Fotos: Jesús Andrés Fernández

El nuevo Smart Go de BKOOL se orienta al usuario que busque una solución de entrenamiento interactiva por un precio contenido.

El segmento de lo que los anglosajones vienen a llamar “hometrainers” o últimamente “smart trainers” ha evolucionado de manera muy significativa en los últimos años. En este sentido, debemos valorar en su justa medida el hecho de que uno de los fabricantes líderes en este tipo de producto tan tecnológico es español. Desarrolla y fabrica sus productos dentro de nuestras fronteras, se llama BKOOL y fue sin duda, uno de los pioneros cuando allá por 2009, lanzó al mercado su primer rodillo con conectividad inalámbrica a un PC interactuando con un simulador. El test que nos ocupa en esta ocasión, sin ir más lejos, se ha realizado con uno de los dos productos que a día de hoy, BKOOL ofrece para que el usuario disfrute del entrenamiento interactivo e inteligente y que poco tiene que ver ya con sus propuestas originales. Nos referimos al rodillo Smart Go, que es el modelo más “básico” si lo comparamos con el otro con el que se complementa la gama BKOOL, el denominado Smart Pro. Este Smart Go ha sido la última incorporación en la oferta del fabricante español, situándose como una de las opciones más económicas del mercado con la que disponer de un rodillo con el que puedas entrenar de manera interactiva contra un simulador, con un competitivo precio de 345,99 euros. La sincronización del simulador con el rodillo es en nuestra opinión, el verdadero punto fuerte de BKOOL y por extensión, también de este Smart Go. Cuando hablamos de sincronización lo hacemos concretamente de la manera en la que el rodillo nos ofrece más o menos resistencia en función de lo que va ocurriendo en el simulador y el entorno virtual en el que pedaleas. Por ejemplo, cuando en el recorrido virtual en que estás pedaleando hay una subida, el rodillo te ofrece una resistencia proporcional a la pendiente que te está recreando (es capaz de simular hasta un 8% de inclinación) mientras que cuando llaneas, desciendes o incluso te pones al rebufo de otro ciclista, te reduce la resistencia para reproducir las sensaciones de menos esfuerzo que suceden en esos casos. Todo para que en casa, puedas entrenar de la manera más fiel y cercana posible a como lo harías en outdoor y con una  estimación de potencia desarrollada que te ayudará a ver tu estado de forma y ver tu progreso.

La verdad, es que el nivel de sensaciones que ofrece BKOOL y su propio simulador en sincronización con el rodillo es de lo mejor que hemos probado hasta la fecha. El simulador permite realizar recorridos ya establecidos en la web o reproduce recorridos que tú mismo puedes grabar con tu dispositivo GPS, todo ello en realidad virtual de 3D o en vídeo, sólo o en sesiones multiplayer con otros ciclistas presentes a tiempo real o que hicieron el recorrido antes que tu, además de permitir entrenar con una amplia propuesta de workouts o sesiones de trabajo diseñadas según objetivos. Todo esto como principales funcionalidades del simulador BKOOL, porque en realidad, la lista de posibilidades son casi interminables.

El uso del simulador, eso sí, queda supeditado al pago de una suscripción mensual con un precio reducido si se paga anualmente. Sin el pago de la suscripción, el Smart Go puede usarse de forma limitada con el simulador en modo 2D y sin ver a otros ciclistas, o en caso extremo se puede usar sin conectar con una resistencia fija y jugando con los desarrollos de la bicicleta, pero entendemos que ese no es el uso al que se destina un rodillo interactivo como éste.

Sin ser en lo que más destaque, el rodillo es estable. Es cierto que cuando pedaleamos con energía experimenta cierto balanceo lateral, más que el que notamos en otros rodillos de la competencia, pero en cualquier caso, no resulta molesto y no introduce esfuerzos desproporcionados en el cuadro de la bicicleta como en otros rodillos muy rígidos. Valoramos especialmente sin embargo, que el Smart Go sea compatible con cualquier tamaño de rueda del mercado, incluso las 29ers de MTB. También para eje con cierre rápido y con un accesorio independiente, con ejes pasantes de 12 mm, que en carretera, por ejemplo, están aumentando su presencia. Aspectos a tener en cuenta si quieres que tu rodillo no quede desfasado a medio plazo. La sonoridad es correcta, siempre y cuando no se ruede a velocidades muy elevadas.

Por último, destacar que el unboxing es de lo más sencillo. La unidad de resistencia viene montada en el bastidor, incluyendo el cierre rápido para tu rueda trasera. Nosotros no tardamos más de 5’ en sacarlo de la caja, conectarlo a la red y emparejarlo, vía Bluetooth, a nuestra tablet. A partir de ahí, a disfrutar con él.

Para quién es:

Para el que busque una solución divertida y efectiva de  entrenamiento Indoor y no quiere dejarse una fortuna en rodillos que en muchas ocasiones, se acercan o superan los 1.000 euros.

Qué le falta:

Puestos a pedir, nos gustaría un bastidor o chasis del rodillo algo más robusto y estable, así como una peana (soporte para colocar la rueda delantera de la bici) con unos topes de goma en la parte inferior que la estabilizaran más en el suelo.

GALERÍA:

FICHA TÉCNICA

Precio:  345,99 euros.
Peso: 9,9 kg
Sonoridad: 75 dB a 30 km/h
Tipo de resistencia: Magnética
Tamaños de rueda compatibles: Desde 20 a 29’’, con ejes de cierre rápido o pasante de 12 mm
Descripción: Rodillo inteligente, con conectividad inalámbrica gracias a la tecnología ANT+ o Bluetooth a un PC o tablet , mediante el simulador exclusivo de BKOOL. Su resistencia permite al usuario alcanzar hasta 800 w de potencia.
Más información en: www.bkool.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This