Prueba del manillar integrado Progress PG-235

Una de las últimas tendencias que está evolucionando en nuestras bicis es la de la integración de componentes. Por ese motivo, hemos querido probar uno de los «cockpit» que, en los últimos tiempos, apuestan por integrar potencia y manillar en una sola pieza. El manillar integrado Progress PG-235 es un ejemplo de ello.

Un componente que se comercializa ya desde hace meses y que supone una buena alternativa para quien busque rigidez, ligereza y una estética diferencial en su bici por un precio y este es un aspecto a tener en cuenta en este tipo de componentes, contenido.

Manillar integrado Progress PG-235, «only for racing»

Progress, una compañía original de nuestro país, comercializa desde hace tiempo dos versiones de su manillar integrado. Por un lado el que denomina PG 234 y y por otro el PG 235 (siendo este último el que hemos podido probar a fondo).

Las diferencias entre estas versiones son dos. Por un lado, la inclinación negativa u offset de la potencia respecto a la horizontal (-2o en el PG 234 y -17o en el PG 235) y por otro las opciones de longitud de potencia. La versión PG 234 ofrece longitudes de 50, 60 y 70 mm, mientras que la versión PG 235 ofrece 80, 90 y 100 mm.

Con estas diferencias y con pesos prácticamente iguales, apenas 10 g de diferencia entre ambas, queda claro que las dos versiones intentan dar respuesta a diversos perfiles de bikers.

El manillar PG 234 queda orientado a usuarios que prefieran un puesto de conducción más recogido, menos radical en cuanto a la inclinación del tronco sobre el manillar y por tanto, una posición de más control sobre la bicicleta. Una opción que parece más adecuada para quienes posean, por ejemplo, una bici trail y no necesiten una posición de pura de competición para XC. En este sentido, la potencia más corta y la menor inclinación de la potencia suponen una ventaja.

La versión que hemos probado, la PG 235, se postula como la opción más adecuada para los que busquen equipar su bici de XC, los que compitan o en cualquier caso, quieran mantener o adoptar una posición radical, en la que sacrifican algo de control en las bajadas por una máxima eficiencia en las subidas. Para ese propósito encaja a la perfección la propuesta de Progress de ofrecer potencias relativamente largas (de 80 a 100 mm) y una inclinación de -17o en le potencia.

Referencias para cortar el manillar a la medida que prefieras o necesites

En ambos casos, el manillar se comercializa con una anchura estándar de 800 mm. El propósito es partiendo de una anchura tan generosa, muy por encima de las anchuras tipo que se usan actualmente, cualquier usuario pueda cortar el manillar a su longitud preferida.

Más detalles

El manillar integrado Progress está construido en carbono trenzado UD e incluye 5 tornillos para llave allen. Tres de ellos son los clásicos con los que cuenta cualquier conjunto de potencia y manillar. Nos referimos al tornillo que aprisiona y fija la tapa de la potencia y a los dos que aprisionan la tubo de dirección y que están dispuestos uno en el sentido contrario del otro, para ofrecer un apriete más uniforme de la abrazadera de la potencia.

Detalle de los tornillos laterales que aprietan la potencia en torno al tubo de dirección

Los otros dos tornillos son los que Progress ha habilitado en la parte inferior del manillar y cuyo cometido es poder anclar un soporte para tu GPS. De esta manera, tu dispositivo queda totalmente integrado. Mucho más en cualquier caso que si la fijación quedara por encima del manillar.

Ubicación de los tornillos para fijar el soporte del GPS, en la parte inferior del manillar

El manillar incluye la inscripción «Progress» en la parte superior y frontal y con la adquisición puedes elegir el color del texto entre rojo, naranja, amarillo o negro, si quieres que tu manillar sea discreto o en todo caso, combina con cualquier color de tu bici.

Sobre las medidas

Un aspecto importante de este manillar integrado Progress y de cualquier otro manillar de este tipo de los que hay en el mercado, son las medidas. Obviamente, la elección de las dimensiones a la hora de adquirirlo son críticas. Exceptuando la anchura, ninguna otra configuración puede modificarse al tratarse de una única pieza solidaria.

Por este motivo, debes tener muy claras tus medidas en tu bicicleta y la geometría de esta. Especialmente en aspectos como el ángulo de dirección, el Reach o la longitud de tu tubo horizontal. Sólo así sabrás cuales de las medidas que se ofrecen como opciones encaja mejor con tu bici y tus necesidades.

De entrada, debes saber que por el efecto de inclinación negativa que tiene este manillar, la longitud de la potencia que ofrece Progress equivale a una potencia 10 mm más larga de las convencionales. Es decir, la opción de manillar integrado Progress con longitud de potencia virtual de 80 mm equivale a llevar una potencia convencional de 90 mm y así sucesivamente con cualquiera otra de las medidas, en el caso del PG 235 que probamos (80, 90, 100 mm, que equivaldrían a potencias de 90, 110 y 120 mm)

Las puntas del manillar tienen un cierto retroceso hacia atrás, de 9º y una elevación respecto a la horizontal de 6º. Unas medidas bastante neutras que harán que encaje, en este apartado, con la mayoría de usuarios de XC, el publico objetivo de esta versión 235.

Manillar integrado Progress, ¿cómo va?

A la hora de hablar de las sensaciones que transmite el manillar integrado Progress en versión PG 235, nos vamos a centrar primero en las cuestiones que más se aprecian nada más comenzar a rodar con él. Nos referimos a la rapidez y la rigidez que se percibe en las manos. Cuando hablamos de inmediatez no nos referimos a que con este manillar se gire más rápido, ni mucho menos.

Lo que si es cierto es que gracias al tacto directo y más nítido que se tiene de las reacciones de la bici y las vibraciones del terreno en las manos, todo parece que sucede más rápido. Las irregularidades del terreno se transmiten de manera muy directa y casi sin filtro alguno. Por eso la sensación que se tiene a los mandos de este manillar nos acercan a una conducción muy directa, donde las reacciones parecen ser inmediatas y las vibraciones del suelo como si las tuviéramos prácticamente bajo las manos.

Todo esto que sucede es lógico, si tenemos en cuenta que efectivamente, estamos ante una sola pieza de carbono que integra potencia y manillar. Esto hace que se disipe menos energía por los puntos de unión que existen en las superficies de contacto y que unen una potencia y un manillar convencionales. Una sola pieza, casi siempre, será más rígida que dos.

¿Esto es una ventaja en sí? Obviamente no. Lo será sólo para los bikers más radicales o más «racing». Los que efectivamente, aprecien y valoren positivamente este tipo de sensaciones directas y contundentes en su manillar y en su bicicleta en general. Unas sensaciones que damos, fe, con este manillar se notan a diferencia de lo que ocurre usando un conjunto potencia-manillar convencional.

Ligereza, la gran cuestión

El aspecto del peso si que en todo caso, supone o puede suponer una ventaja para todo aquel que decida montar un manillar como el Progress, en cualquiera de sus dos versiones. El manillar, sin cortar y por tanto, en una anchura de serie de 800 mm pesó 261 g en nuestra báscula. Cortándolo a unos más lógicos 740 ó 760 mm por ejemplo, podemos conseguir un conjunto de un peso de alrededor de 240-245 g.

Un peso que sólo podrías conseguir con conjuntos de potencia manillar convencionales extremadamente ligeros y caros. Este es precisamente uno de los puntos fuertes de este Progress integrado. Por el mismo dinero que te costaría un kit de potencia y manillar de dos piezas con un peso promedio, tienes este de sólo una pieza y notablemente más ligero, con un peso excepcional. En torno a unos 100 g menos, dependiendo ligeramente de los modelos y marcas a comparar.

El manillar Progress integrado cuesta 239 euros, precio oficial y recomendado en esta versión 235 más agresiva para XC o maratón.

Por último, queda comentar el tema de la estética. Este aspecto es puramente personal. Es cierto que con esta opción la bicicleta queda más limpia de formas, sin la típica tapa de la potencia a la vista en la parte media del manillar, sin relieves o superficies sobresalientes ni tornillos a la vista, como ocurre con los kits convencionales. Una opción que sin duda, acerca la estética de tu bici a las bicis del futuro, cada vez con menos cables, tornillos y puntos de unión entre las diferentes partes de las bicis.

A favor:

– Ligereza

– Rigidez

– Relación peso-precio

En contra:

– Nula o escasa capacidad de modificar las medidas

– Rigidez excesiva para los que busquen comodidad en el manillar

Ficha técnica del Manillar integrado Progress PG 235

Precio: 239 euros (recomendado)

Peso: 261 g (a 800 mm de anchura, sin cortar)

Material: Carbono UD

Inclinación de la potencia: -17o

Retroceso: 9o

Elevación, 6o

Anchura: estándar a 800 mm

Longitudes virtuales de potencia: 80, 90, 100 mm

Otras opciones: PG 234, con inclinación de la potencia a -2o y longitudes de potencia de 50, 60 y 70 mm

Más información: en la web oficial de Progress

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.