Hemos podido probar la Merida One Twenty 9 9000 a fondo. Un test que ha tenido la particularidad de poder ponerle un dorsal a nuestra One Twenty de pruebas, lo que nos ha permitido extraer incluso más conclusiones que si se hubiera tratado de un test convencional.

Pero antes de explicar cómo nos fue, empecemos por comentar los puntos más importantes de esta nueva Merida.

Salto de calidad

Si comparamos esta One Twenty con su antecesora, reparamos en que hay una diferencia realmente importante, no se trata desde luego de un restyling.

El nuevo cuadro de carbono, el que encierra más novedades, pesa hasta 400 g menos que el anterior, en sus versiones tope de gama, en las que el cuadro es totalmente en carbono, bieleta incluida. Nos referimos a cuadro con nomenclatura CF 4, que es el que monta la versión tope de gama, 9 9000, a la postre la que hemos probado en Solo Bici.

Este cuadro en cuestión ha superado un 20 % más de ciclos en los test de fatiga que Merida aplica en su laboratorio en el desarrollo de sus bicis, con lo que, además de más ligero, el cuadro de la One Twenty soporta más carga, es más resistente a la fatiga que en versiones anteriores.

Las líneas son realmente estilizadas y, excepto los gráficos corporativos, que nos siguen pareciendo un tanto insulsos, la estética es la de un cuadro excepcional y elegante, muy elegante.

Puro nervio

Como contraste respecto al resto de la estructura del cuadro, las vainas, muy acertadamente desde nuestro punto de vista, son realmente musculosas, sobredimensionadas.

Esto indica y así se percibe en marcha, que la One Twenty es una bici que se siente precisa en el comportamiento de la parte trasera, además de rígida al pedalear y fulgurante en aceleraciones cuando llevamos la configuración más cerrada de la suspensión, obviamente.

A ello también contribuye, cómo no, el esfuerzo de Merida en construir unas vainas muy cortas, 435 mm, teniendo en cuenta que la bici se monta con unos neumáticos de 2,3’’ y deja un paso de rueda generoso.

Mejorando lo que ya es bueno

Lo cierto es que si a un cuadro rígido y ligero como este, con una cinemática realmente eficiente que guarda un buen equilibrio entre eficiencia de pedaleo y absorción, se le equipa con los mejores componentes del mercado, el resultado es, como se diría en términos hoteleros, 5 estrellas superior.

Es evidente que el precio de 9.000 euros no pone esta bici al alcance de cualquiera, pero quien tenga la fortuna de acceder a ella, debe saber que el conjunto de esta 9 9000 es sencillamente extraordinario.

Con un grupo Shimano XTR M9100 de 12 velocidades, probablemente el mejor grupo del mercado en estos momentos, y un kit de suspensiones FOX Float Factory (Float 34 SC en la horquilla), el comportamiento de la bici es sublime.

La frenada de los nuevos frenos Shimano y sobre todo el tacto de la maneta es excelente. Los discos de 180 mm en ambas ruedas son todo un acierto para bicis trail como esta, en las que bajando podemos asumir mayores velocidades que con bicis de XC, por ejemplo.

Por otro lado, la exquisita sensibilidad inicial y la progresividad al mismo tiempo de las suspensiones FOX en su versión tope de gama Factory y recubrimiento Kashima hacen de esta bici una especie de tapiz que se desliza sobre las irregularidades del terreno mientras te deja pedalear y seguir propulsándote con fluidez y velocidad.

En la virtud está el término medio

Esta One Twenty 9 9000 es una bici rápida, con buenas aptitudes trail (absorción, dinamismo y estabilidad) y notables capacidades para pedalear y hacer rutas de kilómetros y kilómetros (eficiencia de pedaleo y posición de ataque sobre los pedales gracias a un tubo de sillín de casi 75º).

Esta combinación hace que a nuestro criterio sea una de las bicis más equilibradas que han pasado por nuestras manos últimamente. Una bici que no flaquea en ningún terreno. Es muy versátil y eso, en esencia, es lo que más debe destacar en una bici trail.

Corre cuando se le exige, absorbe bien el terreno cuando lo necesitamos, mantiene el tipo cuando le pedimos hacer giros bruscos o la sometemos a apoyos laterales gracias a un cuadro rígido y, por último, nos hace disfrutar de casi cualquier tipo de terreno que nos encontremos. ¿Se puede pedir más a una bici? Creemos que no.

¿Una trail para competir en maratones?

A tenor del dinamismo y las características de esta nueva One Twenty y al habla con los responsables de Merida en España, surgió la idea de poner todavía más a prueba nuestra unidad de test.

Una bici, la One Twenty 9 9000, que se comercializa con una configuración trail, 120 mm de recorrido en ambas suspensiones, pero que por su comportamiento y geometría se nos antojaba válida también para participar con ella en pruebas maratón.

Para ello, solo creímos oportuno hacer tres modificaciones. Una en los neumáticos, sustituyendo los de serie de 2,3’’ por unos más livianos y rodadores de 2,2’’. La potencia, instalando una más larga (90 mm) y ligera en lugar de la original de 60 mm. Por último, cambiamos el manillar, un robusto Merida Team TR de doble altura y diámetro central de 35 mm por uno más liviano, el Merida Carbon Team plano de 760 mm de anchura.

La rebaja de peso con estas modificaciones fue exactamente de 402 g, que dejaron nuestra bici en poco más de 11 kg pero manteniendo, eso sí, la tija telescópica, que también habría supuesto un ahorro de peso todavía más importante.

El escenario para competir con ella no pudo ser mejor, nos pusimos un dorsal de la Catalunya Bike Race y, durante tres días, disfrutamos como niños de los senderos de la Cerdanya. Experimentamos lo mucho que puede correr una bici de trail con apenas algunas modificaciones que la hicieron más lñigera y con una posición un tanto más agresiva para pedalear.

Solo echamos en falta, y en ocasiones muy puntuales, un mando de bloqueo remoto. La bici nos permitió correr por zonas rodadoras, bajar con mayor control en zonas técnicas y subir con excelente tracción en subidas complicadas.

Una experiencia que nos enganchó y que nos hace reflexionar sobre el tipo de bicis que en el futuro se convertirán en las asiduas de pruebas maratón, en las que se requiere algo más de versatilidad que para XC.

Como muestra de ello, solo comentar que José Antonio Hermida corrió con la misma bicicleta que nosotros, pero todavía más ligera. José, además de usar una talla menos, prescindió de la tija telescópica y dejó su One Twenty en 10,6 kg con pedales incluidos. Espectacular. En nuestra web hicimos un extenso reportaje sobre el equipamiento de su bici.

Valoraciones

Cuadro: 5/5 – El CF 4 de Merida es una nueva plataforma, de factura impecable. Buen nivel de acabados y bieleta bien trabajada. Salvo el diseño gráfico, no encontramos nada por cuestionar.

Transmisión: 5/5 – Impecable, así es y así funciona el XTR de 12 velocidades. Estable en todas las coronas, silencioso y preciso, nada sorprendente tratándose de Shimano, por otro lado.

Suspensión: 5/5 – Para un uso trail o incluso XC de alto rendimiento, el tacto exquisitamente sensible y sólido al mismo tiempo de FOX y su hidráulico Fit 4 es espectacular. No se nos ocurre una opción mejor.

Eficacia pedaleo: 5/5 – El sistema monopivote con amortiguador flotante ofrece un excelente equilibrio de fuerzas que impiden interferencias excesivas en el pedaleo, sensacional

Frenos: 4/5 – No son los más potentes del mundo, pero los nuevos XTR tienen una mordiente más que considerable, más en versión trail y discos de 180 mm. El tacto de las manetas, por cierto, es excelente.

Ruedas: 4,5/5 – Ligeras y rígidas, las DT Swiss XMC 1200 Spline nos han parecido excepcionales: además, el perfil les proporciona una estática más atractiva de lo que nos tiene acostumbrado la marca suiza.

Neumáticos: 3.5/5 – La carcasa de los Continental, a pesar de ser Protection, no nos parece demasiado sólida. Su dibujo con tacos separados favorece más el rendimiento en terrenos un tanto mullidos que no compactos.

Calidad-Precio: 4/5 – El precio es justo por el nivel de calidad y acabados que posee la bicicleta. Desde luego no es una ganga, alguna bici de la competencia equiparable en calidad es más económica.

Ficha técnica

General

Bici: Merida One Twenty 9 9000

Precio: 8.999 euros

Peso: 11.615 kg

Cuadro

Material: Carbono CF4

Tallas: S, M, L y XL

Garantía: De por vida

Suspensión

Horquilla: FOX Float 34 Factory SC BOOST

Amortiguador: FOX Float Factory

Transmisión

Pedalier: Shimano XTR M9100, 32 dientes, bielas 175 mm

Casete: XTR M9100, 10-51. 12 velocidades

Cadena: Shimano XTR M9100, 12 velocidades

Mandos de cambio: Shimano XTR M9100, 12 velocidades

Cambio: Shimano XTR M9100, 12 velocidades

Ruedas

Llantas:  DT Swiss XMC 1200 Spline Carbon, 30 mm anchura interna

Bujes: DT Swiss 330 15 QR delantero, 12×148 mm detrás

Componentes

Neumáticos: Continental Mountain King Protection 29×2.3

Frenos: Shimano XTR M9100 Trail

Discos: Shimano XTR M9100 , 180/180 mm

Manillar: Merida Team TR 760 mm/35 mm diámetro

Potencia: Merida Expert T35, 60 mm longitud

Dirección: Integrada, 1-1/8 – 1,5”, rodamientos sellados

Tija de sillín: KS LEV integra 30.0, 125 mm talla S, 150 mm tallas M, L y XL

Sillín: Prologo Scratch 2

Más información

Contacto: Merida SWE infomerida@meridaswe.com

Website: www.merida-bikes.com/es

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This