Hay modelos de bici que parece que sean antes que la marca y las relacionas automáticamente. Y eso es lo que pasa con la Mojo. Sin suda es el modelo estandarte de la marca y, aunque hay otros que han ido creciendo y ganando terreno, como pasa con la Ripley, la Mojo siempre será la Mojo.

Con historia

Lo que seguro que muy pocos sabrán es que la Ibis Mojo se estrenó en 1991 como una bici hardtail de acero. Efectivamente, la bici de enduro referente en la marca californiana nació a principios de la década de los noventa, cuando todo empezaba a cocerse en nuestro deporte. No en vano, el fundador de la marca fue Scot Nicol, uno de los abuelos del mountain bike.

Con el paso de los años e incluso viendo que cesaba la actividad de la marca durante unos años, desde 2006 hemos podido ver cómo la Mojo iba evolucionando hasta el día de hoy. Ahora, estamos delante de una bici ganadora, nacida para competir. Porque la Ibis Mojo es la bici que montaban los integrantes del equipo Ibis Cycle Enduro Team, que se alzo a lo más alto del podio en el ranking final por equipos de las Enduro World Series de la pasada temporada. Ahí queda eso…

Cuadro espectacular

Si en algo destaca Ibis (y cualquier marca con la misma filosofía, tipo Santa Cruz, Yeti…) es por el trabajado cuadro. Luego, lógicamente, es montado con componentes de calidad y de diferentes gamas, siempre media alta, pero el cuadro es lo más importante. También es verdad que esta exclusividad se ve reflejada en el precio, pero esa es su filosofía.

Para empezar, está íntegramente fabricado en carbono, excepto las dos bieletas del sistema de suspensión, que son de aluminio. Con 6” de recorrido trasero (153 mm), el cuadro destaca por las líneas elegantes y, aunque no destaca ningún refuerzo extra muy visible, sí que la forma de los tubos y del diseño hace que sea lo suficientemente robusto.

El cableado es interno, solo puede pasar el cable o cable con funda, monta ruedas de 27,5” con ejes Boost, se pueden montar hasta 2,8” de grosor, y equipa un protector en el tubo diagonal para que el tubo no sufra ningún daño en caso de impacto de piedras u otros elementos en él.

En cuanto a geometría, se ha actualizado, lógicamente, respecto su modelo predecesor. Ahora el ángulo de dirección es más lanzado, de 64,9º, y se ha aumentado la longitud del reach, por lo que nos queda una posición que nos otorga más control. Al final, lo que se ha hecho es adaptarla según los cambios que han sufrido las bicis en estos últimos años, al ser más largas de tubo horizontal y montar potencias más cortas.

Un auténtico misil

El montaje está a la altura de una gran bici. Destacan el amortiguador FOX DPX2, la transmisión SRAM X01 y las ruedas Ibis con ancho de llanta interno de 34 mm. Se nota que los componentes están muy bien pensados, por gente que sabe y monta en bici. Todos ellos tienen sentido y no erran en su función. Como en algo tan sencillo como la tija telescópica, que no nos faltará altura, pues ya nos ha pasado varias veces en este estilo de bicis con marcado slooping, que poniéndola al máximo que se puede sacar del tubo de sillín, nos queda el sillín bajo. Detalles que hacen que te des cuanta de que no estás delante de una más.

¿Y el funcionamiento? Impresionante. En cuanto a la posición encima de la bici, nos sentimos genial desde el primer momento. Gracias a la renovación de la geometría, el control es excelente, y destaca sobremanera la agilidad. Se mueve tremendamente bien, gracias en gran parte a sus cortas vainas, pero sin perder ni un ápice de la estabilidad que ofrece el generoso reach con la potencia corta (de 50 mm) y el ángulo de dirección lanzado. Lo hace todo bien.

La absorción también es muy buena, al tragar muy bien y con una progresividad que hace que no hagamos tope al final del recorrido. En impactos pequeños absorbe bien y a su vez mantiene un punto de solidez para no perder control, igual que pasa en el segundo tramo del recorrido. En cambio, en el tramo final se endurecerse para no hacer tope. Para nuestro gusto, quizás esta progresividad queda demasiado marcada, aunque con una buena regulación del amortiguador conseguimos sacarle casi todo el recorrido.

Subiendo saca a relucir aún más sus excelentes dotes, ya que, aunque pedaleemos fuerte encima de la bici, apenas se mueve. Incluso con el amortiguador abierto del todo se comporta de esta manera. Impresionante. Cuando ves esto es cuando te das cuenta de que la Ibis Mojo HD4 X01 es una bici pensada para ser lo máximo de efectiva tanto subiendo como bajando.

Nos han encantado también las ruedas (son un upgrade respecto el modelo que se vende de serie por 7.409 euros), de las que Ibis ha de estar muy orgulloso, ya que fueron unos de los primeros en apostar por llantas anchas, que además de la solidez y absorción que ofrecen, dan una forma óptima a los neumáticos. La Ibis Mojo HD4 no es una bici tan tragona como otras que hemos probado, no, pero el equilibrio que consigue es digno de lo que es: la bici con la que corre el equipo ganador de las Enduro World Series de 2017. Una bici con la que podrás volar, sea subiendo o bajando. Dependerá de ti.

Valoraciones

Cuadro5/5 – Sin duda es la diferencia que marca una marca como Ibis respecto a otras. El cuadro está fabricado con extremo cariño y gran calidad, y se deja notar. Además, con la geometría actualizada.

Transmisión5/5 – Nada que decir. Una transmisión ideal, con un solo plato. Sencillo y duradero, sin más. Por nuestro estado de forma y relieve de nuestras salidas, nos habría gustado contar con un plato de 30 dientes.

Suspensiones4/5 – El funcionamiento de ambas es perfecto, sobre todo el del amortiguador, que se nota que aprovecha todo el recorrido que le ofrece el sistema de suspensión de doble bieleta de la Mojo HD4.

Eficacia pedaleo5/5 – La eficacia de pedaleo es sin ningún tipo de dudas uno de los fuertes de la Ibis. Está pensada para ser una bici de enduro de competición, por lo que su eficacia es óptima.

Frenos4/5 – Bien. Los Shimano XT siempre son garantía de una correcta frenada, aunque quizás la progresividad no sea tan dosificable como algunos otros frenos equivalentes de otras marcas.

Ruedas5/5 – Además de espectaculares, el ancho perfil los convierte en unas ruedas fabricadas a prueba de bombas. También, dicho ancho hace que los neumáticos queden con un balón ideal

Neumáticos: 4/5 – Los Maxxis están probados y reprobados, y son una de las mejores opciones para una bici endurera que busca un gran equilibrio entre grip y tracción.

Calidad-Precio4/5 – Estamos hablando de una bici con un cuadro exclusivo con unos componentes tope de gama, por lo que, a pesar de que su precio es elevado, se corresponde con la calidad que tiene.

Ficha Técnica

General

Bici: Mojo HD4 X01
Precio: 8.269 euros
Peso: 12,940 kg (sin pedales en talla M)

Cuadro

Material: Cuadro de carbono
Tallas: S, M, L y XL
Garantía: 7 años

Suspensión

Horquilla: FOX Float 36 Factory, 160 mm de recorrido
Amortiguador: FOX Float X2

Transmisión

Pedalier: SRAM X01 Carbon/32 t/Bielas 175 mm
Casete: SRAM XG 1295 Eagle/10-50 t
Cadena: SRAM X01 Eagle
Mandos de cambio: SRAM X01 Eagle
Cambio: SRAM XX1 Eagle

Ruedas

Llanta: Ibis 742 carbono / 34 mm de ancho interno
Bujes: : Industry Nine 10×15 mm delantero/148 x 12 mm traser

Componentes

Neumáticos: Maxxis Minion DHF, 27.5” x 2.6”
Frenos: Shimano XT
Discos: Shimano 180 mm delante y 160 mm detrás
Manillar: Ibis Carbon / 800 mm anchura
Potencia: Thomson Elite 4x /40 mm
Dirección: Cane Creek 40 ZS44 Tapered
Tija de sillín:  FOX Transfer dropper post
Sillín: Ibis Custom/CrMo

Más info

Contacto: : LTM Racing, 91 561 85 72
Website: www.ibiscycles.com

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.