Corría el 2015 cuando ya empezaban a haber e-bikes de nivel, con unas prestaciones muy interesantes, de la gran mayoría de las marcas.

Por aquel entonces, Specialized no tenía todavía ninguna e-MTB en su catálogo cuando todas las principales marcas de la competencia sí tenían.

Hacía meses que se escuchaban rumores de la inminente aparición del primer modelo, pero no acababa de salir a la luz. Hasta que lo hizo.

Y cuando lo hizo, no había nada más que rendirse a la evidencia. Habían tardado porque estaban en algo muy gordo.

Sin duda, la primera Specialized Turbo Levo de 2015 marcó y ha marcado la pauta a seguir. Ahora la evolución de aquella, sin duda alguna, sigue haciéndolo.

Nos guste o no, así es. A nosotros nos encanta porque eso es que la evolución de las e-bike va a marchas forzadas y cada vez tenemos mejores.

A su merced

El trabajo no ha sido fácil, para nada. El equipo de ingenieros y de I+D que Specialized dedica para evolucionar la Turbo Levo es de más de treinta personas. Ya está todo dicho.

Los de Morgan Hill saben la importancia que están tomando las e-bikes y creen en ellas. Por eso son los primeros en pedalear con ellas, evolucionarlas como quieren y buscar la solución a esto. Y sus convicciones son tan fuertes que se alían a quien quiere evolucionar con ellos.

De ahí que veamos un motor Brose en lugar de los más utilizados como Shimano, Bosch o Yamaha. El nuevo motor Brose ha evolucionado para ser un 15% más pequeño que la anterior versión, lo que significa también una reducción de peso del 11%, y con un par motor mayor (ahora es de 90 Nm).

Para acabar de redondear todo esto, es más silencioso y con menos fricción (sólo hace falta probarlo haciendo rodar las bielas hacia atrás. No existe la mínima fricción).

Para la batería, se ha fabricado una con las necesidades de Specialized para que se adapte en el tubo diagonal siendo este lo más fino posible. Para esto, se ha fabricado lo más alargada posible, con lo que, además de quedar más fina, baja más hasta casi tocar el motor.

De hecho, para extraerla, debemos girar totalmente la e-bike, ya que sale desde la caja de pedalier hacia abajo. Esta opción la verdad es que no nos gusta demasiado, porque además necesitaremos una llave hexagonal para sacar la batería, pero es el precio que pagar por tenerla tan integrada y con el tubo tan fino.

Batería y geometría

Para saber el nivel de batería (cuenta con 10 leds diferenciados) y el modo (de los tres posibles) que tenemos, está el Turbo Connect Unit en el tubo superior junto a la pipa de dirección.

A través de él también encenderemos el sistema con el botón correspondiente. También mediante el TCU podremos conectar vía ANT+ o Bluetooth con cualquier dispositivo externo (ya sea el smartphone, Garmin, cinta de frecuencia cardíaca…).

Del cuadro destaca el triángulo delantero de carbono FACT 9m asimétrico, con el basculante de aluminio M5 Premium.

En cuanto a la geometría, se ha partido del modelo muscular de trail de la marca, el Stumpjumper FSR, para adaptarse a las necesidades de una e-bike.

Para conseguir una longitud de vainas lo más corta posible se le ha dado la inclinación adecuada al motor. Esto también permite que la larga batería quede mejor integrada en el conjunto y el peso se sitúe en la parte baja de la bici.

Además, se ha trabajado en la geometría para conseguir una bici manejable y estable a su vez. En busca del equilibrio perfecto, por eso de sus reducidas dimensiones y un marcado slooping. Y contamos con dos posiciones en la parte inferior del amortiguador (FlipChip), que variará la altura de la caja de pedalier y los ángulos.

De escándalo

Es difícil de explicar, pero lo de Specialized es de escándalo. A pesar de parecer algo corta cuando te subes a ella, las medidas son las que son, con tubo superior de casi 600 mm (según nuestras mediciones) y potencia corta. Y de escándalo es como funciona.

Parece una bici convencional. Se mueve como una de estas. No parece una e-bike cuando estás bajando, con las ventajas de contar con motor cuando subes.

Las ruedas de 29″ para nada son un problema, al revés. Las ventajas son palpables y con 150 mm de recorrido y la buena geometría para nada afecta negativamente. Es increíble, de verdad.

La movemos como queremos, absorbe perfectamente y se aprovechan los 150 mm de recorrido con gran sensibilidad ante pequeños y medianos impactos.

Ya cuando son mayores se nota cómo se endurece el sistema para no llegar a hacer tope. Progresividad perfecta. Y pedaleando cuesta arriba, ni nos acordamos del bloqueo que tiene el amortiguador. Si pedaleamos sin movernos demasiado, nos mantiene estables.

En nuestro caso, dejamos el FlipChip en la posición alta porque nos gustó más contar con más agilidad, ya que la estabilidad ya la tenemos por el propio peso de la bici, que por cierto está en el top 2 de las e-bike de doble suspensión más ligeras que hemos probado (la más ligera, la Pivot Shuttle con 260 g menos).

Y con los ajustes que le podemos hacer con la app, la dejamos como no podemos hacer con ninguna otra e-bike. Hay que rendirse a la evidencia.

El lema de Specialized es «Innovar o morir» y se lo han tomado al pie de la letra. La Specialized Turbo Levo está un paso por delante del resto. Es así, y así os lo hemos contado. La verdad es que nos faltarían páginas para seguir alabándola más minuciosamente.

Valoraciones

Cuadro: 5/5 – Nada que objetar. El trabajo realizado es espectacular y se ha conseguido una integración como en ninguna otra e-bike hemos visto. Además, geométricamente es ideal

Transmisión: 4/5 – Lástima de la cadena KMC, que hace que los cambios no vayan como deberían. Eso sí, para que no sufra ni cadena ni cambio, el pulsador single click solo permite el salto de una a una corona.

Suspensión: 4/5 – Como ya estamos acostumbrados, el trabajo de FOX en el amortiguador es muy bueno, mientras que en la horquilla deja que desear. A pesar de ello, absorbe suficiente.

Frenos: 3/5 – Los que iban montados en la Turbo Levo funcionaron bien, pero hacían bastante ruido de vez en cuando, sin criterio alguno. Los hemos probado en otras e-bikes y no iban así

Ruedas/Neumáticos: 5/5 – La elección de 29″ con neumático de 2,60″ es, para nosotros, perfecta. Además, tubeless de serie. Se nota que saben de qué va y que prueban mucho antes de evolucionar algo.

Batería/Motor: 5/5 – Funcionamiento sensacional del motor y batería. Además, con la conectividad que ofrece la app, podemos ajustar todo a nuestro antojo. De nivel superior. Es el camino que seguir

Calidad-Precio: 4/5 – Es verdad que los componentes que monta no son los que se merece una e-bike de este precio, pero una e-bike de este precio no te ofrece lo que el cuadro+motor de la Turbo Levo.

Ficha técnica

General

Bici: Specialized Turbo Levo Comp Carbon

Precio: 6.999 euros

Peso: 20,870 kg (sin pedales)

Cuadro

Material: Triángulo principal de carbono FACT 9m con basculante de aluminio M5

Tallas: S, M, L y XL

Garantía: de por vida

Suspensión

Horquilla: FOX 34 Rhythm

Amortiguador: FOX Float DPS Performance

Motor

Motor: Brose Turbo 2.1, 250 W

Batería: Turbo M2, 500 WH

Transmisión

Pedalier: Praxis/32/Bielas 165 mm

Casete: SRAM PG-1130/11-42

Cadena: KMC X11 ET

Mandos de cambio: SRAM S700, Single Click

Cambio: SRAM GX

Ruedas

Llantas: Roval Traverse 29, 30 mm

Bujes: Specialized delantero Boost 110 x 15 mm y trasero Boost 148 x 12 mm

Componentes

Neumáticos: Specialized Butcher 2.60″ delantero y trasero

Frenos: SRAM Guide RE, discos de 200 mm

Manillar: Specialized Trail/780 mm

Potencia: Specialized Trail/45 mm

Dirección: Tapered conificada

Tija de sillín: X-Fusion Manic, 150 mm

Sillín: Body Geometry Phenom Comp

Más información

Web: www.specialized.com/es/

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This