Hace ya unas cuantas temporadas que SRAM está apretando fuerte para ser el líder de un sector donde Shimano ha sido (y en muchos mercados sigue siendo) el referente.

El cambio de los 3 platos (3x) a los 2 (2x) fue el primer paso; y siguieron hasta día de hoy con el paso de la transmisión 2x a la 1x y de las 11 coronas a las 12 que ofrece el Eagle.

Evoluciones que, dicho de paso, siguió Shimano. Esto en cuanto a relaciones de cambios, pero les faltaba lo que hemos probado a fondo para todos vosotros: el salto a la tecnología electrónica del MTB. Al fin y al cabo, era solo adaptar la tecnología de cambios inalámbricos del RED Etap de carretera al mundo del MTB.

Se ha hecho largo

Hace unos tres años, SRAM sacó a escena el Etap, primer sistema de cambios inalámbrico hasta la fecha. Ya desde entonces, los amantes del MTB esperábamos el salto, y más cuando durante toda la pasada temporada vimos que Nino Schurter, actual campeón del mundo de cross country, lo utilizaba en las carreras.

Pero tardó en llegar hasta hace apenas unas semanas. No sabemos si fue una estrategia de marketing o fue que estaba en plena evolución, pero, por fin, lo hemos podido probar a fondo.

¿El mejor de la historia?

Se hace difícil decir categóricamente que el AXS sea el mejor sistema de cambios de la historia. Lo que está claro es que aporta algo al mercado del MTB que nunca hasta la fecha se había ofrecido y SRAM da un paso al frente en el mundo de la electrónica.

Muestra el camino que seguir, sin duda. Un sistema sin cables, que funciona perfectamente. Eso sí, antes de decir algo, teníamos que probarlo.

Cómo se monta

No es exagerar si decimos que no tardamos ni tres minutos en montar o desmontar el mando y el cambio y, en consecuencia, la cadena.

De hecho, esta última es la que ofrece más complicaciones, ya que el mando se monta con una llave torx del 25, mientras que el cambio se realiza con una llave hexagonal de 5 mm.

Una vez tenemos ambos componentes montados y la cadena engranada correctamente, procedemos a sincronizar el cambio con el mando y listo.

De verdad, ni tres minutos. Nunca había sido tan fácil la mecánica de una transmisión como con el SRAM XX1 Eagle AXS.

Cómo funciona

Sincronización

La buena sincronización es la base del conjunto para un óptimo funcionamiento. Y pocas cosas son más sencillas que interrelacionar el mando con el cambio.

Tan solo hace falta presionar el botón AXS del cambio y, cuando vemos que parpadea rápido, presionamos el botón AXS del mando del cambio y listos.

Si no está ajustado perfectamente, podremos regular con precisión mediante el mando, apretando el botón de este y presionando como si fuese para subir o bajar corona. De esta manera, se ajusta con precisión, como si tensáramos o destensáramos el cable de una transmisión convencional.

Lógicamente, la codificación se realiza entre ambos elementos, de manera que, aunque pedaleemos con más bikers que equipen un grupo AXS, no interfiera.

Así se cambia

El mando tiene tres puntos de cambio. Dos de ellos son para cambiar con el pulgar (uno en la parte superior del pulsador y otro en la parte inferior).

Por su forma marcadamente cóncava, la zona de contacto es justo los bordes del pulsador. Por otro lado, tenemos otro punto de cambio con el dedo índice, situado en un punto muy intuitivo.

La posibilidad de personalizar con la app es algo que debemos investigar. Podremos darle las funciones que queramos (subir o bajar coronas, incluso uno de ellos utilizarlo para la tija telescópica Reverb AXS).

Además, podemos indicar que, mientras pulsemos, suba o baje dos coronas, tres o todas ellas mientras tengamos pulsado. Mediante los pulsadores también ajustaremos la tensión del cambio, para afinar al máximo el alienamiento con las coronas.

App

La app SRAM AXS es básica para el control del cambio y de las funciones del pulsador. Es verdad que si no eres amante de los smartphones y de las app (¿es eso posible?), viene configurado de manera convencional: con el pulgar subes corona en la parte inferior y bajas corona en la superior; con el índice, bajas corona.

El funcionamiento y la configuración inicial es muy sencilla, y la verdad es que visualmente también. Al fin y al cabo se ha buscado la simplicidad y solo darle la utilidad que necesitamos de control del pulsador y de información de nivel de batería.

Solo echamos en falta el poder ver el tanto por ciento de batería que nos queda con un número concreto.

Garmin

Tu GPS Garmin es otro de los dispositivos que podrás conectar al sistema AXS de SRAM si es de última generación (Edge 520, 530, 820, 830, 1000 o 1030).

Podrás configurarte la pantalla a tu gusto con diversas posibilidades. Nosotros optamos por saber en qué corona estamos de las 12 del Eagle, la batería que nos queda en el cambio (la del mando no podemos visualizarla) y la combinación de dientes del plato y la corona que llevemos en cada momento. Su sincronización es muy sencilla si estás acostumbrado a tu GPS.

Lo probamos

Cambio

Con un peso de 377 gramos (con batería incluida), su robustez es espectacular. Está claro que así lo ha de ser para asegurar el buen funcionamiento y un óptimo encaje del sistema electrónico.

Además, cuenta con un pequeño movimiento lateral para que en caso de caída no se dañe, aunque lógicamente depende del impacto. Con la típica caída casi en parado, o de la bici estática, es muy probable que no quede dañado.

Muy bueno el trabajo realizado (a imagen y semejanza del Etap) para la facilidad de extracción de la pequeña batería. Lo único que le vemos de negativo es que cuando cambias y rasca un poco… son 700 euros de cambio.

Mando de cambio

El cuerpo del cambio es muy compacto y mayor que el resto de mando. Al fin y al cabo, además del sistema electrónico, en su interior posee una pila tipo botón CR2032 (con una vida útil de 2 años).

Con los tres puntos de cambio, no nos acaba de convencer la forma del pulsador delantero. Tiene una forma demasiado cóncava, lo que hace que cambiemos siempre con la punta de los extremos, teniendo tan solo contacto con dicho borde, no con la superficie mayor del pulsador.

Quizás esté pensado así, pero ya hemos visto algún pro que lo ha recortado para tener una mayor superficie de contacto… Eso sí, su sensibilidad es impresionante, pero no cambiarás sin querer, ya que el clic es claro. Nosotros no hemos utilizado nunca el pulsador del dedo índice. Su peso es de 71 gramos.

Batería del cambio

La batería del cambio, minúscula, es tan importante como el mano o el cambio para el buen funcionamiento del sistema. Con un peso de 26 gramos, tiene una durabilidad de unas 20 horas de uso, según SRAM.

Nosotros la tuvimos que cargar sobre las 18 horas de uso, más o menos. Uno de los puntos clave es que el cambio tiene un indicador (además de la app) con el que sabremos cuándo cargarla, ya que el led cambia de verde a rojo a media carga.

Cuando el rojo parpadea es que debemos cargarla. Existe la posibilidad de comprarla suelta, para llevarla encima si hace falta, o para ir gestionando las cargas según queramos.

Puntos clave

Sin cables

Lógicamente es lo más visual y la gran ventaja del conjunto SRAM XX1 Eagle AXS. De esta manera, además de conseguir un look mucho más limpio de la bici, nos ahorramos también el mantenimiento de los cables y fundas, que con el polvo, barro, etc., siempre pierden eficacia.

Personalización

La posibilidad de personalización que ofrece este sistema es total. Mediante la app, podemos variar las funciones de los pulsadores a nuestro antojo del SRAM XX1 Eagle AXS, incluso añadiendo la tija Reverb AXS de RockShox en uno de ellos. Y lo podemos cambiar cuando queramos, incluso a media salida

Peso

Podríamos pensar que por el hecho de no llevar cables, el peso respecto al XX1 Eagle convencional sea inferior, pero no es así. Es idéntico, ya que el peso que se gana por los cables y fundas, se pierde por una mayor robustez, sistema electrónico y batería.

Dos gamas: XX1 o X01

Aunque nosotros hemos probado el SRAM XX1 Eagle AXS, existe la versión X01 Eagle AXS. De todas maneras, por el momento la diferencia de precio es mínima, ya que el coste de cambio, mando de cambio y coronas es idéntico, y solo varía el de bielas y plato. El X01 Eagle AXS sale por 2.000 euros, mientras que el XX1 Eagle AXS, por 2.100 euros.

Nuestro veredicto

El AXS ha llegado para hacer historia. De hecho, ya ha hecho historia al ser el primer grupo electrónico inalámbrico para MTB.

Funciona de maravilla, como cualquier transmisión de gama alta. Además lo puedes personalizar como quieras, es fácil de montar, fácil de regular… Lo tiene todo.

No exageramos si decimos desde Solo Bici que cuenta con todas las características para ser el mejor sistema de cambios de la historia por lo que aporta.

El único inconveniente es que solo puedes comprar todo el conjunto entero con bielas, casete…, además del precio, como todo lo que llega al mercado como lo más novedoso. El AXS es el primer paso del cambio de una era.

Fotos estudio: Santi Díaz // Fotos exterior: Jesús Andrés Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This