Prueba de la Trek Rail 9.8: Mejorando día a día

Sin prisa pero sin pausa. Esta es la filosofía de Trek con la evolución de sus productos, por eso es una de las marcas referencia del sector, también de las e-bikes con bicis como la Trek Rail 9.8.

Este modelo sigue con una clara herencia inspirada en la estética y geometría de la Slash, la bici convencional de enduro de la marca, y se posiciona como la e-bike de largo recorrido dentro de la gama de todos sus modelos. Una bici para pasarlo bien, sobre todo cuesta abajo.

OCLV por un tubo

Efectivamente, el cuadro de la Trek Rail 9.8 que hemos podido disfrutar está fabricado íntegramente en carbono OCLV Mountain, a excepción de la bieleta Rocker Link, que es de magnesio, a la que le han dado una estética idéntica al color negro del carbono, por lo que no desentona en absoluto.

Como no podía ser de otra manera en una de las últimas creaciones de los de Wisconsin, la Rail cuenta con las mejores tecnologías de la marca: tubo de dirección conificado, cableado interno Control Freak, punto de giro ABP (Active Braking Pivot) concéntrico al eje de la rueda trasera, Mino Link para cambiar la geometría, protector para el motor Motor Armor, tope de dirección Knock Block para evitar el impacto del manillar en el tubo superior en caso de caída… Lógicamente, todo pensado para que el funcionamiento de la Rail sea perfecto.

Una de las cosas que más nos gusta y que queremos destacar de la Rail es la posibilidad de variar la geometría con el cambio de posición del Mino Link. De esta manera, podremos adaptar la e-bike a nuestros gustos personales, ya sea algo más bajadora o más todo uso.

Al fin y al cabo, tampoco varía exageradamente nada (tan solo medio grado de dirección y algún que otro milímetro en alguna longitud de tubo, pero sí lo suficiente para notarlo y dejarlo según las preferencias personales). Todo está pensado y desarrollado para albergar ambas ruedas de 29″ de diámetro con 160 mm de recorrido delantero y 150 mm trasero.

BOSCH como socio

Ya desde las primeras e-bikes de Trek, Bosch ha sido un socio inseparable. Y en este caso, no es diferente. El nuevo Bosch Performance Line CX Gen 4 es el escogido. Y como no podría ser de otra manera, la batería es la nueva Power Tube de 625 Wh de capacidad, por lo que aumentaremos nuestra autonomía.

Una de las peculiaridades de la Trek Rail 9.8 es la RIB (Removable Integrated Battery). Esto se refiere a la extracción lateral de la batería y sin necesidad de ningún tipo de herramienta. Eso sí, necesitaremos la llave correspondiente para el bombín de fijación. Junto con la batería, saldrá la cobertura lateral derecha del tubo diagonal. En la parte superior de la batería encontraremos una pequeña asa con la que será mucho más fácil transportarla de aquí para allá. Tenemos que decir que la operación de extracción de la batería es muy fácil y sencilla. Un gran acierto.

Lo único que nos ha sorprendido es encontrarnos con el display Purion en una bici de esta categoría, y no el nuevo Kiox que acostumbran a llevar prácticamente todas las e-bikes con el motor Bosch Performance Line CX Gen4.

Gama Completa

La gama de la Rail cuenta con seis modelos diferentes, tres con el cuadro de carbono y otros tres con el cuadro de aluminio. Los precios de los 3 modelos de carbono, de entre los que se encuentra la 9.7 que hemos probado, van de los 10.999 euros de la Rail 9.9 a los 6.499 euros de la Rail 9.7. En el caso de los 3 modelos con el cuadro de aluminio van de los 6.299 euros de la Rail 9 a los 4.299 euros de la Rail 5, pasando por los 5.499 euros de la Rail 7.

Sin duda, estos seis modelos cubren todo el abanico de potenciales bikers que piensen en una e-bike de enduro con garantías de buen funcionamiento.

Objetivo cumplido

Os hemos hecho un spoiler con este objetivo cumplido, pero bueno… vamos a explicarnos. Empezaremos diciendo que por falta de disponibilidad de Trek Bicycles España, dispusimos de una talla L en lugar de una M, que sería nuestra talla ideal. Es verdad que estamos entre las dos tallas (1,74 metros de altura) y podemos llevar ambas, pero siempre preferimos una M.

Dicho esto… ¡acción! Lo primero que sentimos nada más empezar a pedalear es que se nota más ligera de lo que esperanzábamos. La verdad es que 22,5 kg contando con 160 mm delante y 150 mm detrás no está nada mal.

En cuanto al Mino Link, siempre es de agradecer la posibilidad de variar la geometría. En nuestro caso, utilizamos básicamente la posición High, ya que nos deja la parte delantera más ágil, con 64,9º de dirección, y aunque eleva el pedalier unos 3 mm, apenas es perceptible, ya que el propio peso de la e-bike ya nos ofrece suficiente estabilidad.

En cuanto al compromiso entre la estabilidad y la manejabilidad, es total, teniendo en cuenta la filosofía de Trek. No es la más manejable ni la más estable que hemos probado, y eso para nada es malo, muy al contrario. Es una e-bike para todos, para los que buscan hacer de todo un poco, teniendo en cuenta que se acerca más a una e-enduro que a una e-trail. Esa es su gran virtud y su gran baza.

Por el resto, todo correcto. Su absorción es muy buena en todos los sentidos, no te faltará más. Lo que sí sentimos es que las llantas sean demasiado estrechas para lo que le exigiremos a una e-bike de estas características. Esto hace que se noten demasiado rígidas y, por tanto, que tengas que ser más preciso en las trazadas. Dicho esto, han dado un salto cualitativo con la Trek Rail 9.8, una e-bike que si buscas diversión, no te defraudará.

Valoraciones

Cuadro: 4,5/5 – La calidad del cuadro, fabricado íntegramente en carbono OCLV Mountain está fuera de toda duda. Muy buenos detalles.

Transmisión: 4,5/5 – El buen funcionamiento del SRAM Eagle, sea de la gama que sea (en este caso el GX), siempre es excelente. No lo cambiaríamos por ningún otro.

Suspensiones: 4,5/5 – Actúan a la perfección, ofreciendo en todo momento la justa absorción. Destaca el amortiguador con tecnología propia RE:aktiv.

Frenos: 5/5 – Espectaculares. Estos Shimano SLX no tienen nada que envidiar en cuanto a funcionamiento a los XT o los XTR. Nos han encantado.

Ruedas/Neumáticos: 3,5/5 – Pensamos que las ruedas deberían montar llanta de 35 mm ya que no absorben como deberían, mostrándose demasiado duras. Los neumáticos muy bien.

Batería/Motor: 4,5/5 – El Bosch Performance Line CX de cuarta generación va de maravilla. Más natural y predecible. Lo único que no nos gusta es que monte el display Purion.

Calidad-Precio: 4/5 – Muy buena relación calidad-precio la de la Rail 9.8. De hecho, es una de las características de Trek, ofrecer bicis con muy buena relación entre lo que pagas y lo que recibes.

Ficha técnica

General

Bici: Trek Rail 9.8

Precio: 7.199 euros

Peso: 22,500 kg (sin pedales)

Cuadro

Material: Carbono OCLV Mountain

Tallas: S, M, L y XL

Suspensión

Horquilla: RockShox Lyrik Select+

Amortiguador: RockShox Deluxe RT3 RE:aktiv

Motor

Motor: Bosch Performance Line CX, 250 W

Batería: 625 Wh

Transmisión

Pedalier: SRAM X01 1000/34/Bielas 165 mm

Casete: SRAM XG-1275 Eagle/10-50

Mandos de cambio: SRAM GX Eagle

Cambio: SRAM GX Eagle

Ruedas

Llantas: Bontrager Line Comp 30, 30 mm

Bujes: Bontrager delantero Boost 110 x 15 mm y trasero Boost 148 x 12 mm

Componentes

Neumáticos: Bontrager 29″x2.6″ delantero y trasero

Frenos: Shimano SLX, discos de 200 mm

Manillar: Bontrager Line Pro carbono, 780 mm

Potencia: Bontrager Line Pro/50 mm

Dirección: Tapered conificada

Tija de sillín: Bontrager Line Elite Dropper, 170 mm

Sillín: Bontrager Arvada

Más información

Web: www.trekbikes.com/es/

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.