Prueba: Pure Electric Flux One, una bicicleta eléctrica urbana funcional a precio imbatible
PUBLICIDAD

Prueba: Pure Electric Flux One, una bicicleta eléctrica urbana funcional a precio imbatible

Llega al mercado la primera bicicleta eléctrica y urbana de la firma británica y en Solo Bici hemos tenido la oportunidad de probarla en exclusiva. La nueva Pure Electric Flux One conjuga sencillez y funcionalidad a un precio nunca visto antes en su categoría.

Es posible que no estés familiarizado con la marca Pure Electric, aunque en Solo Bici ya os hemos hablado de ella en otras ocasiones. Se trata de una firma británica con una dilatada experiencia en la fabricación de patinetes eléctricos y distribución de bicicletas urbanas.

Con un contrastado conocimiento en la movilidad urbana, es natural que hayan decidido apostar por el lanzamiento de su primera bicicleta eléctrica. Recuerda que, como informábamos en este artículo, sólo el año pasado se vendieron en España más de un millón y medio de bicicletas, de las cuales más de 200.000 eran eléctricas.

Nueva Pure Electric Flux One, bicicleta eléctrica urbana

Pero, ¿qué es lo que hace especial a la Pure Electric Flux One? El precio medio de venta de las e-bikes es superior a 2.500 euros, y esta bicicleta rebaja la cifra a 1.199 euros, un precio procedente del deseo de limitar su tarifa en Reino Unido a 999 libras.

A pesar del notable éxito de las bicicletas eléctricas de montaña, la pandemia sin duda ha acelerado la transición hacia una movilidad urbana más sostenible y en este contexto las commuter, como la Flux One, tienen mucho que decir. Si añadimos su precio como puerta de entrada y multitud de aciertos en su montaje, estamos ante toda una potencial súper ventas.

Un cuadro resistente con detalles cuidados

La nueva Pure Electric Flux One está construida sobre un cuadro íntegro en aluminio 6061-T6, horquilla incluida. En este primer lanzamiento, la firma ha decidido ofrecerla en una sola talla, por lo que han intentado equilibrar sus cotas para que abarque el mayor número de usuarios posible.

Pure Electric cifra su rango en ciclistas con estaturas de entre 1,70 y 1,88 m, un abanico muy amplio que, sin embargo, reduce su accesibilidad entre el público femenino. En nuestra experiencia, podríamos decir que se ajusta como una talla M grande o una L algo pequeña, pero se siente muy cómoda en cualquier caso.

A lo largo de todo el marco encontramos multitud de orificios para el montaje de portabultos y guardabarros. Además, la unión entre los tubos es muy rígida, con soldaduras limpias y bien rematadas, una virtud no muy extendida entre bicicletas de aluminio de primer precio. El cableado discurre por el interior de los tubos dejando un marco totalmente limpio y elegante a la vista.

Detalle de la funda de tela que recoge los cables antes de su entrada en el cuadro por la parte inferior del tubo diagonal.

Su diseño en un discreto negro mate viene acompañado por inserciones reflectantes con un rango de visión de 360º. Son reflectantes ‘de verdad’, realmente brillan en la oscuridad y maximizan la visibilidad en condiciones de baja iluminación. Se remata con marcadores reflectantes en las ruedas y los pedales que forman un círculo constante en marcha.

Motorización para desplazamientos diarios

Buscando un feeling muy natural y un pedaleo libre de fricciones, el motor se ubica en el buje trasero. Es un Vision GM110 con una entrega de 250 W y un par motor de 35 Nm, lo que podríamos catalogar como una entrega suave.

Es importante tener en cuenta la ubicación del motor puesto que, aunque en marcha es imperceptible, el montaje en el buje retrasa el reparto de pesos y debemos considerarlo a la hora de cargar con la bici cuando la ciclabilidad no es posible o no está permitida. En este sentido, el peso de la Pure Electric Flux One es de tan solo 17,5 kilos, incluyendo la batería.

En cuanto a la carga, se alimenta de una batería Samsung de tipo botella con una capacidad de 252 Wh. Su extracción es muy rápida y sencilla y queda protegida con una llave de seguridad. Su peso es de tan solo 1,37 kg y podemos cargarla tanto anclada a la bicicleta como fuera de ella, con un tiempo estimado de tres horas para alcanzar el 80% de su capacidad y cuatro horas para llegar al 100%. Para nuestra comodidad, incluye un pequeño indicador con luces LED del estado de la carga.

Dispone de tres niveles de asistencia fácilmente gestionables desde un compacto display con pantalla LCD ubicado en el manillar. Contiene información básica que visualizamos rápidamente:  velocidad, distancia recorrida, batería restante y modo de asistencia. No obstante, echamos en falta algo más de conectividad e interacción con esta centralita. El objetivo de esta bicicleta es la sencillez y funcionalidad en la experiencia, y el coste final no permite lujos, pero nos hubiera gustado poder registrar los tracks o tener más información del motor y la ruta a través del display o nuestro smartphone.

Montaje funcional: poco mantenimiento, toda la acción

El montaje responde por completo al deseo de minimizar el mantenimiento conservando un estándar elevado de rendimiento en marcha. De este modo, la transmisión no presenta un desarrollo de marchas sino un sistema de transmisión por correa dentada de carbono, facturada por Gates.

Este sistema tiene todo el sentido en una bicicleta de este perfil. No en vano, los sistemas motrices más complejos de las e-bikes de montaña más potentes incluyen modos de asistencia automáticos donde la potencia se entrega en función de la fuerza ejercida por el ciclista sobre las bielas.

Así, en la Pure Electric Flux One los tres niveles de asistencia ejercen como gestor de la transmisión y podemos adaptarnos fácilmente a todo tipo de desnivel, incluso las pendientes más pronunciadas. Además, este método carece de mantenimiento alguno, no necesita lubricante ni productos que puedan manchar y tampoco se oxida como una cadena convencional.

La relación que ofrece es muy equilibrada incluso si queremos utilizar la bici como una fixie sin motor, con un plato de 55 dientes y un único piñón de 22 dientes. El set de frenos, por su parte, recurre a un sistema de accionamiento mecánico NUTT, con discos de 160 mm y detalles que el ciclista de uso intensivo agradecerá, como la superficie texturizada de goma en el interior de las manetas Tektro para mejorar el tacto de la frenada.

Quienes estamos acostumbrados al manejo de frenos hidráulicos quizá echamos en falta algo más de mordiente, pero una vez más encontramos totalmente coherente el montaje de frenos mecánicos en una bicicleta que persigue la sencillez, huyendo de la complejidad mecánica.

El juego de ruedas está facturado en aluminio, con un generoso perfil de 28 mm y un ancho interno de 18 mm. Nos ha gustado que Pure Electric haya recurrido a un juego de neumáticos de alta gama para ‘vestir’ a estas ruedas y prolongar su durabilidad con garantía de buen agarre.

Las cubiertas Maxxis Overdrive Excel de 35 mm cuentan con la carcasa antipinchazos SilkShield y con una superficie muy rugosa que garantiza el mejor grip y que incluso invita a salir del asfalto para rodar por superficies quebradas, adoquinadas o grava.

Por último, cabe destacar el cuidado que se aprecia en los componentes periféricos de contacto. El sillín KNUS DS2425 proporciona una base muy ancha de cómodo acolchado, los puños ergonómicos están fabricados en goma Kraton y se incluye de serie un juego de pedales de plataforma Wellgo, algo que celebramos en bicicletas de corte urbano.

¿Autonomía? Nuestra experiencia en marcha

Hablar de autonomía de forma objetiva en una bicicleta eléctrica es un ejercicio imposible. No podemos obtener una cifra rotunda válida para todos puesto que la duración de la batería viene determinada, en gran medida, por factores como el desnivel del recorrido o la gestión de la asistencia del propio ciclista.

De este modo, Pure Electric cifra la autonomía de la Flux One en 40 km. Bajo nuestra experiencia es una cifra media bastante acertada. Hemos llegado a consumir la batería con distancias algo menores y también es cierto que nos ha llegado a durar bastante más.

Puede servirnos de referencia como concepto de transporte urbano diario. El aporte del motor es suave, aunque mucho más agradecido de lo que pensábamos inicialmente, y la duración de la batería está destinada a desplazamientos relativamente cortos. Si la acumulación durante el día ronda los 50-60 km deberemos cargar la batería a diario. Si hablamos de unos 20 km entre ida y vuelta, gozaremos de una autonomía de 2 a 3 días.

Como hemos comentado, la operación es muy sencilla y no hay problema en incluirla en nuestra rutina. La batería se libera rápidamente con la llave y nos la llevamos para cargarla en un puerto que nos conceda al menos un par de horas. Su peso es de tan solo 1,3 Kg por lo que no resulta un engorro cargar con ella o retirarla del cuadro, como suele suceder con las grandes e-bikes integradas de montaña.

En cualquier caso la experiencia es muy satisfactoria. Ni una sola vez hemos notado carencias propias de una eléctrica de primer precio. Todo está en su sitio y la trayectoria de la marca en movilidad urbana eléctrica sale a relucir en la suma de pequeños detalles, a pesar de tratarse de su debut en ciclismo.

Si la comparamos con un patín eléctrico, es evidente que sale perdiendo a la hora de cargar con ella o estacionarla. Pero como medio de transporte, el medio para el que ha sido concebida, es mucho más rápida, segura y fiable, e incluso divertida, que cualquier alternativa tanto con pedales como sin ellos. Si a eso le añadimos un precio propio de bicicleta ‘muscular’, hemos encontrado la fórmula ganadora.

Si estás interesado en adquirir o probar una de las primeras Pure Electric Flux One a la venta en España, puedes hacerlo a través de cualquiera de sus cuatro tiendas (Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia) o bien gestionarlo directamente desde la página web oficial.

Lo mejor

  • Motor, cuadro y componentes funcionales y bajo mínimo mantenimiento.
  • Diseño elegante.
  • Precio ultra competitivo.
  • Muy cómoda.

Lo peor

  • Sin conectividad con el display.
  • Solo disponible en una talla y un color.

Ficha técnica / Pure Electric Flux One

General

Precio: 1.199 €

Peso: 17,5 Kg

Cuadro

Material: Aluminio 6061-T6

Horquilla: Pure, aluminio para frenos de disco

Dirección: ZS44 for 1 1/8″ semi integrada

Talla: Única

Motor

Motor: Vision GM110, 250 W, 35 Nm

Batería: Samsung cells, 7Ah / 252Wh

Cargador: 2A Charger

Display: Kingmeter for Pure, LCD

Transmisión

Platos y bielas: Gates CDN Centreline de 55 dientes. Bielas de 170 mm

Piñón: Gates CDC Centreline, 22 dientes.

Cadena: Gates Carbondrive CDN Centreline belt

Frenos: NUTT cable disc

Discos: 160/160 mm

Ruedas

Llantas: aluminio con doble pared de 28 mm, ancho interno de 18 mm, 36H

Buje delantero: Modus C+C bearing, 36H, nutted axle

Neumáticos: Maxxis Overdrive Excel con carcasa resistente SilkShield. 700C x 35 mm

Componentes periféricos

Manillar: Aluminio, 640 mm, elevación de 25 mm y retroceso de 6º

Puños: Locking system, goma Kraton

Potencia: Zoom, aluminio 6061. +/- 7ºx 90mm, 31.8mm

Tija: Aluminio 6061, 27.2 x 350mm

Sillín: KNUS DS2425

Contacto

Fotos: Álvaro Hernández

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario