Probamos la nueva Scott Spark 900, una Trail con genética XC
PUBLICIDAD

Probamos la nueva Scott Spark 900, una Trail con genética XC

Además del lanzamiento de la Spark RC, la gran bicicleta de competición de la firma, Scott aprovechó la presentación internacional desde Leogang para dar a conocer al mundo la nueva Scott Spark 900, una alternativa súper vitaminada convertida en una máquina de puro Trail. La hemos probado en exclusiva y aquí tienes nuestras primeras impresiones.

¿Y si no necesitas una bicicleta de Cross Country de competición? ¿Y si tus rutas habituales discurren por todo tipo de terrenos y además eres de los que prefiere salir de los caminos anchos y soltar frenos en senderos rápidos? Muchos bikers se encuentran en esa tesitura y, para satisfacer a este público objetivo, desde hace años Scott propone una alternativa a la Spark RC que establece un término medio entre este modelo y la Scott Genius, de un perfil más endurero merced a sus 150 mm de recorrido.

El ambicioso desarrollo de la Scott Spark 2022 se ha desdoblado en dos, presentando también la nueva Scott Spark 900. Partiendo del mismo cuadro en ambos modelos, esta versión más radical cambia por completo hasta el punto de ser considerada una bicicleta con entidad propia, perteneciente a un segmento diferente y con un comportamiento específico, alejado del tratamiento ultra deportivo de la Spark RC. Veamos en detalle cuáles son sus características.

Relacionado: Probamos la nueva Scott Spark 2022, el nacimiento de una era

Brendan Fairclough con la Scott Spark 900
Brendan Fairclough, rider de Scott y un habitual en el Red Bull Rampage, estuvo presente en la presentación de la nueva Scott Spark 900.

Mismo cuadro, personalidad propia

Como hemos comentado, presenta el nuevo cuadro de diseño ultra integrado de la suspensión trasera. Esto incluye también los 120 mm de recorrido de la Spark de competición, mientras que en la horquilla aumenta a 130 mm.

Adoptar este diseño trae consigo una serie de beneficios. El primero de ellos a nivel estético, una propuesta que no pasa desapercibida y que resulta muy original en un contexto en el que cada vez las bicicletas de competición se parecen más entre sí. Scott ha logrado que una doble suspensión parezca una rígida, y tratándose de una Trail resulta más llamativo aún.

Pero más allá del plano visual, a nivel funcional también encontramos fuertes mejoras. Este diseño multiplica la rigidez estructural, anulando cualquier torsión indeseada y establece un centro de gravedad muy bajo, especialmente si lo comparamos con la mayoría de propuestas con el anclaje del amortiguador en horizontal y bajo el tubo superior.

Orificio de acceso al amortiguador de la Spark 900
A través de este orificio accedemos a los ajustes del amortiguador.

Por supuesto protege a todo el sistema frente a la penetración de suciedad y, sin embargo, permite acceder fácilmente tanto a los controles de ajuste del amortiguador (compresión, rebote, etc.) como la comprobación visual del SAG. Remata el conjunto la posibilidad de instalar dos portabidones, algo de lo que la anterior Spark no podía presumir.

Regular el SAG en la Spark 900
A través de este pequeño orificio se puede hacer una comprobación visual del pre hundimiento de la junta tórica del amortiguador.

Pero la suspensión trasera no es un calco de la Spark RC. Se sustenta sobre un esquema monopivote donde el basculante entra en acción en base al trabajo de una articulación interna, patentada por la marca, que comprime el amortiguador. ¿En qué cambia? Todos los amortiguadores de la nueva Scott Spark 900 han recibido un tarado específico diferente al de la versión RC y cuentan con una cámara de aire de mayor volumen para ajustarse a un comportamiento Trail. El objetivo aquí es favorecer una absorción más dulce y cómoda en lugar de un tacto tan deportivo.

Detalle de las bieletas en la suspensión de la Spark 900
Estas tres piezas componen el monopivote que regula el movimiento del basculante.

Los principales montajes de la gama equipan un amortiguador Fox Nude 5T mientras que el resto de la gama recurre a amortiguadores RockShox Deluxe o X-Fusion Nude 5.

Por supuesto, cuenta con el sistema de bloqueo y adaptación de la geometría TwinLoc y el nuevo mando que integra tres palancas, incluyendo el pulsador de la tija telescópica, con una sola abrazadera.

Detalle del nuevo mando TwinLoc

Geometría adaptada

El incremento de recorrido en la suspensión delantera implica una serie de modificaciones en la geometría general, pero además la nueva Scott Spark 900 cuenta con su propio sistema de alteración de sus cotas, diferente a los clásicos Flip Chips.

El ángulo de la dirección se lanza a 65,8º, toda una declaración de intenciones. Pero además, el propio tubo de dirección integra un sistema de cazoletas que permite alterar esta medida en 0,6º con tan solo girarlas 180º, y todo ello sin necesidad de cortar cables o purgar frenos. Desmontar, girar y volver a montar.

Detalle de la dirección y el cableado en la Spark 900

Tal y como afirma la propia Scott, han buscado proyectar una geometría muy dinámica, apta para ascensos de máxima potencia y descensos técnicos con mayor aplomo y confianza. El ángulo del sillín es muy vertical, buscando una posición de pedaleo eficaz (75,9º en talla M, 0,2º menos que en la Spark RC). La altura del eje de pedalier es ligeramente superior (331,5 mm), mientras que el reach es algo inferior (440 mm en talla M), lo que otorga una postura más erguida y menos ‘racing’.

Cuadro de geometría Scott Spark 900.
Este es el cuadro de geometría completo de la nueva Scott Spark 900.

Una cualidad fundamental del cuadro radica en el espacio para la rueda. La ‘expulsión’ de la línea de la cadena a 55 mm ha favorecido a un paso de rueda muy ancho, lo que permite alojar sin problema cubiertas de hasta 2,6 pulgadas, una medida que se ha tomado mirando fijamente a esta Scott Spark 900. Aunque de serie monta cubiertas de 2,4 pulgadas, todos los montajes están equipados con los nuevos neumáticos Schwalbe Wicked Will, más reforzados y con mayor taqueado, desarrollados para el nuevo Down Country.

Detalle de la válvula quarq TyreWiz

Los dos montajes superiores equipan de serie la válvula Quarq TyreWiz que registra la presión de forma electrónica.

Puntos de contacto

Geometría y suspensiones varían notablemente en la nueva Scott Spark 900, pero donde refuerza su personalidad Trail es en los componentes que entran en contacto directo con el biker. El manillar es un Syncros Fraser IC Combo desarrollado específicamente para esta bicicleta.

En lugar de guiar los cables por el interior, se ha preferido optar por un diseño semi integrado donde las fundas penetran por el cuadro a través de una pieza compatible en la dirección, lo que evitar realizar cualquier perforación para cables en el cuadro.

Además, el diseño de este manillar Fraser IC DC (Down Country) varía respecto a la Spark RC, con una longitud superior (760 mm), una pequeña elevación de 8 mm y un ángulo de la potencia neutro, de 0º. Permite anclar todo tipo de dispositivos, desde ciclocomputadores hasta luces frontales y soportes para cámaras de acción, incluso todos ellos a la vez.

Mayor capacidad de descenso demanda una mayor potencia de frenada. Por ello todas las Spark 900 vendrán equipadas de serie con frenos de cuatro pistones y discos de 180 mm delante y detrás, en lugar de la combinación de 180 y 160 de la Spark RC.

Por último, la tija telescópica también varía en su recorrido en la serie Spark 900. En lugar de los 100 mm de la versión XC, en este caso el recorrido asciende a 125 o 150 mm según la talla, y se opta por la Fox Transfer (no la SL) algo más pesada y reforzada. Incluso el sillín también es específico para este modelo, evidenciando que no se ha dejado un solo detalle al azar. La nueva Scott Spark 900 vendrá equipada con sillín Syncros Tofino, de corte más Trail que el Syncros Belcarra de la Spark RC.

En marcha

Una de las primeras conclusiones que extrajimos en Leogang tras probar la Spark RC fue que, a pesar de contar con 120 mm de recorrido delante y detrás y una geometría muy lanzada, las sensaciones en marcha no eran las de una Down Country sino una purasangre de XC. Transmite deportividad y competición.

Sin embargo, tampoco ubicaríamos la nueva Scott Spark 900 como representante de este ‘nuevo’ segmento DC. Esta bicicleta es una Trail mayúscula, con la particularidad de contar con un cuadro y un backup totalmente racing.

Por tanto, a diferencia de la versión RC, esta bicicleta propone una postura más erguida y no tan tendida, con una altura del manillar ligeramente superior y un control mayor de todos los elementos buscando eficacia en un contexto muy concreto: descensos técnicos y rápidos.

Manillar más ancho, mayor potencia de frenada, una absorción más suave…. Hay multitud de elementos en esta bicicleta que cambian radicalmente la experiencia respecto a la Spark RC, siendo una bicicleta más completa y divertida, aunque por el camino pierda cierta genética deportiva.

Lo que resulta más llamativo es que la mayoría de bicicletas Trail orientan sus propiedades hacia el descenso con alguna concesión a la polivalencia. Pero aquí nos encontramos con un cuadro totalmente XC, cuyo tratamiento del carbono ha permitido multiplicar la rigidez empleando menos capas de fibra, y por tanto siendo más ligero. Esto quiere decir que, en ascensos y fuertes arrancadas, percibimos todo ese desarrollo nacido para el máximo rendimiento en la Copa del Mundo, de total forma que estamos ante una de las bicis más completas del mercado.

Es un concepto de Mountain Bike total, con una alta capacidad de adaptación a todo tipo de desafíos sobre una sola bicicleta. ¿Senderos retorcidos? ¿Subidas exigentes? No hay problema con la Spark 900. Si quieres poner un dorsal al frente, quizá debas apuntar al modelo RC, pero si lo que buscas es rendimiento todoterreno y máxima diversión, pocas bicicletas pueden acercarse a este nivel de sofisticación.

Una gama de cinco materiales

La gama Scott Spark 900 es incluso más completa que la alternativa RC. Esto se debe a que, además de versiones en cada uno de los tres cuadros íntegros en carbono de diferente grado y el cuadro mixto de carbono y aluminio, esta bicicleta también se ha lanzado con un cuadro íntegro en aluminio, lo que ayuda a rebajar el acceso a la gama y tecnología Spark 900.

Aquí tienes el cuadro de pesos de todos los cuadros desarrollados.

Tal y como nos confesó la marca, para dar a luz a este cuadro de aluminio han necesitado un complejo trabajo de modelado CNC hasta lograr diseñar el sistema de suspensión integrada en el cuadro. El resultado final es espectacular.

Detalle del cuadro de aluminio Scott Spark 2022
El trabajo de soldadura es espectacular en la versión de aluminio para calcar el sistema de suspensión integrada del cuadro de carbono.

En este completo artículo tienes un análisis de todos los montajes Spark 2022, incluyendo toda la serie 900 y los modelos Contessa específicos para fisionomía femenina. La gama comienza desde 2.909 €, con la Contessa Spark 930 (14,96 Kg) y alcanza los 13.209 € de la exclusiva Scott Spark 900 Ultimate EVO AXS (10,8 Kg).

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario