Prueba: Lapierre Aircode DRS, la aero más polivalente
PUBLICIDAD

Prueba: Lapierre Aircode DRS, la aero más polivalente

Probamos una de las bicicletas aero más versátiles del mercado, rápida en terreno rodador y con soluciones que mejoran su agilidad y comodidad: la nueva y sobresaliente Lapierre Aircode DRS.

Fotos: Israel Gardyn

Hace siete años Lapierre presentaba al mundo su primera generación Aircode, una bicicleta que respondía a la necesidad de contar con un modelo específico para las rutas y competiciones más explosivas donde la ganancia aerodinámica marcara las diferencias.

Poco después la firma gala evolucionó esta plataforma con el lanzamiento de la segunda versión, la Lapierre Aircode SL, una biciceta aero que sorprendía por su comodidad y agilidad en un contexto en el que sus directas competidoras eran propuestas más toscas y pesadas.

El tiempo ha dado la razón a Lapierre puesto que, en la actualidad, el segmento aero tiende a aportar soluciones que favorezcan la ligereza y comodidad, una decisión que la marca con sede en Dijon tomó hace años.

Ante el inminente lanzamiento de la tercera generación Aircode nos preguntábamos si permanecerían fieles a esta filosofía de bicicleta rápida y versátil o bien apostarían por una propuesta totalmente aerodinámica. La respuesta es la nueva Lapierre Aircode DRS y os podemos avanzar que no nos ha defraudado en absoluto.

Lapierre Aircode DRS en acción

La tecnología detrás de un marco sofisticado

El cuadro recurre a la tecnología de carbono UD Superlight, sirviéndose de tres tipos de fibra unidireccional (T700, 24T, 3K) para confeccionar el marco más avanzado de la serie Aircode hasta la fecha. Además, se basa en un proceso de elaboración nuevo con núcleo de látex que mejora los acabados internos eliminando material innecesario y logrando así una rebaja de 80 gramos respecto al cuadro anterior.

El peso declarado del nuevo cuadro Lapierre Aircode DRS es de 1.090 gramos, tornillería y hardware incluido. Para garantizar el máximo rendimiento en toda la gama, este marco está presente en todos los montajes, independientemente de su rango de precio.

Detalle del cuadro Lapierre Aircode DRS

Lapierre ha necesitado años de desarrollo en túnel de viento y pruebas de laboratorio a través de estudios CFD (dinámica computacional de fluidos) hasta dar con su diseño definitivo. Los tubos presentan un poderoso perfil truncado de tipo Kammtail y NACA aunque no afilado en exceso, con ángulos marcados y líneas más rectas que en la anterior Aircode.

Sin embargo, la principal diferencia está en el frontal de la bicicleta, responsable de la mayor ganancia aerodinámica. La pipa de la dirección, con rodamientos de 1,5”, se integra en una nueva horquilla elaborada a partir de la misma técnica de carbono UD Superlight que el cuadro.

Detalle de la horquilla Lapierre Aircode DRS

Todo el cableado es oculto, incluso desde el propio cockpit, gracias al montaje de una combinación de potencia y manillar plano desarrollados por Lapierre en exclusiva para la Aircode DRS. Todo este trabajo de integración y aerodinámica dan como resultado una montura un 13% más rápida que su predecesora con viento en contra y un 5% ante viento lateral.

Rigidez y absorción, ¿son compatibles?

Ya hemos comentado que la nueva Lapierre Aircode DRS destaca por su condición de aero versátil, capaz de conjugar velocidad y comodidad, pero hasta el momento sólo hemo reparado en sus cualidades aerodinámicas. ¿Dónde está la polivalencia?

En el propio diseño del cuadro. Los tirantes del triángulo trasero nacen como una prolongación del tubo horizontal, atravesando el tubo del sillín en una forma particular que ya es una marca de la casa. Este diseño es herencia directa de la Xelius SL, la escaladora por excelencia de Lapierre.

Detalle de los tirantes en la Lapierre Aircode DRS

Por tanto, esta distribución de los tubos, junto al trabajo del propio carbono, permite filtrar pequeñas irregularidades del firme mediante una ligera flexión vertical que no afecta en absoluto a un marcada rigidez torsional. De este modo, el marco Lapierre Aircode DRS es un 12% más absorbente que el anterior, a lo que hay que sumar la compatibilidad con cubiertas de 28 mm, aunque de serie equipa gomas de 25 mm.

Neumáticos de 25 mm en la Lapierre Aircode DRS

En cuanto a su geometría, evoluciona siguiendo la tendencia del ciclismo de ruta actual, con un tubo vertical más erguido (74º en talla M), un reach más largo (393 mm) y un stack más corto (538 mm). En definitiva, favorece una postura más tendida y deportiva para penetrar el aire y también más baja y compacta para favorecer el control y la agilidad.

Montaje preparado para competir

Sólo cuatro modelos componen la gama Lapierre Aircode DRS 2021, haciendo gala todos ellos de un precio atractivo en su rango específico. Además, como hemos comentado anteriormente, todos comparten el mismo cuadro de carbono UD Superlight.

En Solo Bici hemos tenido la oportunidad de exprimir al máximo, tanto en nuestras rutas locales como en competición (nos extenderemos más adelante), el montaje superior de la gama, la Aircode DRS 8.0, con una tarifa de 7.299 €.

En lugar de recurrir a la transmisión más selecta de Shimano, se ha optado por un grupo electrónico Ultegra Di2, una decisión que ha ayudado a reducir el coste final de este modelo. De este modo, se ha optado por un desarrollo acorde al perfil de la bicicleta, con un juego de platos semi compact de 52/36 dientes, combinados con un cassette rodador de 11-28 dientes.

Relacionado: Nuevo Shimano Ultegra Di2 2022, semi inalámbrico para cicloturistas

Por supuesto, la Aircode DRS apuesta de forma integral por el montaje de frenos de disco, bajo un combo ya estandarizado de 160 mm delante y 140 mm detrás.

No obstante, el elemento más llamativo y representativo de este montaje tope de gama lo representa el espectacular set de ruedas DT Swiss Arc 1100 Dicut 50. Las llantas están facturadas en fibra de carbono, con un perfil muy equilibrado de 50 mm, y un peso de 1.472 gramos el par.

Los aros se rigen por bujes DT Swiss 180 Spline, los más ligeros de la firma helvética, con la tecnología de engranaje Ratchet EXP de 36 dientes y rodamientos cerámicos SINC.

Rematan el conjunto los populares neumáticos Continental GP5000, preparados para tubelizar y con un balón de 25 mm. Estas cubiertas se han convertido en las favoritas entre muchos ciclistas que buscan el máximo rendimiento con garantías de durabilidad.

El resto de componentes periféricos están firmados por la propia Lapierre, exceptuando el sillín Prologo Dimension. La tija es una Lapierre Aero Carbon, fabricada en fibra de carbono y proyectando el mismo diseño de perfil que encontramos en el tubo vertical. A nivel biomecánico es importante detenernos en su diseño centrado, sin retroceso. A nuestro juicio se trata de un acierto en este modelo, puesto que tenemos rango suficiente para jugar con la posición del sillín y la postura siempre será muy ofensiva, invitando a un pedaleo constante sobre el eje de pedalier.

Detalle de la potencia y el manillar Lapierre Aircode DRS

Por último, nos detenemos en el componente más vanguardista de la Lapierre Aircode DRS 8.0. Se trata del manillar Lapierre Aero UD Carbon, de 40, 42 o 44 cm según la talla. Más allá del diseño plano y el uso de fibra de carbono, su particularidad reside en la compatibilidad con el montaje de acoples o extensiones de carbono, incluidos de serie con la bicicleta.

En nuestra experiencia ha resultado un acierto total y, con un sencillo gesto, se multiplican las posibilidades de la Aircode DRS. Son muy sencillos de instalar, basta una llave allen, instalar los acoples en los dos grandes orificios del manillar, rematar con los apoyacodos y, si se estima necesario, retirar espaciadores del tubo de la dirección.

Una rápida y sencilla manera de convertir una bicicleta de ruta ‘convencional’ prácticamente en una cabra de TT para portal un dorsal al frente o simplemente para optimizar los entrenamientos más rodadores.

En marcha

Dicen que quien mucho abarca poco aprieta, pero apostamos a que el refranero español no es tendencia en el cuartel general de Lapierre en Dijon. Y es que si hay algo que nos ha encantado de la nueva Aircode DRS 8.0 es su vocación de bicicleta ultra completa.

Estamos ante una bicicleta de competición. Este montaje tope de gama desprende deportividad y el set de ruedas es su mejor aval. El cuadro es ultra rígido, responde de forma inmediata a nuestras exigencias desde las bielas y, como decíamos anteriormente, la geometría nos invita a rodar acoplados a velocidad punta.

Pero no es una aero al uso, con grandes secciones perfiladas en los tubos que pueden comprometer el equilibrio ante viento frontal y lateral. La Lapierre Aircode DRS tiene una fuerte personalidad propia, que parte desde su propio diseño, alejado de otras propuestas aeroad más similares entre sí.

En este apartado, merece un justo reconocimiento el excelente trabajo de pintura de este modelo, con un rojo en brillo que mejora cuanto más cerca se ve, y que es objeto de atracción de todas las miradas.

Insistimos en que la geometría y las formas del cuadro de la Aircode nos permiten rodar muy rápido acoplados, sí; pero también mover la bicicleta con agilidad y soltura. Podemos bailar sobre ella cuando la pendiente se vuelve en nuestra contra y exprimirnos encima del tubo horizontal cuando queremos lanzar un cambio de ritmo.

Nos cuesta acotar su definición únicamente a la de bicicleta aero. Porque es mucho más y porque nos permite hacer mucho más que con una aero convencional. Cuenta incluso con soluciones de filtración para no hacer de su cuadro un ‘palo’ que lo transmita todo al ciclista. Así, no hemos tenido reparo alguno en servirnos de ella para completar rutas de larga distancia y desnivel generoso.

Tampoco hemos de llevarnos a engaño. No es una escaladora y su desarrollo es una declaración de intenciones. Estamos ante una bicicleta muy completa pero eminentemente rodadora. No olvidemos que ha sido desarrollada en túnel de viento y que es la utilizada por Arnaud Démare, Stefan Kung y el resto del conjunto Groupama FDJ en las pruebas más rápidas del circuito World Tour.

La probamos en competición: Mussara 24h

Hemos tenido la oportunidad de testar la Lapierre Aircode DRS en el escenario para el que ha sido forjada: la competición. Y lo hemos hecho en una cita muy especial, no tanto por su exigencia competitiva sino por la particularidad del entorno: la Mussara 24h en el Circuito de Montmeló.

La elección de esta bicicleta no nos generó duda alguna puesto que sabíamos que era el modelo perfecto para una prueba de estas características, donde velocidad y resistencia se funden. El formato de esta carrera consiste en recorrer la mayor distancia posible en equipos de diferentes integrantes y en tres modalidades según el tiempo de competición: 6, 12 o 24 h.

El rendimiento de la Aircode fue extraordinario. Mientras participantes con modelos de corte más escalador sufrían rodando en grupo en los tramos llanos y ciclistas con bicicletas 100% aero cortaban el ritmo en alguna de las tres grandes pendientes que presenta el Circuito de Catalunya, el equilibrio de la Aircode nos permitió volar en cada vuelta, sin que la bicicleta fuera limitación alguna (el ciclista sobre ella es otra cosa…).

Contar con una bicicleta tan polivalente es una garantía para rodar en grupo participando en los relevos y poder reaccionar a tiempo si se produce algún corte, gracias a esta mezcla de capacidad de aceleración, agilidad y ligereza.

Además, la geometría equilibrada nos permitió acumular horas en la pista sin la aparición temprana de dolores musculares, pudiendo afrontar el reto con garantías de fiabilidad. En cuanto a la experiencia dentro de un circuito de velocidad con la Aircode DRS, fue un lujo poder trazar las curvas con un grip inmejorable sintiendo que no necesitábamos rozar siquiera el freno. Libertad total para escoger el agarre acoplado y exprimirnos en plano u optar por una posición más relajada cuando necesitábamos recargar pilas.

Una forma diferente de disfrutar del ciclismo y la adrenalina de la competición donde la Lapierre Aircode se sintió como pez en el agua.

En definitiva, si buscas una gran escaladora o un bólido en el llano, quizá debas buscar propuestas más específicas, pero si quieres una bicicleta aero total, con la que superarte en terreno rodador y adentrarte en rutas y competiciones con desnivel, la nueva Lapierre Aircode DRS difícilmente tiene rival en el mercado actual.

Lo mejor

  • Concepción global: es una aero ligera, ágil y cómoda.
  • Diseño espectacular, lejos de las propuestas más extendidas.
  • Set de ruedas de competición.
  • Incluye de serie acoples de triatlón de carbono.

Lo peor

  • Los fanáticos de las gamas altas echarán en falta un montaje equipado con Shimano Dura-Ace Di2.

Ficha técnica / Lapierre Aircode DRS 8.0

General

Precio: 7.299 €

Peso: 7,96 Kg (talla M sin pedales ni acoples)

Cuadro

Material: UD Superlight Carbon

Horquilla: UD Superlight Carbon

Tallas: XS, S, M, L, XL, XXL

Transmisión

Desviador: Shimano Ultegra Di2 FD-R8050F

Cambio: Shimano Ultegra Di2 RD-R8050GS, 11v

Manetas: Shimano Ultegra Di2 ST-R8050 Electronic Shift

Pedalier: Shimano Pressfit SMBB7241B

Bielas: Shimano Ultegra FC-R8000, 52X36T 170mm(XS,S) 172.5mm(M,L), 175mm(XL,XXL)

Cassette: Shimano Ultegra CS-R8000 11s 11-28d

Cadena: Shimano HG601

Frenos

Frenos: Shimano Ultegra Di2

Discos: Shimano SMRT900 Centerlock del:160 mm / tras:140 mm

Ruedas

Llantas: DT Swiss Arc 1100 Dicut 50 Carbon Centerlock

Bujes: DT Swiss 180 Thru Axle

Cubiertas: Continental GP5000 TL 700×25

Componentes

Manillar: Lapierre Aero UD Carbon 40cm(XS,S) 42cm(M,L,XL) 44cm(XXL) con acoples de carbono

Potencia: Lapierre -7° 31,8mm 90mm(XS,S) 100mm(M) 110mm(L) 120mm(XL, XXL)

Sillín: Prologo Dimension Nack Rails

Tija de sillín: Lapierre Aero Carbon 0mm Offset

Más información

Website: Página oficial Lapierre España

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario