Probamos el nuevo Bryton Rider S500, un ciclocomputador GPS inteligente para ciclistas exigentes
Fotos: Israel Gardyn

Probamos el nuevo Bryton Rider S500, un ciclocomputador GPS inteligente para ciclistas exigentes

Hemos tenido el privilegio de exprimir a fondo durante semanas y en exclusiva el nuevo ciclocomputador GPS Bryton Rider S500, el primero de una nueva línea de productos premium de la marca.

PUBLICIDAD Content_1

Hace unas semanas nos hacíamos eco del lanzamiento del nuevo Bryton Rider S500, y ya entonces os avanzábamos que desde la redacción de Solo Bici disponíamos de una unidad que llevábamos tiempo probando. Aquí podrás leer las conclusiones extraídas tras un periodo de test en el que lo hemos puesto a prueba en diferentes contextos y sobre varios tipos de bici (carretera, MTB, gravel).

Cabe recordar que el catálogo de Bryton ya cuenta con una nutrida gama de ciclocomputadores compuesta por seis modelos, algunos de ellos, como el Rider 750, en un rango de precio similar al Bryton Rider S500. ¿Qué es lo que diferencia a este modelo? Inaugura la línea de productos Rider S, con un enfoque premium que, en cierto modo, da un salto de calidad en prestaciones respecto a las gamas anteriores.

Bryton Rider S500 sobre bici de carretera

Si atendemos a su rango de precio (desde 299 €) y sus dimensiones, el nuevo Bryton Rider S500 rivaliza en el mercado con modelos como el Garmin Edge 530, el Wahoo Elemnt Bolt o el TwoNav Cross. Pues bien, ninguno de todos estos incorpora pantalla táctil, primer punto diferencial a favor del Rider S500. Veamos en detalle sus principales cualidades, con valoraciones a favor y en contra.

PUBLICIDAD Content_2

Diseño

El cuerpo exterior del Bryton Rider S500 es muy robusto y transmite sensación de resistencia. Sus dimensiones son de 83,9 mm de alto por 51 mm de ancho. En el diseño han preferido optar por líneas rectas que forman ángulos marcados, en lugar de formas redondeadas en las esquinas. Además es impermeable, con la certificación de grado IPX7.

A pesar de que Bryton lo considera como un dispositivo de diseño aero, es justo reseñar que no resulta especialmente aerodinámico, su grosor es algo abultado (17,4 mm sin contar el anclaje con el soporte) y, de hecho, es más pesado que otros modelos de la competencia. El peso declarado por la firma es exactamente el mismo que ha dado en nuestra báscula de precisión: 87 gramos.

Un detalle que no nos ha convencido es que el anclaje para acoplar el dispositivo con el soporte no está centrado en la parte trasera, de tal forma que siempre que lo apoyamos se vence hacia detrás. Una apreciación menor en cualquier caso. Por cierto, el diseño del anclaje a soportes Bryton es compatible también con el de Garmin (no a la inversa), muy extendido en manillares integrados, aunque la sujeción no es tan firme como en el propio soporte Bryton.

Siguiendo con el diseño, presenta cuatro botones a los lados con forma de diamante y con un tacto preciso, no nos han dado ningún problema durante la marcha incluso con guantes gruesos. Más adelante ahondaremos en sus funciones. En la parte trasera se destapa el puerto de entrada, que es de tipo USB-C, de nuevo una cualidad a su favor debido a que este puerto es el más extendido en los smartphones de la actualidad y la carga es más rápida que con un mini USB tradicional.

PUBLICIDAD Content_3

Por último, cabe destacar que nuestro pack de prueba ha sido el básico (Bryton Rider S500 E), en el que se incluye un cordón de seguridad, un soporte estándar de goma y también un soporte avanzado metálico, algo que no siempre encontramos en la competencia y que consideramos imprescindible. El pack Rider S500 T incluye también sensores de cadencia, de velocidad y banda de frecuencia cardíaca, a un precio de 379,95 €.

Pack básico Bryton Rider S500

Pantalla

Como avanzábamos anteriormente, presenta una pantalla táctil y a color de 2,4 pulgadas, con una resolución de 240×320 píxels (TFT LCD). La respuesta táctil es muy buena, dentro de los estándares de un ciclocomputador. La acción de pulsar para acceder a diferentes menús o funciones es inmediata, similar a la de un teléfono móvil. El deslizamiento entre campos es algo más torpe y a veces hemos tenido que repetir la acción, pero no por falta de sensibilidad sino incluso por exceso de la misma.

Nos ha gustado, y mucho, el concepto de dispositivo que mezcla pantalla táctil con funciones de botones. Para algunas de estas funciones el uso del táctil es muy rápido, por ejemplo modificar los campos que visionamos en cada pantalla; mientras que para otras funciones es más práctico recurrir a los botones, como cambiar rápidamente de pantalla en plena marcha sin tener que deslizar el dedo y correr el riesgo de activar otra función.

Respecto a la visibilidad de la pantalla, también hemos de encuadrarlo entre sus virtudes. Cuenta con un sensor de luz ambiental integrado de tal forma que escoge la iluminación idónea de la pantalla de forma automática. No obstante, podemos obviar este modo auto y seleccionar nosotros el grado de iluminación fácilmente. Con la luz solar incidiendo de forma directa se pierde algo de contraste, pero de nuevo tenemos que afirmar que la visibilidad en estas condiciones es superior a la que proporcionan otros GPS de la competencia.

Bryton Rider S500 en MTB

Primeros pasos

La experiencia inicial con un ciclcocomputador complejo como este es importante, y en este caso ha sido muy intuitiva. La configuración del dispositivo (unidades métricas, altura, talla, etc.) es sencilla y el emparejamiento con la app móvil Bryton Active también se hace rápidamente y sin interrupciones. Incluye una actualización del firmware que procedemos a instalar. Sin perder más tiempo, aprovechamos para vincular el sensor de frecuencia cardíaca y lo reconoce y vincula de inmediato.

La navegación por los diferentes menús es también bastante intuitiva, a pesar de estar acostumbrados a las propuestas de otras marcas. Como descubrimos posteriormente, la vinculación con la app Bryton es fundamental, y no sólo para exportar las rutas a terceros (incluye sincronización automática con Strava, TrainingPeaks, Selfloops, Relive, today’s plan) sino porque hay algunas funciones ‘inteligentes’ que necesitan de la conexión a internet que proporciona el smartphone.

Ya sobre el firme, comprobamos lo rápido que podemos establecer los campos de registro que deseamos en cada pantalla haciendo uso de la función táctil. Podemos establecer hasta 10 campos diferentes por pantalla, aunque debido a las compactas dimensiones de la pantalla, en nuestro caso preferimos repartir la visualización en dos pantallas de aproximadamente 6 campos en cada una. Algunas de estas funciones se pueden visualizar en gráficos circulares, lo que ayuda a identificar rápidamente cada parámetro gracias a que la pantalla es a color.

También incorpora una pantalla, denominada menú de estado rápido, en la que podemos establecer algunos parámetros que consideramos clave y que podemos visualizar en cualquier momento con solo tocar la pantalla. Es una función muy práctica, por ejemplo, cuando estamos haciendo uso de la navegación y queremos consultar rápidamente otros registros (velocidad, distancia, ritmo cardíaco…) sin tener que salir de la propia navegación.

Llegados a este punto tenemos que valorar positivamente una de las funciones ‘estrella’ del Bryton Rider S500, el Climb Challenge o reto de subida. En los dispositivos Sigma de alta gama hay una propuesta similar y lo cierto es que resulta muy útil para registrar el rendimiento en cada subida exigente y mejorar nuestros tiempos. Consiste en proporcionar información muy detallada, incluyendo gráficos de desnivel, sobre una ascensión determinada que iniciamos. Así, se hace muy cómodo conocer la distancia o el desnivel restante de un puerto, sin haber rodado antes por él.

Bryton Rider S500 NAvegación
Imagen de la perspectiva de la pantalla de navegación.

Navegación

El Bryton Rider S500 realiza una conexión simultánea con cinco satélites (GPS, Glonass, Galileo, Beidou y QZSS). La velocidad a la hora de conectar la navegación no es excelente, aunque como suele suceder con estos dispositivos, una vez queda registrado un lugar, el tiempo de espera en las sucesivas ocasiones es notablemente menor.

Disponemos de varias opciones a la hora de cargar trayectos en el dispositivo y además el propio terminal posee mapas pre instalados de OpenStreetMaps, con puntos de interés marcados y un zoom muy potente (y mejorado). También podemos descargar tracks desde la app Bryton Active y desde terceros, con suma facilidad, usando la app móvil, el propio dispositivo o conectándolo con cable a un PC.

La navegación en sí es bastante intuitiva y nos ha gustado que las alertas y el seguimiento del track no es ‘invasivo’. Es decir, no disponemos de todas las alertas o indicaciones de un GPS de smartphone, por ejemplo, pero nos ofrece todo lo necesario para saber seguir el track, advertirnos giros o alertas cuando es necesario y, sobre todo, indicarnos que nos hemos desviado y cómo volver al recorrido. Incorpora funciones avanzadas interesantes como la inversión de la ruta, volver al punto de inicio o seleccionar puntos de interés. Además, en el Bryton Rider S500 se han optimizado los mapas de OpenStreetMaps para mejorar la experiencia específica en Mountain Bike, mostrando senderos y otras cualidades necesarias fuera del asfalto.

Una vez finalizada la sesión, ésta se almacena al instante y, vinculando el ciclocomputador con la app móvil, se sincroniza con las aplicaciones asignadas. He de confesar que, en un principio, no me convencía esta necesidad o dependencia del dispositivo con el teléfono móvil, me gusta pensar que el ciclocomputador es un instrumento independiente. Pero la realidad es que la experiencia ha resultado muy positiva, ambos dispositivos se vinculan sin problema y la funcionalidad, en cierto modo, se multiplica al alimentarse el uno del otro.

Búsqueda por voz

Esta es, sin duda, una de las funciones más atractivas y exclusivas que posee el Bryton Rider S500. En realidad su uso es bastante sencillo, el dispositivo es capaz de hacer una búsqueda de destinos utilizando la voz del usuario. Para ello se sirve del sistema de voz de Google y, por tanto, es necesaria la conexión a internet que proporciona la app Bryton Active. Clicando el icono del micrófono que activa la función, podemos decir qué destino nos interesa y se muestra una o varias opciones para generar automáticamente una ruta de navegación. En nuestra experiencia, es una función más útil para desplazamientos urbanos o en bicicleta de carretera, con el fin de encontrar la ruta más rápida. No obstante, también sirve con recorridos en caminos forestales y senderos.

Entrenamiento avanzado

No hemos querido hacer de este artículo un desglose casi infinito de funciones y compatibilidades. Y es que el Rider S500 cuenta entre sus ‘fuertes’ con multitud de funciones de entrenamiento avanzadas con especial hincapié en la vinculación con la plataforma Trainning Peaks así como con rodillos de transmisión. Puede controlar la potencia, simular entrenamientos virtuales personalizados o hasta rutas virtuales.

En cuanto a vinculación y emparejamiento, además de las plataformas y dispositivos vistos, puede sincronizarse con el motor Shimano STEPS de una e-bike, con cambios electrónicos de SRAM, Shimano y Campagnolo; medidores de potencia y, por supuesto, sensores de cadencia y velocidad.

Funciones de seguridad Bryton Rider S500

Funciones de seguridad

Otro de los highlights del Bryton Rider S500 es la función radar. No es que actúe como un radar en sí, sino que es compatible con dispositivos de este tipo sin la necesidad de ser de la misma marca, pudiendo enlazarse, por ejemplo, con el popular Garmin Varia. Ofrece métricas de hasta 150 metros y se muestran a través de la pantalla con un código de colores en el lateral que informa de la proximidad de los vehículos. Una información muy visual y poco invasiva, que ayuda en la seguridad del ciclista.

Como también lo hace la función Live Track. Consiste en compartir la ubicación en tiempo real con la/s persona/s que escojamos para hacer un seguimiento en vivo desde la web. No sólo proporciona información de la ubicación sino también de la velocidad, el tiempo o la distancia recorrida. Este tipo de funciones se han extendido mucho en los últimos tiempos en otros dispositivos (como el Specialized Angi) o en el teléfono móvil, pero contar con ello ya integrado en el ciclocomputador es muy práctico.

Autonomía y conclusión

Dejamos para el final un último comentario sobre la duración de la batería. La marca cifra la autonomía en más de 24 horas, pero nosotros no somos partidarios de dar una cifra concreta puesto que, como sabes, varía enormemente en función del uso que haga cada uno, de la iluminación de la pantalla o del número de sensores que tenga sincronizados. Sí podemos afirmar que, a pesar de contar con una pantalla a color y muy nítida, la batería no es de las que se agota con una sola ruta larga. De media, hemos necesitado un par de salidas de más de 5 horas con varios dispositivos vinculados para alcanzar a un 20-30% de batería restante que hiciese peligrar la autonomía de la siguiente sesión.

En conclusión, el nuevo Bryton Rider S500 es un ciclocomputador con todo lo necesario para lidiar de tú a tú con cualquier otro dispositivo en su rango de precio, y salir victorioso. Entre sus fuertes destaca la pantalla táctil a color, la resistencia del cuerpo o el enorme abanico de funciones de entrenamiento avanzado. Durante años hemos asociado la necesidad de hacer un desembolso propio de la alta gama para disfrutar de una navegación fluida en un GPS de ciclismo, pero este modelo demuestra que no es necesaria una gama superior a ésta para disfrutar de una navegación intuitiva en asfalto y sobre tierra.

Puedes consultar toda la información sobre los packs de compra y las funciones del dispositivo en este site específico de Bryton España.

Lo mejor

  • Pantalla táctil a color en su rango de precio.
  • La vinculación con la app móvil aumenta sus funciones.
  • Gran abanico de opciones de entrenamiento indoor y outdoor.
  • Funciones distintivas como la búsqueda por voz o la compatibilidad con radares.

Lo peor

  • La sensibilidad de la pantalla táctil puede no ser tan precisa en los deslizamientos.
  • Dispositivo grueso y algo pesado.

Ficha técnica / Bryton Rider S500

ModalidadTodas
Dimensiones83.9 x 51 x 17.4 mm
PantallaColor 2.4” TFT LCD 240 x 320 pixels
ResistenciaImpermeabilidad IPX7, temperatura de -10º a 50º
AppBryton Active (IOS & Android)
Peso87 g
Precio· Paquete E (probado): 299 €

· Paquete T: 379 €

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

1 comentario en «Probamos el nuevo Bryton Rider S500, un ciclocomputador GPS inteligente para ciclistas exigentes»

  1. Conclusión: Puede ser el mejor ciclocomputador del mundo, pero si luego no puedes vincularlo con ninguna app, ejemplo Strava de que te sirve? Da muchos fallos la app bryton active, y hasta que no lo solucionen esta marca no merece la pena comprarla.
    Solucionen primero esos problemas y luego que saquen buenos modelos

    Responder

Deja un comentario