¿Cómo va?

La Camelbak Repack LR que probamos es el recambio generacional de la riñonera Palos, también de Camelbak.

Después de cientos de kilómetros con ella podemos asegurarnos de que se trata de un accesorio altamente recomendable. Desde que la tenemos se ha ganado formar parte de nuestro fondo de armario ciclista.

Las razones son varias. La principal, su ergonomía. Ofrece un diseño compacto y un centro de gravedad bajo que permite minimizar el rebote cuando pedaleamos con la riñonera cargada.

Se asienta muy bien en nuestra cadera gracias al abrazo preciso del sistema de correas con hebilla de liberación rápida de nailon delgado en el centro. Tan solo debemos recolocarla levemente después de una bajada rota y exigente, bastará con tirar un poco de ambas correas (para un apriete homogéneo) hacia delante y fijar a la altura deseada.

Aun así, las prestaciones resultan sorprendentemente buenas. En cuanto a la capacidad de carga, los 2,5 litros de almacenaje son ideales para transportar el kit de mecánica (troncha, multi, cámara, desmontables y mancha). Posee dos compartimentos, uno a cada lado, ideales para lo que queremos llevar más a mano, como el móvil (en el lado izquierdo tiene un cierre de cremallera), llaves o alimentación.

El bolsillo central es lo suficientemente grande como para llevar un chubasquero o chaqueta comprimible. Es toda una gozada no llevar la espalda empapada en sudor cuando el calor aprieta. Sin duda, una de las grandes ventajas de llevar riñonera en detrimento de la mochila de hidratación.

En cuanto a la bolsa de agua, la vejiga está muy bien sellada y el tubo y la boquilla permiten una rápida fijación gracias a un cabezal imantado. No es un sistema muy ortodoxo, pero en pocas salidas te acostumbras.

¿Para quién es?

Se postula como la alternativa a la mochila en verano por razones obvias de ventilación. Son especialmente válidas para los que tienen bicis de enduro de largo recorrido de doble suspensión y que, por defecto, no incluyen botellero en el cuadro o para algunas de las nuevas e-bikes, especialmente las que llevan la batería externa a lo largo del tubo vertical, que tampoco tienen sitio para el portabotellero. Ideales para las salidas de corta duración.

¿Qué falta?

Siempre es difícil dar con un producto diez. Y aunque esta riñonera se acerca, creemos que hay dos aspectos por mejorar.

El primero, que el tubo de la bolsa de agua fuera extraíble, lo que facilitaría el proceso de llenado y limpieza del mismo. Para más inri, es algo que Camelbak suele incluir en sus vejigas de agua de última generación.

Y una segunda, más leve, pues afecta a un menor número de usuarios, es que el tiro del tubo y de la cinta de sujeción es algo justa para los usuarios de envergadura. En ese caso, el tiro de caderas de la cinta puede ser algo justo, así como la longitud del tubo, que podría quedarse algo corta. Para el resto de las tallas, el fit y ajuste resultan ideales.

Valoración: 4,5/5

Características técnicas

Precio: 79,99 euros
Peso: 308 g, 462 g incluyendo la bolsa de agua
Capacidad: 4 litros de almacenaje, 1,5 l de agua
Colores: (2) negro y burne oliva/lime pounch
Tejido: 1000 Robic nailon Dobby, 210D en nailon Oxford
Medidas: 18,5 x 28 x 15,5 cm
Más info: Team Bike, info@teambike.com
Web: www.camelbak.com

Foto: Jesús Andrés Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.