de Cross Country los tres últimos tres años.

En lo que se refiere a MMR, destacar que se trata de una marca española con sede en Avilés (Asturias), la cual se ha caracterizado por ofrecer productos de una gran relación calidad/precio.

Así ha sido desde que arrancara su andadura en 2008, y una década después se ha consolidado como un referente a seguir en este aspecto. Una marca singular con una clara apuesta por el mercado de nuestro país, con un catálogo de bicicletas totalmente enfocado a sus necesidades.

En esa línea va enfocada esta renovada Rakish 2021 que hemos estado probando en Solo Bici, sabiendo la popularidad que siguen teniendo las bicicletas de montaña rígidas en España, a diferencia del resto de países europeos. MMR no ha dejado escapar la oportunidad y ha mejorado un producto que ya obtuvo muy buenas críticas en su anterior edición.

Rakish SL 00 al detalle

La firma asturiana dispone de dos gamas diferenciadas de Rakish, los modelos tope de gama Rakish SL y los modelos Rakish con precios más ajustados pero sin abandonar el carácter competitivo de su hermana mayor. La principal diferencia estructural de una gama a otra radica en que los modelos Rakish SL están compuestos por un cuadro de tipo G3.

Un cuadro Carbon Concept SuperLite Frame con fibra de carbono de alto modulo logrando un peso 955 gramos, posicionándose como uno de los más ligeros del mercado.

Por otra parte, la nueva MMR Rakish SL ha sido diseñada siguiendo las indicaciones y «feedback» del Campeón de España de XCO, David Valero, integrante del MMR Factory Racing Team.

Su geometría, llamada G3 racing, se caracteriza por tener unas vainas más cortas que la hacen más reactiva y explosiva al esprint (425 mm) y un paso de rueda mayor para poder montar cubiertas de hasta 2.40 de ancho.

Además el ángulo de dirección ahora de 69’5º, es más lanzado que en las versiones precedentes para afrontar zonas técnicas con mayor seguridad y fluidez.

En cuanto al montaje, la unidad de prueba que hemos utilizado ha sido la MMR Rakish SL 00 del 2021, por lo tanto, se trata de uno de los modelos con un equipamiento más exclusivo que se puede tener actualmente.

La transmisión viene compuesta íntegramente por el grupo SRAM XX1 AXS Eagle, con el nuevo casete de 10-52 con 12 coronas con el llamativo acabado «Rainbow», así como la cadena a juego, plato de 34 dientes y las características bielas XX1 en fibra de carbono.

Las siglas AXS nos indican que estamos frente al tecnológico sistema inalámbrico de cambios de marchas mediante bluetooth.

La frenada también está a cargo de la marca americana SRAM, con sus frenos Level Ultimate de 180/160 para el disco delantero y trasero, respectivamente. Tienen una gran potencia de frenada y modularidad.

Para la horquilla hemos podido testear la nueva RockShox SID SL Ultimate de 100 mm de recorrido y bloqueo en el manillar, con un peso de 1.326 gramos, 166 menos que la anterior sin comprometer su ya exquisito rendimiento.

La marca asturiana tradicionalmente ha usado componentes Ritchey en sus bicicletas y la Rakish ha seguido en la misma línea. Si algo va bien, para qué cambiarlo, ¿no? Así que manillar, potencia y tija vienen de la mano de la marca Californiana con el grupo WCS Carbon.

Este montaje lo completan un sillín San Marco Shortfit Supercomfort, las llantas de 29″ Prototype Worldcup de carbono preparadas para tubeless con un peso, la pareja, de 1.430 g.

Finalmente, incluye unas cubiertas Hutchinson Kraken de 2.30″ de ancho. Así pues, el peso total de esta MMR Rakish SL 00 en talla M no llega a los 9,5 kg, quedándose en un peso de 9,27 kg.

Buscando los límites a la MMR Rakish SL

Nos ponemos en marcha y desde las primeras pedaladas uno ya percibe su ligereza y reactividad de movimientos demostrando que tenemos entre manos un producto muy equilibrado que puede ofrecer mucho más de lo que se le presupone a una rígida en los últimos años.

El comportamiento del cuadro en cuanto a rigidez es muy bueno, y es que se nota la influencia que ha tenido el trabajo de David Valero, para llegar a desarrollar esta bicicleta que transmite unas sensaciones muy «racing».

La posición es parcialmente erguida y cómoda, gracias a su marcado «slooping» del tubo superior y a la longitud e inclinación negativa de la potencia Ritchey.

No todas las bicis con estos atributos tan marcados, enfocados a la competición, resultan cómodas al exprimirnos al máximo para transmitir toda la fuerza posible a los pedales, y es que esta MMR no acusa la fatiga postural con facilidad. Dice mucho del buen trabajo hecho por los ingenieros de la firma asturiana para el desarrollo de esta nueva geometría.

Por lo que se refiere al grupo SRAM Eagle AXS XX1 de nueva generación que incorpora, la verdad es que con el nuevo casete de 12 velocidades que va desde los 10 dientes hasta los 52, puede ayudar a  afrontar subidas técnicas con mayor pendiente, pero creo que no compensa el aspecto negativo que comporta. Hay demasiada diferencia entre el piñón de 52 y el siguiente de 42.

10 dientes entre coronas consecutivas es un cambio demasiado brusco, siempre rompe con el ritmo que se lleva, SRAM debería haber hecho una reordenación de piñones para lograr mayor suavidad.

Como punto a favor de la marca, destacar la precisión de cambio con la tecnología electrónica inalámbrica AXS, no hay margen de error estando las baterías cargadas; el ajuste es inigualable.

Bajando, la Rakish SL es muy dócil en su comportamiento. La nueva SID SL Ultimate le va como anillo al dedo a esta MMR con el incremento a 69’5º en el ángulo de dirección y la nueva geometría. Es muy fácil de meterla en la trazada que deseemos.

Pero aquí también tengo un tirón de orejas para SRAM, y es que sus frenos Level Ultimate no muestran el buen tacto en el recorrido de frenada que sí tienen los frenos XT o XTR de su archienemigo Shimano, deben trabajar para estar a la altura.

El trabajo hecho de MMR para lograr esta nueva Rakish es de alabar, una marca joven codeándose de tú a tú en un mercado tan competitivo con las grandes marcas del sector año tras año, es sorprendente. Pero ya que pretende sentarse en la misma mesa que las grandes firmas con esta nueva Rakish SL del 2021, su tope de gama, debe ir un poco más allá.

Por eso creo que un detalle que puede marcar la diferencia es el desarrollo de un sistema que bloquee la dirección para que no golpee el cuadro en caso de caída, ocasionado arañazos o fisura del tubo superior. Los usuarios que se gastan su dinero en una bici agradecen mucho estos detalles.

Conclusión

La MMR Rakish SL 00 para este 2021 parece una muy buena opción si contamos con un presupuesto algo más ajustado.

No hay que olvidar que hablamos de 5.499 €, y por ese precio contamos con un montaje “pata negra” que nos obligará a plantearnos si queremos un cuadro todavía más elitista, pero con un montaje peor, o un conjunto con mayor equilibrio y capacidad.

Es una MTB desarrollada y pensada para la competición, que nos permitirá enfrentarnos a cualquier reto sin necesidad de invertir en mejoras.

Para más información puedes visitar la página web de MMR Bikes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.