Prueba Trek Supercaliber 9.0 XX1 AXS, recorremos con ella 3.000 km
PUBLICIDAD

Prueba de larga duración, Trek Supercaliber 9.9 XX1 AXS

Con este artículo Solo Bici concluye su prueba de la Trek Supercaliber. Un test de larga duración que durante varios meses nos ha llevado a conocer mucho mejor a una de las bicis con más personalidad y avanzadas del panorama actual del XC.

Se trata como decimos de una bicicleta realmente innovadora, única en su categoría. Pero que además viene avalada, envuelta por ese halo de calidad, prestigio y garantía que siempre ha desprendido Trek, la todopoderosa compañía de Wisconsin fundada por Dick Burke en 1974.

Nuestro test comenzó a finales del pasado verano. En aquella ocasión os contábamos en este primer artículo cómo fue la experiencia del montaje y recogida de la que iba a ser nuestra bici durante unos meses. Una Supercaliber 9.9 XX1 AXS customizada bajo el programa Project One, en un alucinante color Icon.

Momento del montaje de nuestra Supercaliber, se ponía en marcha nuestro test de larga duración

Tras ese primer artículo y varios cientos de kilómetros recorridos, compartimos con todos vosotros nuestras primeras impresiones sobre la bici, en un segundo y extenso contenido en la web. Unas impresiones, ya por aquel entonces, muy contrastadas. Especialmente tras haber rodado con ella por todo tipo de terreno y circunstancia, e incluso habiendo participado con ella en la Titan Series de Almería durante el mes de Noviembre.

Este segundo artículo nos sirvió, por lo tanto, para reflexionar sobre el uso objetivo y el sentido de esta bici que desde luego, ofrece unas prestaciones únicas en comparación con la competencia.

Trek Supercaliber, analizada por expertos

Ahora llega el momento de esta tercera y última entrega. El momento de realizar una valoración final a todos los niveles de la bicicleta, tras 6 meses de uso intensivo. Un tiempo en el que hemos recorrido con ella, con pandemia de por medio, casi 3.200 km.

Pero además de comentar las prestaciones, uno de los aspectos que más nos interesaba reportaros en este artículo final era cómo la Supercaliber ha soportado el paso de todos estos kilómetros. Cómo se han desgastado los componentes o el cuadro de una bici, no olvidemos, pensada al milímetro. Estudiada para obtener el mayor ratio entre rigidez y absorción y cómo no, dentro de un estándar de fiabilidad, apurada al máximo en términos de ligereza. La bici registró en nuestra báscula 9,8 kg en talla L sin  pedales.

Para ello acudimos a quién mejor feedback nos podía dar de esta bicicleta tras ver su estado de uso y desgaste. Nos referimos a los chicos del Trek Bicycle Barcelona Centre. La tienda «Concept Store» que TREK tiene en la cuidad condal.

La dilatada experiencia de sus mecánicos nos ayudaría, sin duda, a interpretar mejor el desgaste en los puntos críticos de nuestra bici de pruebas. Más todavía sin tenemos en cuenta que la Supercaliber es una de las bicis súper ventas de TREK y por tanto, uno de los modelos con los que ellos más están habituados a trabajar. Montando, desmontando y observando cualquier tipo de incidencia en esta bici y en muchos de sus clientes que la tienen.

Montada para el alto rendimiento

Nuestra unidad de pruebas, com hemos citado anteriormente, corresponde con el modelo 9.9 XX1 AXS de 2020, momento en el que iniciamos el test. Esta versión de todos modos, es prácticamente igual a la de 2021. Únicamente los colores o la relación del casete SRAM Eagle varían, 10-50 en 2020 frente al 10-52 del casete SRAM que se actualizó precisamente hace unos meses.

Sea como fuere, esta 9.9 XX1 AXS a la que tanto uso le hemos intentado dar es una montura configurada con componentes de máximo nivel. Podemos decir que sería una bici perfectamente preparada para correr cualquier Copa del Mundo, pero también y desde luego, para satisfacer las necesidades del más exigente carreras cliente.

El cuadro es una auténtica obra de arte. Construido bajo el proceso OCLV (Optimum Compaction Low Void) uno de los procesos de fabricación de cuadros de carbono más prestigiosos y longevos en la industria del ciclismo. Todavía hoy y tras varios meses de uso, seguimos deteniendo la mirada en el excepcional trabajo realizado en la Supercaliber, integrando el amortiguador dentro del cuadro, de hecho, el amortiguador forma parte del cuadro.

La configuración que elegimos en nuestra Supercaliber parte de una transmisión SRAM Eagle XX1 AXS con un plato de 34 dientes. Una opción bastante racing, pero creemos que acertada para el nivel promedio de condición física del cliente objetivo de esta bicicleta. Normalmente, con bastantes kilómetros en sus piernas y capacidad para mover ese plato.

Siguiendo con el equipamiento, decir que nos gusta especialmente la opción de TREK de dotar a bicis como esta con el conjunto formado por el manillar y la potencia, ambos con diámetro de 35 mm. Ambas piezas son Bontrager Kovee, XXX carbon en el caso del manillar y Pro de aluminio en el de la potencia.

Una configuración en todo caso que sin añadir peso, proporciona ligereza, pero sobretodo una rigidez y precisión en la conducción mayor (bastante perceptible) respecto al estándar de 31.8 mm)

Las ruedas son otro de los puntos fuertes en el montaje de esta bici. Las Bontrager Kovee XXX TLR29. Un set de muy altas prestaciones y acorde con las tendencias en ruedas de XC de última generación.

De hecho, poseen una garganta ancha, 29mm concretamente, que junto a un peso excelente de menos de 1.300 g la pareja, proporcionan unas sensaciones en marcha de reactividad y agilidad. Algo a lo que se le suma la estabilidad y aplomo sobre el terreno gracias al feeling que proporciona montar un neumático asentado en una llanta más ancha.

La Supercaliber, el momento de la verdad

Tras el desmontaje de la Supercaliber en el Trek Bicycle Barcelona Centre observamos y discutimos con sus mecánicos acerca del nivel de desgaste global de la bicicleta y el específico en algunos puntos muy concretos de los componentes y del cuadro.

En general, la bici mostraba un estado prácticamente impecable. Es cierto que por suerte no tuvimos ninguna caída ni golpe con ella, con lo que la estructuralmente la bici no presentaba daño alguno. No observamos fisuras ni el carbono, ni ningún atisbo, por ejemplo, de una posible o futura rotura del cuadro.

Nuestra Supercaliber desmontada y colocada debidamente para la foto.

El sistema IsoStrut, intacto

Una de las zonas claves de este cuadro es, sin duda, la que alberga el sistema IsoStrut. Es una parte del cuadro que, además, hace funciones de cuerpo del amortiguador y que recibe todas las torsiones rotacionales y laterales que transmite, desde atrás, el movimiento del basculante.

Una observación ocular minuciosa nos permitió comprobar cómo la zona no mostraba ningún tipo de grieta ni otro síntoma de daño estructural. La tornillería de esta zona del cuadro mantenían su apriete correcto mientras que, en marcha, la bici no experimenta tampoco ningún tipo de holgura, ni ruido alrededor del amortiguador. El sistema funciona igual de preciso que el primer día.

La verdad es que este buen estado del IsoStrut es importante, de cara especialmente a las dudas que el sistema pudo generar a los más escépticos ante la presentación de la Supercaliber en sociedad. Algunos ponían en duda la fiabilidad o durabilidad de un sistema que añade, en una misma estructura, las tensiones que recibe un cuadro más las que recibe normalmente un amortiguador.

Una de las partes más peculiares y críticas de este cuadro, la integración del amortiguador dentro del tubo del cuadro. Todo en perfecto estado.

La única zona que se dañó del cuadro y consistió en una erosión superficial, fue la base del tubo del sillín. Ocurrió de manera fortuita, cuando una piedra saltó de la rueda delantera para caer justo en el espacio existente entre el basculante y la cara frontal del tubo del sillín.

La piedra quedó encajada entre ambas estructuras, que al moverse entre sí, la aprisionó contra el tubo de sillín, que llegó a perder su pintura en una superficie muy pequeña, pero perceptible.

Quizás colocar un simple pedazo de espuma en ese espacio libre entre el basculante y el tubo del sillín hubiera evitado que ninguna piedra se pudiera albergar ahí y por tanto, cualquier tipo de erosión. Son de esas situaciones que hasta que no ocurren, no tomas conciencia que pueden suceder.

La extraordinaria longitud de los finos tirantes del cuadro Supercaliber que, además no tienen ningún punto de giro, hace que estos deban soportar una tensión importante en una pequeña sección de material. No obstante, el aspecto tras más de 3.000 km es impecable. Ni atisbo de grieta, ni siquiera en la pintura.

Las ruedas Bontrager Kovee XXX Carbon son ultraligeras, pero como es lógico, tuvieron algún que otro toque, como puedes ver en la imagen. A pesar de ello, no tuvimos que centrarlas ni sentimos ningún tipo de ruido o desajuste en sus radios, a pesar de los más de 80 kg del probador.

Los típicos protectores de goma de la punta de las bielas nos hubieran evitado deteriorarlas de esta manera. Un deterioro normal, por otro lado, cuando no se protege esta zona de la bicicleta tan expuesta a las piedras, raíces y escalones. Dotar a las bielas de protectores de goma es algo más que recomendable, especialmente en bicis de este precio.

La extrema calidad del cuadro se nota en muchos aspectos. El perfecto mantenimiento de la pintura, a pesar del uso intenso, de roces e impactos es uno de ellos y sin duda, el más perceptible a la vista.

Pero también otros como el perfecto estado de elementos adheridos al cuadro, como es el protector de la cadena, de goma, que tiene la vaina derecha. Aunque esta zona ha recibido infinidad de golpes e intensa exposición al agua y el barro, se mantiene perfectamente insertado y en el mismo lugar.

Con un uso intensivo y por recorridos de bastante desnivel, donde se genera más tensión sobre la transmisión, este es el estado del casete SRAM XG-1299. Más allá de la ligera erosión estética, el estado de los dientes es perfecto, lo que nos augura la importante durabilidad de las transmisiones SRAM de gama alta.

Este es el estado (foto inferior) en el que quedó, por ejemplo, el disco delantero de nuestra Supercaliber. Tiene signos importante y de haber sufrido temperaturas muy altas (oscurecimiento de la base del disco) y cierta erosión en su superficie. De hecho, creemos que su medida de 160 mm es un poco justa para casi cualquier biker que haga XC con cierta exigencia en las bajadas.

No sólo por la pérdida de potencia respecto a un disco de 180 mm, por ejemplo, sino por el mayor ritmo de degradación que el aumento de temperatura del disco genera. Este sería sin duda, un upgrade o modificación que recomendamos hacer en el momento de la compra.

Trek Supercaliber 9.9 XX1 AXS, valoraciones

Tras probarla durante tantos kilómetros podemos afirmar, sin ningún género de duda, que la Supercaliber es una de las bicis más reactivas y rápidas que actualmente puedas encontrar en el segmento de XC. Pero … ¿Por qué lo es? … muy sencillo.

Para empezar, porque en ella se unen ligereza (menos de 10 kg en talla L) y una tremenda rigidez lateral de su basculante y sistema IsoStrut, la verdadera esencia de este cuadro, Un sistema, recordemos, que carece de puntos articulados y por tanto, que reduce enormemente la flexión en sentidlo lateral.

La Supercaliber posee también una geometría muy compensada, con un tubo de sillín ciertamente vertical (74º) y unas vainas muy cortas de 430 mm. Por último, cuenta con un recorrido de suspensión trasera de 60 mm, muy inferior a los 100 mm habituales en las bicis de su competencia. Un recorrido que hace que la bici pierda, generalmente, menos eficiencia de pedaleo con el hundimiento de su amortiguador.

Suspensiones abiertas o cerradas

Es cierto que con las suspensiones bloqueadas (su activación es conjunta con el mismo mando remoto) la bici es una auténtica tabla. Algo que el usuario de XC todavía valora especialmente en pistas o zonas con muy buen piso, pues permite unas aceleraciones fulgurantes. Sin embargo, si queremos sacar el máximo rendimiento de esta bicicleta y el de cualquier otra doble, no deberíamos llevar demasiado tiempo el bloqueo activado. Esta Trek tampoco lo necesita.

Cuando pedaleamos con las suspensiones desbloqueadas (no hay posición intermedia o de propedal) la bicicleta también se comporta de manera excepcional. Su amortiguador tiene un tacto muy sensible y lineal. Esto convierte a la Supercaliber en una especie de alfombra mágica cuando pasa sobre irregularidades y zonas técnicas. Una absorción que, sin embargo, nunca llega a percibirse como una pérdida de energía en el pedaleo. Probablemente, el hecho de tener sólo 60 mm en la trasera contribuye a ello.

Sus medidas compactas, con vainas de 430 mm y el aplomo de su suspensión trasera permiten mover con facilidad a esta Supercaliber. Enlazar una curva tras otra y moverse en zonas muy reviradas.

Los neumáticos Bontrager XR1 Team Issue no tienen el mejor diseño para darnos confianza en las curvas, con escaso taco y apoyo lateral. Sin embargo, muestra una impresionante capacidad para rodar y en nuestro caso, excelente comportamiento ante los pinchazos. No tuvimos ni uno en más de 3.000 km.

Lo que menos nos gustó de su comportamiento fueron los frenos. Ocurre con esta Trek y con otras tantas bicicletas de gama alta similares y otras marcas que también montan frenos SRAM. Los Level (versión Ultimate en este caso) no están al nivel, valga la redundancia, de bicicletas que superan los 10.000 euros, en donde todo debería funcionar, simplemente, a la perfección. La frenada es razonablemente potente, pero no siempre es la misma ni siquiera el tacto de la maneta, que varía con mucha facilidad.

Finalizamos este largo test con la certeza de haber probado una de las mejores opciones para los amantes de XC y maratón. Con un compendio único entre lo mejor de una rígida y lo mejor de una doble. Probablemente, lo que estaban buscando, desde tiempos inmemoriales, la mayoría de usuarios de esta disciplina.

Una bicicleta en la que además, Trek se ha permitido el lujo de llevar a cabo una excepcional obra de ingeniería con el sistema IsoStrut. Una tecnología que se desmarca del resto, que funciona a las mil maravillas y que para colmo, nos ha demostrado funcionar a prueba de bombas con una fiabilidad exquisita.

A favor:

-Rigidez, precisión y absorción del sistema IsoStrut

-Nivel de acabados del cuadro

-Ligereza

-Exclusividad de la pintura Project One (en nuestra unidad de pruebas)

En contra

-Comportamiento de los frenos

 

Ficha técnica

Trek Supercaliber 9.9 XX1 AXS Project One

Cuadro: OCLV Mountain Carbon con sistema de amortiguador estrutural IsoStrut // Horquilla: Rock Shox Ultimate, DebonAir, 100 mm recorrido// Amortiguador: Trek IsoStrut-FOX Factory con mando remoto de dos posiciones, Kashima // Platos, bielas y pedalier: SRAM DUB 92 mm PressFit, Plato SRAM XX1 34T, bielas XX1 175 mm // Cambio: SRAM AXS XX1// Mandos de cambio: SRAM AXS XX1 // Casete: SRAM XG-1299 Eagle 10-50T // Cadena: SRAM XX1 Eagle // Frenos: SRAM Level Ultimate, discos 160 mm delante y detrás// Ruedas: // Cubiertas: Bontrager XR1 Team Issue Ready, 29×2,20» // Manillar: Bontrager Kovee XXX Carbono OCLV, 720 mm anchura // Potencia: Kovee Pro 35 mm diámetro. 70 mm longitud // Tija de sillín: Bontrager XXX carbono OCLV 31,6 mm, retroceso 0 mm, longitud 400 mm // Sillín: Bontrager Montrose Pro, raíles de carbono 7×10 mm, anchura 138 mm //

Peso: 10,108 kg en talla L y con pedales // Precio: 11.399 euros // Más información: Web oficial de TREK

 

Fotos: Jesús Andrés Fernández / Santi Díaz

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

1 comentario en «Prueba de larga duración, Trek Supercaliber 9.9 XX1 AXS»

  1. Solo una puntualización al articulo .
    No pretendo querer decir que lo que dicen en la tienda Trek BCN no sea cierto, pero de haber un asunto grave en el CUADRO no creo que hubiera salido reflejado en el artículo ….hubiera quedado mejor realizar el análisis en un taller independiente

    No me imagino tampoco a los de la revista Auto, probando un Porche y lo de la casa Porche enumerando una lista de fallos .

    Responder

Deja un comentario