Prueba de larga duración: Scott Spark RC Team Issue, ¿la MTB del año?

Prueba de larga duración: Scott Spark RC Team Issue, ¿la MTB del año?

Rutas interminables, competiciones de larga distancia y miles de kilómetros acumulados llegan a su fin con nuestra prueba de larga duración de la Scott Spark RC Team Issue, sin duda la Mountain Bike que más ha dado que hablar esta temporada.

PUBLICIDAD Content_1

Fotos: Israel Gardyn

El pasado mes de junio tuvimos el privilegio de acudir a la presentación internacional de las nuevas Scott Spark RC y Spark 900, en un evento exclusivo enmarcado en la Copa del Mundo de Leogang (Austria). Desde allí os contamos nuestras primeras impresiones y os lo mostramos en vídeo, sabíamos que la expectación era máxima y que pocas bicicletas habían despertado tanto interés como esta generación Spark.

Pocos días después de aquel evento recibimos una unidad de test en nuestra redacción, nada menos que una flamante Scott Spark RC Team Issue. Desde entonces nos ha acompañado en cientos de experiencias, desde rutas de toda condición a carreras de larga distancia y competiciones por etapas, como la pasada Vuelta a Ibiza MTB que os mostramos en la web.

PUBLICIDAD Content_2

También hemos publicado decenas de artículos analizando la Spark desde diferentes perspectivas, un proyecto que culmina con esta prueba de larga duración donde nos centraremos en este montaje concreto: la Scott Spark RC Team Issue.

Scott Spark RC en acción

Plataforma agresiva ¿es una down country?

Comencemos deteniéndonos en la base de la nueva Spark RC. Recordemos que fue lanzada con 120 mm de recorrido en ambos ejes en todas sus versiones, sin duda una de las decisiones más controvertidas. El Cross Country vivió durante años con 100 mm como medida estándar, pero el recorrido de las suspensiones ha ido incrementando progresivamente a medida que también lo hacía la dificultad técnica de la modalidad, por lo que este ‘salto’ es, en realidad, una decisión lógica.

De hecho, para Scott es una medida coherente puesto que el propio Nino Schurter ya modificó su anterior Spark para extender las suspensiones a 120 mm. Es evidente que el desarrollo de la nueva generación de horquillas Fox 34 SC y RockShox SID, con barras de mayor diámetro y pesos muy contenidos ha colaborado a la hora de producir bicicletas de competición con recorridos superiores.

PUBLICIDAD Content_3

Detalle del mando TwinLoc

La trasera también propone 120 mm de absorción en base a un sistema de bieleta interna conectado con dos piezas externas articuladas. El basculante es rígido por lo que requiere, como es habitual en la modalidad, de la propiedad de flexión del carbono para proporcionar todo el recorrido. En marcha, este esquema no resulta especialmente estable o firme en el pedaleo y es aquí donde cobra más sentido que nunca el nuevo mando TwinLoc.

Esta tecnología va más allá de ser un mero mando de bloqueo, se trata de un sistema que trabaja junto al amortiguador (que recibe un tarado específico Nude), para modificar el recorrido, la geometría y la sensibilidad de la compresión. Así, dentro de los tres modos que disponemos, el modo Traction o intermedio, reduce el recorrido a 80 mm y altera ligeramente el comportamiento de la bicicleta, dejando el modo Descend para aprovechar todo el recorrido.

Su tacto es tan suave que estamos ante una auténtica bicicleta 3 en 1, pudiendo incluso abusar del TwinLoc y recurrir a él siempre que el terreno lo demande. Es por ello que nos resistimos a referirnos a la Scott Spark RC Team Issue como una down country, puesto que buena parte del tiempo rodamos sobre una bicicleta de menor recorrido y tacto firme, y en cualquier modo escogido siempre nos propone sensaciones de competición. Es una bicicleta totalmente deportiva que no se acerca al feeling trail de este tipo de MTB emergente.

Diseño integrado: más que una cuestión estética

Diseño Scott Spark RC Team Issue

Es evidente que el elemento más llamativo y diferenciador de la Spark es su espectacular diseño de amortiguador integrado. Ya os contamos en la presentación del modelo que este diseño nace de la adquisición desde Scott de la firma Bold y con ello sus patentes de cuadros integrados. Su nivel de integración es tan alto que, durante las sesiones de test, nos hemos cruzado con bikers que no han sido capaces de identificar que se trataba de una doble suspensión y otros que pensaban que montábamos en una e-bike con el motor oculto en el marco.

Como dijimos tras nuestro primer encuentro con la Scott Spark 2022, independientemente del rendimiento de la bicicleta, su diseño es digno de alabar, puesto que en un contexto en el que las Cross Country de doble suspensión son cada vez más parecidas entre sí, Scott ha desarrollado un modelo único en el mercado y totalmente reconocible.

Scott Spark RC en acción

Pero más allá del plano estético, este diseño concede una enorme rigidez a la zona central del cuadro, en torno al eje de pedalier, uno de los puntos más sometidos a estrés cuando apretamos la bicicleta. Además, todos los puntos de giro y el propio amortiguador quedan protegidos frente a la entrada de barro u otros agentes externos. Creemos que este es un punto muy favorable y único en la Scott Spark. Hemos probado la bicicleta durante temporadas de lluvia y tanto los rodamientos (sellados), como el amortiguador han permanecido limpios como si del primer día se tratase.

Recordad que cuenta con una ventana practicada en el cuadro a la que se accede mediante una tapa de goma para comprobar la compresión del amortiguador, pero cuenta también con un testigo visual en el que apreciar el porcentaje de SAG escogido y que ha sido muy útil para nosotros a la hora de cambiar de probador.

Es importante remarcar que, a pesar de quedar bien protegido, el propio diseño del cuadro con sus tubos sobredimensionados tiende a acumular barro, especialmente en la zona trasera del tubo vertical, lo que nos ha obligado a no descuidar las tareas de limpieza. De hecho, la apertura de la tapa inferior que nos da acceso al amortiguador, la válvula de presión y los ajustes de compresión, se retira fácilmente pero en ruta, con barro adherido a la superficie y los guantes puestos, esta maniobra es más complicada y requiere aplicar bastante fuerza.

Scott Spark RC Team Issue en detalle

Y, para terminar el repaso a su diseño, cabe destacar que esta propuesta integrada ha permitido alojar dos portabidones, una decisión que creemos que ha sido más importante de lo que Scott quiere dar a entender, puesto que éste era uno de los motivos más habituales por los que muchos ciclistas preferían adquirir otras bicicletas sobre la anterior Spark. Scott ha logrado conservar su apuesta por ubicar el amortiguador en posición vertical y compatibilizarlo con la opción de portar dos bidones, sin duda un guiño que gustará a los ciclistas de largas distancias y que nosotros también hemos aplaudido.

Geometría y comportamiento: la bici total

Scott Spark RC prueba de larga duración

Como decíamos anteriormente, nuestras sesiones de test han reforzado la idea inicial que ya nos dejó la Scott Spark en su presentación, y es que se trata de una bicicleta ultra deportiva a pesar de lo que puedan indicar sus ángulos lanzados y su generosa suspensión. Así, la configuración inicial del frontal de la bicicleta es muy agresiva, con una dirección abierta a 67,2 grados combinada con una potencia muy corta, de 60 mm en talla M. El reach también ha aumentado respecto a la anterior generación, así como la longitud de las vainas lo que ha permitido instalar neumáticos de 2.4 pulgadas de serie y aceptar cubiertas de hasta 2.6. En cambio, el ángulo del sillín es muy vertical, 76,1º en esta talla M, lo que nos confiere una posición que favorece la presión sobre las bielas e invita al pedaleo constantemente, como si no hubiera otra opción que la velocidad punta.

Es importante tener en cuenta que estamos ante una bicicleta de Cross Country de última generación. Esto quiere decir que ha sido desarrollada para rendir al máximo en recorridos de larga distancia, pero especialmente en circuitos de alta dificultad técnica. Por tanto, ha mejorado notablemente la estabilidad y la confianza que transmite a la hora de superar obstáculos o en descensos muy inclinados. Además, el eje de pedalier se ubica ligeramente más alto que en la Spark anterior, lo que ha evitado que rocemos con las bielas sobre piedras o raíces con tanta facilidad.

Con una vocación de bicicleta total, hay que tener en cuenta que la Spark RC 2022 ha perdido algo de ‘nervio’ y sensación de misil en terreno ascendente. En cambio, ha ganado capacidades en otros muchos contextos a los que nos enfrentamos en cualquier ruta o competición, especialmente, insistimos, en lo que a capacidad de descenso y estabilidad en terreno técnico se refiere.

Con esto no queremos decir que no sea una buena rodadora, de hecho, la postura que propone es muy cómoda; pero adquirir una bicicleta como esta Scott Spark RC Team Issue para utilizarla únicamente en pistas forestales y tramos propios de una gravel sería un desperdicio a la hora de aprovechar todas sus capacidades.

Montaje: Éxito asegurado

El montaje Scott Spark RC Team Issue que hemos probado es, sin duda, uno de los más equilibrados de la gama en lo que a relación prestaciones/precio se refiere. Con una tarifa de 5.399 euros y componentes muy acertados, creemos que está destinada a convertirse en toda una súper ventas. Si quieres conocer más detalles sobre toda la gama Spark 2022, montajes y precios, puedes consultar este artículo que elaboramos poco después de su presentación. Además, en el site específico de Scott puedes acceder a toda la información concreta de cada modelo.

Ya hemos analizado las virtudes del set de suspensiones firmados por RockShox. Recuerda que la nueva horquilla SID está diseñada con barras de 35 mm en la versión de 120 mm, siendo más rígida y pesada que las versiones SID SL, con barras de 32 mm y 100 mm de recorrido.

Horquilla RockShox SID de la Scott Spark RC Team Issue

Destaca por encima de cualquier otro elemento la elección de una transmisión electrónica sin tener que recurrir a montajes tope de gama. Algo que ha sido posible gracias al grupo SRAM GX Eagle AXS, con un generoso desarrollo que combina un cassette de 10-52 dientes con un plato muy polivalente de 32 dientes. Este rotor es coherente con el carácter todoterreno de la bicicleta, pero los bikers en mejor estado de forma o aquellos que monten en lugares de poco desnivel preferirán un plato de 34 dientes.

También resulta un acierto escoger un set de frenos de una marca opuesta, como son los siempre eficaces Shimano XT, con discos de 180 y 160 mm. Además, se montan en el manillar con una única abrazadera para todos los mandos, lo que deja una estética muy limpia. El hecho de no contar con pinzas de cuatro pistones, una opción que se ha dejado para la serie Spark 900, es una pista más que confirma que estamos ante una bicicleta 100% de competición y no una down country.

Syncros es la firma encargada de aportar la mayor parte de periféricos de este modelo Scott Spark RC Team Issue. Las ruedas Syncros Silverton 2.0 con llantas de aluminio y un ancho interno de 30 mm no destacan por su ligereza, pero han demostrado ser indestructibles y su diseño responde al XC de última generación, formando una magnífica combinación con las cubiertas Maxxis Recon Race de 2,4 pulgadas. La guinda al pastel lo pone la multiherramienta con las tres llaves principales que necesitaremos en la Spark RC integrada en el propio eje de la rueda trasera. Un recurso nada frívolo que hemos utilizado a menudo durante nuestras pruebas.

También debemos destacar el combo de manillar (de 760 mm) y potencia (60 mm). La entrada del cableado se realiza desde la propia potencia a través de un diseño exclusivo que penetra la dirección. De hecho, la propia dirección, también Syncros, incluye un juego de cazoletas que puede modificar el ángulo de la dirección en 6º de la Spark con solo rotarlo. Es una opción muy interesante para quienes quieran apuntalar más el comportamiento de la bicicleta, bien hacia su vertiente bajadora o a un comportamiento más escalador. No obstante, esta modificación es más compleja que con los habituales flip chips, por lo que es una opción que no se cambiará a menudo una vez escogida la idónea.

En el lado opuesto, apreciamos varios puntos débiles en este montaje. El primero de ellos apunta al peso. Dentro de los tres niveles de carbono en los que Scott ha dividido la gama, el cuadro de la Scott Spark RC Team Issue emplea el carbono HMF, el más pesado de los tres con un registro de 2.150 gramos incluyendo el amortiguador y todo el hardware. No es una cifra abultada, por lo tanto es el montaje lo que eleva el peso del conjunto a 11,6 kilos en talla M. Esto supone que, en orden de marcha, con pedales, GPS, portabidones, etc., el peso se dispara por encima de los 12 kilos. Es un lastre a tener en cuenta, sobre todo si lo comparamos con otros modelos de doble suspensión de competición que han apostado por la ligereza como argumento principal, aunque no cuenten con tanto empaque ni una carga tecnológica tan potente como en esta Spark RC.

Además, resulta decepcionante no encontrar un bloqueo del giro de la dirección que evite impactos del manillar sobre el cuadro, algo que no está presente en ningún modelo de la gama. Y, por último, creemos que la Scott Spark RC es una bicicleta que debe montar tija telescópica de serie. Con unas capacidades de descenso tan acusadas y un manejo en terreno revirado algo complejo, la tija rígida de serie restringe el potencial y la maniobrabilidad de la Scott Spark RC Team Issue.

Dirección de la Scott Spark RC Team Issue

En conclusión, la nueva Scott Spark RC es una bicicleta completa, una mountain bike capaz de abarcar todos los desafíos que nos plantea el Cross Country de la actualidad. Es rígida, rápida, estable y muy capaz en terreno técnico, y por tanto requiere que su usuario esté a la altura para poder sacar todo su partido, ya sea en rutas exigentes o con un dorsal al frente, porque pide velocidad a cada pedalada. Además, Scott ha abierto las puertas a todo un nuevo horizonte donde la integración parece ser el próximo gran desafío y la firma suiza parte desde un punto mucho más aventajado.

Lo mejor

  • Diseño integrado, exclusivo y con mucha personalidad.
  • Geometría actualizada para una MTB muy completa.
  • Excelente estabilidad en terreno técnico.
  • Montaje Team Issue bien equilibrado.

Lo peor

  • Sin bloqueo del giro del manillar
  • El peso no es su fuerte
  • Una tija telescópica aprovecharía mejor sus cualidades.

Ficha técnica | Scott Spark RC Team Issue

Cuadro

Material: Spark RC Carbon HMF

Tallas: S, M, L, XL

Colores: Único

Peso: 11,6 Kg (talla M sin pedales)

Precio: 5.399 €

Suspensión

Horquilla: RockShox SID Select RL3 Air

Amortiguador: RockShox NUDE 5 RL3 Trunnion SCOTT custom

Bloqueo: Scott TwinLoc 2

Transmisión y frenos

Pulsador: SRAM GX Eagle AXS

Bielas: SRAM GX Eagle DUB 55 mm (32d)

Cambio: SRAM GX Eagle AXS

Cadena: SRAM CN GX Eagle

Cassette: SRAM XG1275 / 10-52 d

Frenos: Shimano XT M8100 (180/160 mm)

Ruedas

Llantas: Syncros Silverton 2.0-30

Neumáticos: Maxxis Rekon Race / 29×2.4″

Periféricos

Manillar: Syncros Fraser 1.5 XC (8° / 740 mm)

Puños: Syncros Pro lock-on

Potencia: Syncros XC 1.5 -12° rise / 7050 Alloy / 31.8mm

Tija: Syncros Duncan 1.5 / 10mm offset 31.6x400mm

Sillín: Syncros Belcarra Regular 1.5

Más información: Scott España

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario