Prueba: Pirelli P Zero Race, cubiertas de competición para rutas de alto rendimiento
PUBLICIDAD

Prueba: Pirelli P Zero Race, cubiertas de competición para rutas de alto rendimiento

Hemos sometido a un duro test durante meses a los neumáticos de carretera más deportivos y sofisticados de la firma italiana, los Pirelli P Zero Race.

En marzo de esta temporada la casa milanesa presentaba la nueva familia de neumáticos Pirelli P Zero Race y P Zero Road, y en Solo Bici nos hicimos eco del lanzamiento en este artículo. Es la segunda generación de cubiertas P Zero y deja atrás a la gama P Zero Velo, que fue presentada en 2017.

Pocas semanas después de su lanzamiento Pirelli, a través de su distribuidor en España Myrco Sport,  nos propuso realizar este test. Desde entonces hemos acumulado kilómetros y kilómetros sobre todo tipo de superficies para llevar al límite a unas cubiertas dirigidas a ciclistas de alto rendimiento y desarrolladas bajo el amparo de la máxima competición.

De hecho, fueron testadas por equipos World Tour como el AG2R Citroën, el Trek-Segafredo o el Team BikeExchange antes de su lanzamiento oficial. Veamos cómo son por dentro y por fuera y cómo han respondido sobre el asfalto las nuevas Pirelli P Zero Race.

Nueva estructura, ni un pinchazo

Conviene aclarar que estas cubiertas son exclusivas para cámara, un año antes Pirelli lanzó las versiones Tubeless P Zero Race TLR y P Zero Race TLR SL, con medidas, compuestos y precios diferentes al modelo que nos ocupa.

Las Pirelli P Zero Race han sido desarrolladas con el objetivo de recoger toda la tecnología de la casa italiana en materia de neumáticos para concebir las cubiertas de ciclismo más sofisticadas hasta la fecha, incluyendo tubulares.

Es un trabajo que ha necesitado años de desarrollo hasta producir un neumático con un nuevo compuesto –SmartEVO– y carcasa –TechBELT Road-. De este modo, los P Zero Race están diseñados para su uso tanto en terreno seco como mojado.

El compuesto SmartEVO no es exclusivo en estas cubiertas, puesto que ya fue usado en las versiones tubeless. Consiste en la mezcla de tres polímeros ‘inteligentes’, cada uno con unas propiedades de rendimiento específicas. Su combinación es lo que consigue un rendimiento tan completo, con cualidades como un buen ‘grip’ y baja resistencia a la rodadura.

Este compuesto es, en cierto modo, el culmen de los más de 100 años de experiencia de la marca en el ámbito del motor y el ciclismo. Su uso, por tanto, está dirigido a satisfacer las necesidades de los mejores ciclistas del mundo en las grandes rondas y también a los aficionados que desean el mejor producto en sus rutas, marchas o carreras más importantes del calendario.

Por otro lado, se ha desarrollado una nueva carcasa que permite obtener una resistencia a pinchazos superior al estándar en competición sin comprometer el confort y la ligereza. Su nombre es TechBELT Road y se distribuye a lo largo de toda la goma como una capa de tejido reforzado, resistente a cortes y perforaciones, justo por debajo de la banda de rodadura.

Detalle de la composición interna de las cubiertas Pirelli P Zero Race, con la nueva carcasa y compuesto.

La cubierta Pirelli P Zero Race está disponible en tres medidas de ancho: 26, 28 y 30 mm, con un peso de 205, 225 y 245 gramos respectivamente.

En marcha: velocidad sin fricción

Como se puede apreciar en las imágenes, hemos probado las Pirelli P Zero Race en una bicicleta a su altura, la Cannondale SuperSix EVO réplica del equipo Education First. Están montadas sobre unas ruedas Hollowgram de carbono, con un ancho interno de 21 mm y un perfil de 45 mm.

Además, hemos optado por la versión de 28 mm, una medida cada vez más extendida en el cicloturismo aunque no tanto en la competición. De este modo, hemos podido apreciar en mayor medida el contraste con las cubiertas de 25 mm que esta bicicleta equipa de serie.

Si hemos remarcado la bici y las ruedas que hemos usado en el test es porque, en primer lugar, sorprende la facilidad para montar las cubiertas en las llantas. La combinación de un ancho interno de 21 mm con gomas de 28 mm es perfecta y esta cubierta tan ligera se puede instalar prácticamente con las propias manos.

Ya sobre el firme, destaca el diseño liso de la superficie de rodadura, tan solo interrumpida por un mínimo dibujo en los laterales que facilita la evacuación del agua y mejora el agarre, especialmente en curva. Pecando de cierto conservadurismo, comenzamos nuestras sesiones de test con una presión elevada, por encima de los 7 bar en la rueda trasera y en torno a 6.9-7 bar en la delantera.

La sensación inicial es de velocidad fulgurante. Neumático y asfalto parecen deslizarse entre sí como si no entraran en contacto, de pronto percibimos que con este sencillo cambio la bicicleta es más rápida, más sensible.

Pocos kilómetros necesitamos para comprobar que podemos combinar una menor presión en las cubiertas para beneficiarnos de la absorción y el buen agarre tanto del compuesto SmartEVO como de los 28 mm de ancho. Optamos por presiones cercanas a los 6 bar y decidimos abandonar el asfalto liso y pulcro para someter a las cubiertas a terreno más roto y hormigonado.

El agarre sigue siendo óptimo y, al mismo tiempo, la sensación de rapidez y facilidad para rodar a velocidad punta se mantiene. Es llamativo cómo estos neumáticos pueden conjugar propiedades a priori opuestas entre sí.

No hemos encontrado el límite del refuerzo TechBELT porque sencillamente no hemos pinchado en estos seis meses y miles de kilómetros de test a nuestras espaldas. Incluso el desgaste prematuro, una consecuencia inherente a las cubiertas ultra ligeras de competición, nos ha sorprendido por su ausencia. Obviamente se aprecian signos de desgaste, pero ni mucho menos son significativos ni más acusados que en otros modelos similares. Más bien al contrario, y eso que también lo hemos testado sobre rodillo de rulos.

Aunque los hemos usado durante los meses más calurosos del año, su rendimiento es polivalente en cuanto al estado del firme y también a la condición del terreno. Sobre seco la confianza que transmiten es máxima pero en mojado no pierde sus propiedades.

Es por ello que consideramos a los Pirelli P Zero Race unos neumáticos aptos para todo el año. Preparados para los días clave en los que toca colgar un dorsal a la bicicleta, pero también en las rutas de alta exigencia donde necesitamos rendimiento y fiabilidad a partes iguales. Virtudes que no siempre se encuentran en componentes de alta gama desarrollados en el pelotón World Tour.

Se trata de un set de cubiertas al que nos cuesta encontrar pegas. En todo caso, su precio, de 59,90 € la unidad, puede resultar excesivo para ciclistas noveles, pero de nuevo encontramos que esta tarifa está en consonancia con el rendimiento que proporciona y los precios de la competencia.

Como curiosidad, en todas las medidas se ofrece con los flancos en color negro (los que hemos probado) y con las paredes en color classic, también llamados tan wall o skin wall.

Ficha técnica / Pirelli P Zero Race

Superficie Asfalto
Compatibilidad Cubierta
Tamaño 26 mm, 28 mm (probado), 30 mm
TPI 127
Compuesto SmartEvo Compound
Carcasa TechBELT Road
Colores 2 (negro y classic)
Peso 205 g (26), 225 g (28), 245 g (30)
Precio 59,90 €

 

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario